Por lo general, tendemos a tomar en cuenta las últimas palabras de las personas que están a punto de morir, con lo cual las 7 palabras de Jesús dichas en el proceso de crucifixión no tienen menor importancia. En este artículo entraremos en detalle sobre estas palabras y su significado.

7-palabras-de-jesus-1

Importancia de las últimas 7 palabras de Jesús

En diferentes situaciones se consideran importantes las últimas palabras de una persona, pero en particular cuando se sabe o se presume que llegará el momento de su deceso, razón por la que serán sus últimas palabras.

Supongamos a una persona que fue, debido a algún delito cometido, condenado a muerte por medio de la ley: a esta persona, antes de ejecutarla, se le toman en cuenta sus últimas palabras, y en ocasiones, sus deseos. Bajo esta premisa, ¿por qué no tomar en cuenta las 7 palabras de Jesús cuando era crucificado y durante su proceso?.

Pues bien, estas son llamadas últimas 7 palabras de Jesús, porque se refieren a las últimas frases que dijo Jesús antes de su muerte en la cruz, durante el proceso de su sacrificio.

Las palabras son tomadas de los libros de los Evangelios canónicos; relatos de los libros de Marcos, Mateo, Juan y Lucas, los cuales entre los cuatro recopilan las frases que dijo Jesús.

Sin embargo, y antes de comenzar a detallar cuáles fueron las frases de Jesús, debemos aclarar que éstas no tienen un orden cronológico exacto; solamente siguen el orden tradicional.

  1. Lucas, 23:24. “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Pater dimitte illis, non enim scivnt, qvid facivnt).

  2. Lucas, 23:43. “Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Amen dico tibi hodie mecvm eris in paradiso).

  3. Juan, 19:26-27. “Mujer, ahí tienes a tu hijo… Hijo, ahí tienes a tu madre” (Mvlier ecce filivs tvvs… ecce mater tva).

  4. Mateo, 27:46/Marcos, 15:34. “¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?” (¡Elí, Elí! ¿lamá sabactaní?/Devs mevs Devs mevs vt qvid dereliqvisti me).

  5. Juan, 19:28. “Tengo sed” (Sitio).

  6. Juan, 19:30. “Ya todo está cumplido” (Consvmmatum est).

  7. Lucas, 23:46. “¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!” (Pater in manvs tvas commendo spiritvm mevm).

Importancia y meditación sobre las 7 palabras de Jesús

En esta sección de nuestro artículo queremos entrar en los detalles de estas frases, debido a que tienen un contexto histórico que no debe pasar desapercibido, ya que ayudará a entender mejor la razón la que dijo las frases; por ejemplo, en los casos de la segunda, sexta, primera, etcétera.

En particular, estas frases célebres y de gran devoción son veneradas por los cristianos, ya que consideran que fueron las verdaderas palabras de Jesús.

Primera frase

  • Lucas, 23:24. “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.”

Cuando Jesús era crucificado junto a los malhechores dijo al aire la frase, la cual puede dar lugar a creer que era dirigida hacia los soldados romanos; o hacia los judíos; podría haber sido hacia ambos; incluso se podría creer que Jesús dijo esa frase hacia la humanidad.

Si te pareció interesante este post, te invitamos a leer nuestro artículo sobre: Pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Segunda frase

  • Lucas, 23:43. “Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.”

El contexto de la palabra de Jesús proviene de una discusión que tuvieron los tres condenados, donde uno de ellos le gritaba a Jesús “¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros!”.

El otro, temeroso de Dios y arrepentido de sus actos respondía “¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho. Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino”. Es en este momento cuando Jesús le responde la frase anterior.

Tercera frase

  • Juan, 19:26-27. “Mujer, ahí tienes a tu hijo… Hijo, ahí tienes a tu madre.”

El contexto de la frase radica en que, cuando Jesús estaba en la cruz, ahí estaban su madre, la hermana de su madre y su discípulo amado. Al saber Jesús el destino que le deparaba, le dejó su discípulo amado como hijo a su madre.

En principio, esto sucede porque Jesús tenía sobre sí la responsabilidad de cuidar a su madre, quien se cree o supone que era viuda y solo tenía un unigénito, Jesús.

De esta manera, Jesús antes de morir le encomendó a su discípulo amado, su madre; siendo ahora ésta madre de su discípulo amado. Jesús dijo la frase anterior a ambos, y éste la acogió en su hogar.

Cuarta frase

  • Mateo, 47:26. “¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?”.

Poco antes de morir Jesús, en la cruz, exclamó fuertemente al cielo “Elí, Elí, ¿lamá sabactaní?”. Esta frase es un reflejo de su naturaleza humana, donde se siente abandonado por Dios; tal como sucedió en el huerto de Getsemaní.

No obstante, Jesús aceptó su labor, siendo sacrificado para limpiar el pecado del mundo, aunque su sufrimiento sea también un reflejo del sentimiento humano frente al sufrimiento.

Quinta frase

  • Juan, 19:28. “Tengo sed.”

En esta frase radican, posiblemente, dos sentidos: en principio, la sed fisiológica, deshidratación por el sufrimiento y martirio que sufren los condenados a muerte por crucifixión.

Asimismo, en sentido metafórico, se puede entender que por “sed” se refería a aquellas ansias de cumplir su labor espiritual, habiendo consumado, finalmente, la redención para con toda la humanidad.

Sexta frase

  • Juan, 19:30. “Ya todo está cumplido.”

Una frase de victoria, aunque no lo parezca. Jesús sabía ya muy bien cuál era su labor: ser el salvador y redentor de los hombres y mujeres del mundo, limpiando los pecados de la humanidad ante su padre.

Jesús ya sabía que había logrado su labor, cumpliendo lo establecido en las Sagradas Escrituras, con lo cual se satisfacía la voluntad de su Padre. A Jesús le fue dado de beber vinagre cuando dijo la frase quinta, y al beberlo terminó diciendo “Ya todo está cumplido”.

Séptima frase

  • Lucas, 23:46. “¡Padre, en tus manos pongo mi espíritu!”

Antes de morir, Jesús sabía ya que se cumplía su labor con su sacrificio, con lo cual dijo su última frase con un grito al cielo “¡Padre, en tus manos pongo mi espíritu!”, e inmediatamente se desvaneció.

Si le gustó este artículo y quiere conocer más detalles sobre las 7 palabras de Jesús y su contexto histórico y significado, le invitamos a ver el siguiente vídeo: