¿Has escuchado hablar de los 7 pecados capitales?, es muy seguro que sí y en este artículo te diremos cuáles son y en qué consiste cada uno; sobre todo, si estás comenzando a llevar tu vida por el buen camino de Dios.

7-pecados-capitales-1

7 Pecados Capitales

Los 7 pecados capitales, son un grupo de faltas o actos malignos, que van en contra de las enseñanzas de la Iglesia Católica; también son conocidos como los «vicios capitales» o los «pecados cardinales».

No se trata de las faltas de mayor importancia o que una sea más grave que la otra, sino, a lo que respecta a los actos que se cometen de manera repetitiva y reiterada; que terminan desde luego, corrompiendo el alma y el espíritu de nuestro ser, alejándonos de nuestra comunión con Dios. Además, que son el origen de los otros pecados, puesto que son derivados de estos siete principales, tal cual como lo deja en claro Santo Tomás de Aquino.

Anteriormente se enumeraban 8 Pecados Capitales; tiempo después, el papa Gregorio Magno, actualiza la lista a 7 Pecados Capitales y es así como se mantiene en la actualidad.

Importancia de atender y solucionar estos vicios capitales

Tal cual como se dijo al principio, cuando caemos en estos pecados capitales, nuestra comunicación con Dios se hace más débil; a la par que va pudriendo nuestra alma y dañando nuestro espíritu. En un futuro, si no solucionamos esta problemática, estaremos más alejados de Dios; sin embargo, como dice el dicho: «Dios no ama al pecado, pero sí al pecador»; por lo que, si nosotros nos arrepentimos y nos esforzamos más, podemos entonces retomar nuestra comunión con nuestro padre celestial.

A pesar de que ha pasado muchísimo tiempo desde el «Pecado Original»; los 7 Pecados Capitales, es posible que hayan existido desde mucho antes, inclusive son problemas que atañen y repercuten aún en el mundo actual, en plena era digital y nosotros, desde luego, nos vemos afectados.

¿Es posible entonces que podamos vernos afectados por los pecados capitales?

Todas las personas, sin importar nuestro status, edad o sexo, seremos susceptibles tanto a los vicios capitales, como a todos sus derivados; algunos nos veremos más afectados por uno o varios de ellos, que por otros. La verdad, es que nadie se libera de ellos y siempre a lo largo de nuestra vida, nos veremos afectados; nosotros decidiremos en qué lado de la balanza colocar todas nuestras acciones.

Nadie se libera de los pecados en este mundo, y a lo largo de su vida, incluso los mismos creyentes, no estamos exentos de ellos. Tal cual como dijo Jesús, defendiendo a María Magdalena, «Quien esté libre de culpa, que lance la primera piedra»; dándonos a entender que todos somos vulnerables.

Explicación de los 7 pecados capitales

A continuación, te diremos una explicación breve, de en qué consiste cada uno de estos pecados, tan relevantes para la Iglesia Católica; también te será de gran ayuda si estás emprendiendo un nuevo camino en comunión con Dios, por lo que, saber qué es cada uno de ellos, te ayudará a identificarlos más fácilmente. Los 7 pecados capitales son:

La soberbia

Según, este primero es considerado como el primer pecado y el «pecado original» y el más serio de todos ellos; pues los seis restantes, derivan de este mismo, aunque como dijimos al principio, muchas personas los consideran a todos por igual.

Este pecado, se caracteriza por el hecho de que, una persona siente un deseo de querer ser más importante que el resto de los suyos, en todos los sentidos y ámbitos que existan. Cae en el mal, de querer ser alabado por otros, pero no alabar igualmente al resto.

El mejor ejemplo y más destacable, lo encontramos con el mismo Lucifer, cuya soberbia, al querer ser igual que Dios, lo llevó a su caída; que lo convirtió en lo que hoy es.

La ira

Es el descontrol de los sentimientos y emociones de una persona, sobre todo y principalmente, el enojo, el odio, el enfado y la frustración. Encontramos esta manifestación de estos sentimientos, ante la negatividad de una persona, frente a la verdad; la venganza, también es una forma excelente de manifestación de la Ira.

Otras de las manifestaciones de este pecado, es el racismo; aquél odio que sienten las personas por otro grupo, ya sea por etnia, sexo, raza, forma de pensar o religión.

Si te pareció interesante este post, te invitamos a leer nuestro artículo sobre: Di la oración ahora por perdón.

La avaricia

Uno de los 7 pecados capitales, que se relaciona con otros dos de esta lista: la gula y la lujuria. La avaricia se caracteriza por la necesidad incontrolable de adquirir todo tipo de posesiones que sobrepasen lo necesario, para que una persona pueda estar tranquilamente.

En este caso, el deseo de la avaricia, ocasiona otros pecados bien conocidos, como por ejemplo: el robo, el hurto, la mentira, la deslealtad (más que todo para obtener beneficio propio) y la traición.

La envidia

Este pecado capital está muy relacionado con el anterior, en el sentido de que es un deseo incontrolable de querer algo; pero mientras en el primero se hace referencia a los bienes materiales, en este puede abarcar este ámbito e incluso irse las virtudes o cualidades que posea otra persona.

El que sufre este pecado, siente un odio incluso, por algo que otra posee y él no tiene; deseándolo con muchas ganas y además, queriendo el mal para aquella otra persona.

La lujuria

Consiste en el deseo incontrolable de satisfacer el apetito carnal o sexual a toda costa; ya sea, con consentimiento de la otra persona o no, y en este último caso, cae en la violación, pecado derivado de la misma lujuria. También se considera como un amor excesivo hacia otra persona, dejando a Dios en segundo lugar.

La gula y la pereza

El primer caso (la gula), es el deseo excesivo de consumir comidas y bebidas, aunque no solamente esto; sino también en el consumo de manera exagerada de cualquier cosa.

El último de los 7 pecados capitales, es la pereza, el cual es una incapacidad de poder llevar a cabo tareas y/o actividades; ya sea del quehacer diario o que tengan que ver con el espíritu y el alma para Dios.

En el siguiente vídeo a continuación, podrás conocer más al respecto y más detalles sobre cada uno de los 7 pecados capitales; si quieres reforzar tu comunión con Dios, evita a toda costa caer en uno de ellos.