En este fantástico artículo sobre la Oración al niño Jesús de Praga para los exámenes, tenemos el agrado de ofrecerles a los estudiantes, variedad de súplicas a este milagroso santo para que tengan ayuda a la hora de presentar sus exámenes.

oración-al niño-Jesús-de-Praga-para-los-exámenes

Oración al niño Jesús de Praga para los exámenes

El Santo niño Jesús de Praga, es la imagen viva que personifica a Jesucristo en su niñez, ésta fue elaborada en cera por parte del Fray José. El pequeño Jesús, le solicitó que lo mostrara en una imagen que fuera similar a él, y con el aspecto que tiene reposando en Praga.

Los estudiantes pueden solicitar ayuda divina para conseguir excelentes calificaciones al momento de presentar exámenes, es una opción sana que prevalece como un aporte sublime, ante situaciones difíciles de estudios.

Existen oraciones largas y cortas ofrecidas para implorar al Niño Jesús de Praga, y han demostrado magníficos resultados a la hora de realizar exámenes finales de cualquier asignatura.

Oración corta

“Oh amable y eterno Niños Jesús de Prada”.

“Tú siendo quien resguardas el progreso”.

“Formación y protección de todos los estudiantes”.

“Tú quien siempre estás con nosotros los estudiantes”.

“En todo momento de nuestra vida”.

“Asegundando y velando para que nos desviemos”.

“De nuestros caminos a senderos errados”

“Sino al camino del conocimiento”.

“Tú que siempre haces lo posible para que obtengamos”.

“Información beneficiosa que nos permite a diario”.

 “ser personas de bien”.

“Por todas estas causas y muchas”.

“Yo humildemente acudo a tu presencia y”.

“Elevo mis ruegos ante la presencia de tu imagen”.

“Para suplicarte me guíes con tu mano a los senderos de la sabiduría”.

“Que tu luz me ilumine para que yo pueda sobrepasar”.

“Todos los obstáculos que se atraviesen en mi etapa de educación”.

“Amén”.

Si te pareció interesante este post sobre Oración al Niño Jesús de Praga para los exámenes, le invitamos a leer nuestro artículo sobre: ¿Cómo rezar los mil Jesuses?.

Oración larga

“¡Oh milagroso Niño Jesús de Praga!”.

Fuente de toda ciencia y sabiduría”.

“De quien recibimos la inteligencia”.

“Que procede de tu infinita bondad y misericordia”.

“Con tus ojos bondadosos mira mi lucha y mis preocupaciones”.

“Las dificultades de mis estudios y exámenes, y por el amor que me tienes”.

“Auxiliame en mis trabajos para que agradecido por tus beneficios”.

“Mi amor hacia ti crezca cada día”.

“Y te honre y venere con el honor inmenso”.

“Con que te honran los Ángeles y Santos en el cielo”.

“Y los corazones justos en la tierra”.

“Amabilísimo Niño Jesús de Praga”.

“Tú que eres especial protector de los estudiantes”.

“Ayúdame en los días difíciles de los exámenes”.

“muy especialmente en este que voy a rogar:

(nombrar la materia del examen)”.

“En tu presencia coloco toda mi confianza”.

“Tú que todo lo puedes pues tú poder es grande”.

“Y sé que no me abandonas pues eres piadoso”.

“Santo Niño Jesús de Praga, venerado y amado”.

“Tú que a los doce años en el Templo, supiste”.

“Responder con admirable sabiduría a los doctores de la Ley”.

“Que te preguntaban, ilumina mi mente, para que aprenda”.

“Y se expanda mi memoria, para que retenga lo que estudio”.

“Dame serenidad, para no cometer errores, dame calma para”

“Poder escribir lo que he estudiado, dame claridad para que”.

“Comprenda bien las preguntas y sabiduría para responder”.

“Correctamente, ayúdame a obtener buenas calificaciones”.

“Interven para que los profesores que me van examinar sean justos”.

“Sean compasivos con mis deficiencias, y pueda tener éxito”.

“Y obtener las mejores calificaciones en las materias de (nombrarlas)”.

“Amen”.

Otra oración poderosa para los exámenes finales

“¡Oh milagroso Niño Jesús de Praga!”.

“Advocación divina manantial de toda sabiduría”.

“Y de poder celestial de donde obtenemos el conocimiento”.

“Promovido por tu sagrada e ilimitada generosidad”.

“Te ruego con todo mi amor y de corazón puro que”.

“Por el cuidado que tú me brindas, me ayudes en los siguientes días”.

“Para yo pueda aprovechar la información recibida y”.

“Salga con bien y lleno de aprendizaje en mis estudios”.

“Hoy me consagro ante ti con la certeza de que me iluminarás”.

“En cada paso que yo dé en mi formación académica”.

“Amén”.

Con cualquiera de las oraciones recitadas al Santo Niño Jesús de Praga, se debe concluir orando con el Credo, Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Estas oraciones se deben realizar previo a la presentación de los exámenes, pruebas o cuando el estudiante sienta la necesidad, lo más importante es la fe que se le impregne.

Disciplina y obediencia ante Dios

Un aspecto relevante que no se debe dejar por alto para lograr nuestros objetivos y metas durante nuestra existencia es tener siempre perseverancia, disciplina, inteligencia, sabiduría, ser determinante y obediente.

Recordemos que la fe y la esperanza puesta en Dios nuestro Padre celestial, quien siempre está atento y quiere lo mejor para sus hijos, entonces, basados en este principio nos complementamos en este aspecto sublime que nos beneficiará y ayudará en el crecimiento personal.

Se debe enfocar el fervor y la confianza que el divino Niño Jesús de Praga, nos auxiliará cuando le suplicamos que nos preste el apoyo para salir adelante con buenas calificaciones en la presentación de pruebas o exámenes de los estudios, así como en otros aspectos de la vida que por alguna razón se convierten en imposibles.

¿Quién es el Niño Jesús de Praga?

El divino Niño Jesús de Praga, es una figura santa elaborada en cera de la imagen viva del mismísimo Jesús en su niñez, ésta se encuentra resguardada en la Iglesia de Santa María de la Victoria y San Antonio de Padua, en la ciudad de Praga, República Checa.

Cuenta la leyenda que la imagen del Santo Niño de Praga, en una oportunidad le pertenecía a Santa Teresa de Jesús, siendo calificada como una figura milagrosa.

Cuenta la historia que la imagen fue tallada en España durante el siglo XVI, y que la misma fue transferida de los padres, a los hijos varones pertenecientes a la familia, especialmente entre los Condes de Treviño y Duques de Nájera.

La fiesta del Santo Niño de Praga, siempre se ha festejado el primer domingo del mes de junio, y su figura es adorada en un maravilloso retablo de tono dorado, ubicado en la Iglesia Nuestra Señora de la Victoria y San Antonio de Padua.