Te presentamos unas frases del papa Francisco, puesto que en estos tiempos tan duros que estamos viviendo en confinamiento, muchas personas se han visto bastante afectadas; pero incluso, unas simples palabras de aliento y motivación, pueden cambiar tu percepción.

frases-del-papa-francisco-1

Frases del papa Francisco

Puede que estés pasando por muchas cosas en este momento, muchos problemas personales, familiares y demás; pero no te preocupes. Ante la actual pandemia, el sumo pontífice no se ha quedado en silencio y ha decidido dar a todos seguidores, y al mundo entero, sin importar credo o raza; unas palabras para alentarnos y seguir adelante y seguir luchando.

Para recordarnos que no estamos solos, Dios, siempre nos está acompañando en este difícil camino, y que pronto, lo superaremos con creces. He aquí algunas frases del papa Francisco, algunas de ellas son recientes; otras, sin embargo, son de años anteriores, pero que de igual forma nos ayudarán en la actualidad y a reflexionar incluso; éstas frases son:

  • “Pidamos el cese de esta pandemia, el alivio de los que sufren y la salvación eterna de los fallecidos”.
  • “Médicos, enfermeros, encargados de reponer los productos en los supermercados, limpiadoras, cuidadoras, transportistas, fuerzas de seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas” y a todos aquellos “que comprendieron que nadie se salva solo (…) Ante el miedo, han reaccionado dando la propia vida”.
  • “Hemos continuado imperturbables pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo (…) Hay que restablecer el rumbo de la vida”.
  • “Todos debemos ser uno”.
  • “El comienzo de la fe es saber que necesitamos la salvación, no somos autosuficientes. Solos nos hundimos, necesitamos al señor como los antiguos marineros las estrellas. Invitemos a Jesús a la barca de nuestra vida. Entreguémosle nuestros temores para que él los venza”.
  • La fuerza de Dios es convertir en algo bueno todo aquello que nos sucede, incluso lo malo”.
  • “No nos abandones a merced de la tormenta. Repites de nuevo: No tengáis miedo, y nosotros junto con Pedro, descargamos en ti todo nuestro agobio, porque sabemos que tú nos cuidas”.
  • «El peligro de contagio de un virus debe enseñarnos otro tipo de ‘contagio’, el del amor, que se transmite de corazón a corazón. Estoy agradecido por los muchos signos de disponibilidad a la ayuda espontánea y de compromiso heroico del personal sanitario, de los médicos y de los sacerdotes. En estas semanas hemos sentido la fuerza que provenía de la fe».

Si te pareció interesante este post, te invitamos a leer nuestro artículo sobre: Jesús Verdadero Dios y Verdadero Hombre.

Otras frases célebres del Papa Francisco

  • «Encontrar el coraje para abrir espacios donde todos puedan sentirse llamados y permitir nuevas formas de hospitalidad, fraternidad, solidaridad. En su cruz nos hemos salvado para dar la bienvenida a la esperanza y que sea ella la que fortalezca y apoye todas las medidas y formas posibles que nos ayuden a mantenernos y guardarnos. Abrazar al Señor para abrazar la esperanza: esta es la fuerza de la fe, que nos libera del miedo y nos da esperanza».
  • «Dios no nos ha creado para la tumba, nos ha creado para la vida, bella, buena y alegre».
  • «(…) estamos todos en la misma barca”.
  • “El individualismo radical es el virus más difícil de vencer”.
  • “Dejó al descubierto nuestras falsas seguridades”.
  • “Evidenció la incapacidad de actuar conjuntamente”.
  • “A pesar de estar hiperconectados, existía una fragmentación que volvía más difícil resolver los problemas que nos afectan a todos”.
  • “Ya no podemos pensar en la guerra como solución, debido a que los riesgos probablemente siempre serán superiores a la hipotética utilidad que se le atribuya”.
  • “Un poder destructivo fuera de control que afecta a muchos civiles inocentes”. En referencia a los armamentos nucleares y biológicos.
  • “Ante esta realidad, hoy es muy difícil sostener los criterios racionales madurados en otros siglos para hablar de una posible ‘guerra justa’. ¡Nunca más la guerra!”.
  • «No podemos sentir el mañana si uno primero no logra valorarse, no logra sentir que su vida, sus manos, su historia, vale la pena».
  • “Densas nieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades, se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio ensordecedor y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas. Estamos asustados y perdidos…”.
  • “Este tiempo de prueba, es tiempo de elección… tiempo de restablecer el rumbo de la vida… frente al sufrimiento se mide el verdadero desarrollo de nuestros pueblos”.
  • “La victoria del amor sobre la raíz del mal, una victoria que no pasa por encima del sufrimiento, sino que lo traspasa…”.
  • “Un nuevo contagio liberador, el de la fe y la esperanza”.
  • “Que los gobiernos comprendan que los paradigmas tecnocráticos (estatocéntricos o mercadocéntricos) no son suficientes para abordar esta crisis y los otros grandes problemas de la humanidad”.
  • “Las tres T: tierra, techo y trabajo […] La globalización de la indiferencia seguirá amenazando […] urge vivir la alternativa de la civilización del amor […] cultivar los anticuerpos necesarios de la justicia, la caridad y la solidaridad”.
  • “Que se sacudan nuestras conciencias dormidas… anestesiadas”.
  • «En estos meses, en los que el mundo entero ha estado como abrumado por un virus que ha traído dolor y muerte, desaliento y desconcierto, ¡cuántas manos tendidas hemos podido ver!».
  • «La actitud de quienes tienen las manos en los bolsillos y no se dejan conmover por la pobreza, de la que a menudo son también cómplices».
  • «Este momento que estamos viviendo ha puesto en crisis muchas certezas. Nos sentimos más pobres y débiles porque hemos experimentado el sentido del límite y la restricción de la libertad».
  • «La pérdida de trabajo, de los afectos más queridos y la falta de las relaciones interpersonales habituales han abierto de golpe horizontes que ya no estábamos acostumbrados a observar».
  • «Nuestras riquezas espirituales y materiales fueron puestas en tela de juicio y descubrimos que teníamos miedo. Encerrados en el silencio de nuestros hogares, redescubrimos la importancia de la sencillez y de mantener la mirada fija en lo esencial».
  • «Queridos jóvenes, si alguno de estos ancianos es vuestro abuelo, no les dejéis solo, usad la fantasía del amor, haced llamadas, video llamadas, mandad un mensaje, escuchadles y cuando sea posible, en respeto de las medidas sanitarias, id a visitarles».
  • «Rezo porque todo lo acordado sea finalmente puesto en práctica, también a través de un efectivo proceso de desarme y de retirada de las minas. Solo así se podrá reconstruir la confianza y poner las bases para una reconciliación muy esperada».

Fases del Papa inspiradas en la santa escritura

  • “Ni adaptarse a la cultura de moda, ni refugiarse en un pasado heroico, pero ya desencarnado. En tiempos de cambios, hace bien detenerse en las palabras de san Pablo a Timoteo: «Por eso te recomiendo que reavives el don de Dios que has recibido… Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad» (2 Tim. 6-7)”.
  • “Vivir con fidelidad el carisma es algo más rico y desafiante que el simple abandono, repliegue o reacomodo de las casas o actividades; supone un cambio de mentalidad frente a la misión a realizar”.
  • Es importante sostener que no se nos forma para la misión, sino que se nos forma en la misión desde donde gira toda nuestra vida, opciones y prioridades”.
  • «La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades».
  • Con la tempestad, se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos.
  • «Todos somos necesarios, especialmente aquellos que normalmente no cuentan por no estar a la «altura de las circunstancias» o por no «aportar el capital necesario» para la construcción de las mismas».

En el siguiente vídeo, podrás ver otras frases del papa Francisco, si bien no son recientes, igual te ayudarán mucho para hacerte sentir mejor y mejorar.