En el pueblo de Montichiari, Italia, en el siglo XX, hubo una aparición de la Rosa Mística, presenciada por una mujer enfermera en su pueblo, lo que llevó a hacer de esta aparición una advocación mariana. Quédese a ver los detalles.

rosa-mistica-1

La veneración de la Rosa Mística

La Rosa Mística, Rosa Mystica, María Rosa Mística, son algunos de nombres que se le dan a la Virgen María. El nombre significa «Rosa misteriosa«, y es una forma en que, metafóricamente, se hace referencia a la virgen María, madre de Dios.

Desde los primeros siglos del cristianismo se ha venerado a la Virgen María con el nombre de Rosa; entre el siglo III y V ya se refería a María como Rosa.

De la misma manera, la veneración a la Rosa creció durante la edad media, y también en los tiempos del renacimiento; en particular, en las Letanías Lauteranas, de 1587, ya se utilizaba para referirse a la Virgen María como «María Rosa Mística«.

Posteriormente, la veneración a la virgen seguía en aumento, pero el «boom» de la devoción llegó mucho después, cuando se reveló en un pueblo en Italia.

No obstante, en los últimos dos siglos, la devoción y las apariciones son tales que la Iglesia Católica ha dado en llamar a esta como la Era Mariana.

Es tanto así, que las revelaciones de la Virgen María forman una larga lista de apariciones, en las cuales se demuestra la necesidad y urgencia de la Santísima Madre en llevarnos por el camino de su unigénito Jesús.

La frecuencia con que se ha revelado en los últimos siglos demuestra que la Santa Madre de Dios quiere que hombres y mujeres tengan fe en Cristo, y que de esta manera sean perdonados sus pecados y puedan acceder al reino de los cielos.

Las apariciones de Montichiari

Anteriormente explicamos que la devoción a María Rosa Mística proviene desde los inicios del cristianismo, pero su auge no explotó tanto como desde la aparición de Montichiari, un pueblo de la Italia post-fascista, en 1947; lo que también le dio el nombre de «Madonna di Montichiari» (Virgen de Montichiari).

La primera persona en presenciar la aparición de la virgen fue una mujer italiana que trabajaba como enfermera en su pueblo, Montichiari, y la aparición de la mujer que más tarde se identificó como la Virgen María ocurrió en el hospital donde trabajaba.

La mujer que presenció la aparición se llamaba Pierina Gilli, a quien se le revelaría la Rosa Mística varias veces, y dejó todo registrado bajo un diario, por lo que la información de las apariciones estaba bien registrada.

Fueron tales las revelaciones que se empezó a venerar a la Virgen, generando una advocación mariana. De tal manera, la Iglesia Católica intervino para conocer más profundamente lo que sucedía, tanto así que el propio Papa Pío XII tuvo una audiencia personal con Pierina Gilli 1951, intentando atestiguar la revelación de la Rosa Mística.

Las revelaciones más destacadas vistas por Gilli

Como mencionamos antes, las apariciones que presenció Gilli fueron varias, en las cuales la Virgen María siempre hacía énfasis en la oración y en la penitencia. Estos detalles sobre las apariciones los daremos aquí.

Primera aparición de la Rosa Mística

La primera aparición que presenció Pierina Gilli, ocurrida en la primavera de 1947, vio a una mujer muy bella con su rostro lleno de lágrimas, la cabeza cubierta con un velo blanco y su cuerpo cubierto por una túnica morada. Llevaba el pecho atravesado por tres espadas, y abría los labios de su rostro triste para decir: «Oración, penitencia, reparación».

Si te pareció interesante este post, te invitamos a leer nuestro artículo sobre: San Pancracio: Historia, Culto, y mucho más.

Segunda aparición de la Rosa Mística

La segunda aparición de la Virgen María que presenció Gilli fue meses más tarde en el mismo año, cuando la misma mujer, se le presentó vestida completamente de blanco con tres rosas en el pecho, de colores blanco, rojo y dorado.

En esta ocasión Pierina Gilli le preguntó el nombre a esta mujer, quien se identificó como «La Madre de Jesús y de todos ustedes». A continuación, la mujer siguió diciéndole a Gilli lo siguiente:

«Nuestro Señor me envió ante ustedes para implantar una nueva devoción Mariana, en todos los institutos, tanto masculinos como femeninos, en las comunidades religiosas y en todos los sacerdotes.»

«… Deseo que el día 13 de cada mes se me consagre a mí como día Mariano y los doce precedentes sirvan de preparación con oraciones especiales. Deseo también que el 13 de julio sea dedicado al honor de la Rosa Mística

Posteriormente, la mujer procedió a explicarle a Pierina Gilli el significado de las tres rosas, así como también el de las tres espadas, de manera que:

  • Primera espada: pérdida culpable de la fe religiosa y la vocación sacerdotal.
  • Segunda espada: hace referencia a las personas consagradas a Dios que viven en pecado mortal.
  • Tercera espada: se refiere a aquellas personas que se desviaron de su fe religiosa y vocación sacerdotal, y se convirtieron en los enemigos de la Iglesia Católica.
  • Rosa blanca: representa el símbolo del espíritu de la oración.
  • Rosa dorada: representa el símbolo del espíritu de la penitencia.
  • Rosa roja: representa el símbolo del espíritu de la reparación y del sacrificio.

Medalla de la Rosa Mística

Luego de otras numerosas apariciones, en 1970 la Santísima Madre de Dios le dijo a Pierina Gilli que debe utilizar una medalla según el modelo: por un lado «Rosa Mística» y por el otro lado «María, Madre de la Iglesia».

«Esta medalla es el signo de que mis hijos están siempre conmigo, que soy la Madre del Señor y Madre de la humanidad. Este es el triunfo del amor universal. La bendición del Señor y mi protección estarán siempre con aquellos que recurren a mí.»

Oración a la Rosa Mística

“Oh, María, Rosa Mística, Madre de Jesús y también Madre Nuestra. Tú eres Nuestra esperanza, fortaleza y consuelo. Danos desde el cielo, tu maternal bendición, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.

 “Dios te salve”.

“Virgen Inmaculada, Rosa Mística, en honor de tu divino hijo nos postramos delante de ti, implorando la misericordia de Dios”.

No por nuestros méritos, sino por la bondad de tu corazón maternal; concédenos ayuda y gracia con la seguridad de escucharnos”.

“Dios te salve”.

“Rosa Mística, Madre de Jesús, Reina del Santo Rosario y Madre de la iglesia del Cuerpo Místico de Cristo, te pedimos que concedas al mundo, rasgado por las discordias, la unidad y la paz, y todas aquellas gracias que puedan cambiar los corazones de todos tus hijos”.

“Dios te salve”.

“Rosa Mística, Reina de los Apóstoles, haz que alrededor de los altares eucarísticos surjan muchas vocaciones sacerdotales y religiosas, para así difundir con la santidad de su vida y con celo apostólico el Reino de tu hijo Jesús por todo el mundo. Derrama ¡Oh, Madre! sobre nosotros, tus gracias celestiales”.

“Dios te salve”,

“Dios te salve, Reina y Madre. Rosa Mística, Madre de la Iglesia, ruega por nosotros”.

“Amén”.

Si le gustó nuestro artículo y quiere aprender más oraciones para la Rosa Mística, le invitamos cordialmente a mirar el siguiente vídeo: