El presente post Oración a San Martín Caballero, el lector tiene la oportunidad de conocer las oraciones más efectivas para ser elevadas al patrono de los comerciantes y negocios.

oración-a-San-Martin-Caballero-1

Oración a San Martín Caballero

San Martín Caballero, fue nombrado por la corriente religiosa del catolicismo como el patrono de los comerciantes y el protector de los negocios.

Muchos fieles le elevan sus ruegos mediante oraciones especiales dirigidas a este milagroso santo, con la intención de que les resguarde sus comercios y negocios.

Es importante resaltar que previamente al suplicar con las oraciones a San Martín Caballero, debemos de solicitar permiso al Dios celestial, nuestro Padre bondadoso, para que nos conceda la ayuda necesaria mediante la intercesión de este santo, y nuestro negocio sea próspero y resguardado de todo peligro.

Estas oraciones se deben exclamar y elevar con absoluta fe y recogimiento en nuestros pensamientos para que obtengamos resultados favorables.

Oración a San Martín Caballero para fortuna el negocio

“Famoso San Martín Caballero”.

“¡Oh, San Martín de Tours, aclamado Martín de Loba!”

“Bendito padre del destino”.

“Dame santa donación”.

“Como Dios se la proveyó a los pobres”.

“Haz, padre mío, que cuanto oficio haga yo”.

“Sea vendido y haya comprado, otórgame, padre mío, fortuna y bienestar para mejorar mi patrimonio”.

“No me dejes quebrar ni derrochar en los negocios”.

“Ni en ninguno de mis trabajos, provéeme de buena suerte y duplica todo lo que invierta, bríndame prosperidad, dame fortuna, dame tu esplendida ayuda para (hacer la petición que desea)”.

“Tráeme personas que me vengan a comprar y a ayudar, Que todo lo que yo haga o comience, tenga buen final, que mis bienes sean considerables, que dentro de mi casa haya el oro y la plata, mando a Jesús a María y al obispo San José”.

“Divino San Martín Caballero, úntame de tus pomadas, úntame de tus engrases, no me dejes ir sin los Santos Juramentos y así como le diste la dádiva a aquel viejo, mándamela hoy más temprano, facilítame tu caballo para hacer mis labores, entrégame tu espada para dominar los obstáculos, préstame tu túnica para cubrirme”.

“Bendito y exaltado sea el Santísimo Sacramento del calvario y la Cruz en que agonizó nuestro Señor Jesucristo. Amen”.

Se debe concluir la oración con tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias. Se repite durante tres días continuos.

Si le pareció interesante este post, te invitamos a leer nuestro artículo sobre: Novena a Santa Rita para los casos desesperados.

Oración para atraer la fortuna al negocio

“¡Oh Sagrado San Martín Caballero!, con tu sagrada luz, me brindas un resplandor repleto de fortunas,  guía mis acciones en pro del auge de mi negocio,  que se vaya encaminando en la dirección correcta del progreso”.

“Bendice los frutos de mi negocio,  que mi empresa sea siempre productiva y fértil,  que la fortuna sea mi cosecha para la honra de nuestro Señor y de San Martín Caballero. Dame la fuerza necesaria para no desistir en los momentos difíciles, así sean muchos”.

“Gracias te doy de antemano, por bríndame un trabajo digno y hacer que mi clientela crezca”.

“Espero en ti y en tu gran poder, cosechar fortunas en mi negocio,¡Amén, que así sea!”.

Oración para atraer clientes

“En nombre del Dios celestial, pido permiso para poder dirigirme en franca oración a San Martín Caballero,  y pedirle fervientemente que sea la luz, y el guía de mi vida y de mis acciones, haciendo mi negocio próspero y colmado de buena fortuna”.

“Te pido santo virtuoso que lleves las riendas de mi negocio, por senderos de fortuna y abundancia”.

“A ti te debo todo lo bueno de mi negocio, gracias por su santa protección, que es lo que les da confianza a nuestros clientes y los atrae numerosamente”.

“Bríndame la sabiduría ideal para poder emprender las negociaciones más convenientes,  y para que los éxitos y las bendiciones, y se multipliquen”.

“Intercede ante Dios nuestro Señor, para que sea su voluntad y no la mía, la que prevalezca en el futuro de mi empresa”.

“A ti San Martín Caballero, te pido que bendigas los frutos de mi negocio y que su prosperidad abarque también a nuestros clientes, para que cada día lleguen más y más, a disfrutar de nuestra mercancía”.

“Gracias por atraer clientes, y que eso se traduzca en mucha más fortuna y crecimiento”. “¡Amén!”.