En este post Oraciones para jóvenes, se dan a conocer diferentes plegarias dirigidas a Dios, con el fin de buscar su ayuda y orientación en la formación de los jóvenes del mundo.

Oraciones-para-jóvenes-1

Oraciones para jóvenes

Los jóvenes son el porvenir de las sociedades y del mundo entero, a muchos de ellos les fascina conocer y exaltar oraciones en sus momentos de gratitud o en situaciones difíciles.

A continuación, se mostrarán oraciones para jóvenes católicos y cristianos, dedicadas especialmente al fortalecimiento espiritual y emocional, un aspecto importante para ayudarlos a afrontar eficientemente todos los retos y circunstancias que se le presentan durante la vida.

Oración para los jóvenes

Esta oración para jóvenes, puede ser recitada por cualquier persona que desee la protección y la guía de Dios nuestro señor para cualquier niño, niña o adolescente, en cualquier eta de su vida y así mantenerlos bendecidos con la gracia de Dios.

“A Ti, nuestro Dios, nos dirigimos, con todo lo que cada uno somos, vivimos y traemos, y desde la confianza que tenemos en tu amor por nosotros”.

“Por tu Hijo, Jesús, estamos juntos en este momento”.

“Logrando un encuentro de hermanos en comunión y en búsqueda de afianzar la fe”.

“Que Él nos mueva en nuestros deseos de ser testigos del Evangelio”.

“Con la fuerza del Espíritu nos animas, nos alientas y nos haces caminar mirando confiadamente hacia lo alto”.

“Te suplicamos por tantos jóvenes comprometidos en la fe”.

“¡Acompáñales!”.

“Por los que quieren seguirte y sienten desconfianza o temores”.

“¡Confírmales!”.

“Por los que aún no vieron en Jesús a un verdadero amigo”.

“¡Háblales!”.

“Que todos reconozcamos en ti, Cristo, el tesoro que otorga sentido a nuestras vidas. Amén”.

Si le pareció interesante este post sobre la oración para jóvenes, le invitamos a leer nuestro artículo que habla todo sobre: Jesús Verdadero Dios y Verdadero Hombre.

Oración por nuestros jóvenes

“¡Jesucristo, Mi Señor!”.

“Ejemplo de amor, bondad, obediencia y generosidad”.

“En ti me refugio para tener el reposo necesario ante todas las dificultades, que a mí y a muchos de mis amigos jóvenes, nos toca vivir en estos tiempos”.

“Te ruego nos des la prudencia necesaria para no dejarnos arrastrar, por las tentaciones que como jóvenes somos acechados por el maligno”.

“Suplico en este momento por mí y por todos los jóvenes del mundo, para que jamás nos falle tu Palabra de aliento y sabiduría, y que, a pesar de los problemas que tenemos que enfrentar, podamos discernir lo bueno de lo malo”.

“Imploramos por tu apoyo en nuestros estudios, para que nos preparemos intelectual y espiritualmente”.

“Danos tu bendición para sentirnos protegidos del mal”.

“Confío en que, a pesar de las faltas y ofensas que por falta de experiencia, juvenil hayamos cometido, serás piadoso y compasivo, y nos seguirás apoyando para aprender de ti y de tu bondad”.

“Por los siglos de los siglos, Amén”.

Para un grupo juvenil

“¡Oh, Virgen Santísima Madre nuestra!”

“En este momento te ruego a ti por ser la madre de nuestro salvador, que le enseñaste valores y principios a tu amado Hijo, y escuchaste los corazones de estos jóvenes buenos y generosos que se mantienen puros y confiados en su fe”.

“Enséñales a ser misericordiosos, siempre atentos a servir a tu amado Hijo Jesús”.

“Qué tenga presente en todo instante y practiquen los mandamientos de la ley de Dios”.

“Qué sean testigos de tu bondad infinita, paciencia y humildad”.

“Permanece siempre con ellos, para que no se separen de tu camino”.

“Tú eres su fuerza y su luz de cada día, tú eres su inspiración que iluminas su sendero”.

“Madre Santa Virgen, resguarda a los jóvenes siempre a tu lado. Amén”.

Para un grupo juvenil cristiano

“¡Oh mi Señor Jesús!”.

“Ante ti me presento porque quiero pedirte perdón”.

“No he sido consecuente contigo y a tus enseñanzas y me he desviado de tu sendero”.

“Te pido perdón, si no he cumplido contigo, si te he ofendido o si te he faltado en algún momento de mi vida”.

“Perdóname también si me he olvidado de tu amor hacia mí”.

“Quiero expresarte, mis gracias eternas, porque siempre estás conmigo para escuchar cuando te suplico porque te necesito”.

“Perdóname, también Jesús porque a veces nosotros los jóvenes no valoramos todo lo que nos regalas”.

“Dame sabiduría para comprender tu voluntad y seguirte”.

“Señor Jesús, te pido nos ilumines para que los jóvenes de hoy en día, podamos seguir tu camino, entender tu Palabra y servirte mejor, y cuando seamos adultos, seremos las personas que tú necesitas”.

“Ayúdame a amarte cada día más, a valorarte más y a no faltarte nunca. Amén”.