Escuchar Audio

En este maravilloso post te contaremos sobre el Pecado original, aquí conocerás qué quiere decir este enigmático término que envuelve al hombre desde su creación a manos de Dios nuestro señor.

pecado-original-1

¿Qué es pecado original?

El pecado original, surge por la desobediencia de Adán por haber comido del “árbol del conocimiento, del bien y del mal” lo que trajo como consecuencia efectos en la existencia del hombre.

Entonces, se puede conceptualizar como el pecado original, a la culpa que todos los humanos tienen ante los ojos de Dios como producto de haber pecado Adán en el paraíso del Edén.

El dogma del pecado original, conlleva especialmente a los efectos en la existencia del hombre y de cómo es su relación con Dios, incluso antes de que las personas tengan la edad para cometer pecados a consciencia.

Se puede evidenciar en las sagradas escrituras en Romanos 3:23, sobre las consecuencias conmovedoras de la primera desobediencia por parte del hombre, lo que hace que Adán y Eva se queden de inmediato sin la gracia divina de la santidad original.

El maridaje que reinaba en el paraíso, a causa de la justicia original que existía cuando Dios creó al hombre quedó devastado, por el ímpetu de los efectos espirituales del alma sobre el cuerpo cuando este se fragmenta, la unión del hombre y la mujer es subyugada a tensiones y, sus relaciones quedan selladas bajo el deseo y el dominio.

En las sagradas escrituras aparece que el pecado original, se hizo presente en el mundo, una vez que la primera pareja Adán y Eva, los cuales fueron formados por Dios, hicieron acto de desobediencia, cuando fueron inducidos por la serpiente quien personifica al demonio, y comieron del árbol de conocimiento, del bien y del mal, lo que condujo a que estos fueran desterrados del Jardín del Edén, y nosotros sus hijos fuéramos considerados pecadores incluso antes de realizar dicho acto.

¿Por qué existe el pecado?

Se puede evidenciar en las sagradas escrituras en Génesis 3:11, que el hombre fue tentando por el demonio, y permitió que en su corazón falleciera la confianza hacia Dios, abusó de la libertad, desobedeciendo el mandato de Dios nuestro señor, de aquí parte lo denominado como el primer pecado del hombre.

A partir de ese momento, todo pecado será considerado una desobediencia ante Dios, así como una falta de confianza ante su bondad.

Dios Todopoderoso, creó al hombre a su imagen y semejanza, y lo asentó en su gracia; el hombre es un ser espiritual que no podría existir sin la gracia y libertad ante la sumisión de Dios. Todo parte del principio del árbol del conocimiento, del bien y del mal, que simboliza la frontera invencible que, el ser humano es una criatura que debe actuar libremente, pero ante todo con respeto y confianza.

¿El pecado original es visto como una condena?

Según lo manifestado por el apóstol San Pablo donde evidencia en Romano 5:19, se estipula que:

  • “Por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores”.

Mientras que en Romanos 5:12 se puede apreciar que:

  • “Como un solo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte y así la muerte alcanzó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron…”.

Continuando, con lo expresado por el apóstol San Pablo, enfrenta la generalidad de la salvación en Cristo, según se evidencia en Romanos 5:18:

  • “Como el delito que uno solo atrajo sobre todos los hombres, la condenación, así también la obra de justicia de uno solo, Cristo, procura a toda una justificación que da la vida”.

Prosiguiendo con San Pablo, se tiene que la Iglesia desde sus inicios ha manifestado que la gran pobreza que avasalla a los hombres, es porque se desvían y escogen el camino de la maldad como de lo pecaminoso, y a la muerte, además, que estos no se desentienden de su vínculo con el pecado que cometió Adán, y con el acontecimiento que transmite un pecado con el que nace todos los seres humanos y se ven aquejados con la “muerte del alma”.

¿Por qué todos estamos envueltos en el pecado de Adán?

Absolutamente todos los hombres se ven envueltos en el pecado de Adán, al igual que todos están involucrados en la justicia de Cristo. Pero, la transferencia del pecado original es un enigma que no se puede descifrar a plenitud.

Sin embargo, si se conoce mediante la Revelación que Adán había tenido la gracia de recibir la santidad y la justicia original, no sólo que él era merecedor de la gracia divina antes mencionada, sino también toda la existencia humana, cuando él cedió al tentador, Adán y Eva caen en el pecado personal, pero, el pecado cometido perjudicó a toda la humanidad.

Se trata de un pecado que es transferido por expansión absolutamente a la humanidad, lo que significa por causa de la existencia humana impedida de la santidad y de la justicia original. Por tal motivo, el pecado original, se denomina “pecado” de forma semejante: es un pecado “contraído”, “no cometido” se trata de un estado y no de un acto.

Si te pareció interesante este post, te invitamos a leer nuestro artículo sobre: Di la oración ahora por perdón.

¿Cómo se elimina el pecado original?

Para efectos de eliminar el pecado original, se consigue una vez que se hace la primera profesión de fe, es decir, cuando se recibe el sacramento del bautismo, que tiene la acción de purificar el alma, quedando perdonado y purificado, y no queda más nada para eliminar, bien sea por la culpa original, o cualquier otra que haya sido cometida o en su defecto omitida por propia voluntad.

La acción del sacramento del bautismo, libera al ser humano de todas las debilidades de la existencia, sin embargo, les queda a estos el luchar contra las acciones de la inmoderación de caminar por el camino de los malvados, los cuales manchan la existencia de los feligreses.

Dios continúa amando al hombre, aunque haya pecado

De acuerdo como se evidencia en Génesis 3:9, luego de la caída, el ser humano no fue abandonado por el amor de Dios, contrariamente el Creador le hace un llamado y le avisa a que forme la inteligente en la victoria que habrá sobre el mal, y el levantamiento de su caída ante el pecado cometido por Adán y Eva.

Se evidencia en Génesis 3:15 que, el hombre ha sido llamado “Protoevangelio”, por tratarse del primer aviso del Dios Todopoderoso, el cual es el aviso de una lucha que ocurriría entre la serpiente y la mujer, que finalmente considera la victoria a un descendiente de ésta.

¿Cómo se puede impedir pecar?

El Espíritu Santo tiene el don de hacer discernir al hombre, entre la prueba que lo conducirá hacia el crecimiento de su ser, mediante el orden de una virtud probada, y la tentación que lo llevará al pecado y a la muerte.

Igualmente se tiene que conocer, cuándo se puede ser tentado ante la maldad y consentir ante la acción de caer en la tentación del pecado. El hecho de discernir, le arranca el antifaz a la falsedad de la tentación; aparenta una finalidad de ser “bueno, agradable a la vista, y deseable”, pero, lo más cierto es que guía hacia la muerte.

El hecho de consentir y dejarse persuadir por la tentación, envuelve una decisión del corazón, de acuerdo a como se evidencia en Mateo 6:21-24:

  • “Nadie puede servir a dos señores, si vivimos según el Espíritu, obremos según el Espíritu”.

Dios padre Celestial, es quien nos provee de la energía para que nos dejemos llevar por el Espíritu Santo, según reza en Corintio 10:13:

  • “No habéis sufrido tentación mayor a la medida humana. Dios es fiel que no permitirá que sean tentados sobre vuestras fuerzas. Con la tentación nos dará la forma de resistir con éxito”.

Consecuencias del Pecado Original

De acuerdo al dogma de la iglesia católica, señala ciertas consecuencias producto del pecado original, tales como:

  • El universo perdió las circunstancias de existir en un ambiente de paraíso original.
  • Adán y Eva, estando conscientes que perdieron su inocencia, afectó la disposición natural humana que los conduce al bien, marcando la maldad y el pecado.
  • La muerte era una de las consecuencias que el Creador había alertado a Adán y Eva, en caso de que comieran del árbol del conocimiento del bien y del mal o igual conocido como árbol de la ciencia del bien y el mal.