¿Cuáles son las obras de la misericordia?, es de lo que hablaremos a lo largo de este artículo, donde conoceremos qué acciones podemos hacer nosotros, como personas católicas para empezar a practicar estas obras enviadas por Dios en nuestras vidas. Por lo que te invito a que sigas leyendo para conocer más sobre estas.

Cuáles-son-las-obras-de-la-misericordia-1

¿Cuáles son las obras de la misericordia?

Todas las personas debemos tener en todo momento en mente, cuáles son las obras de la misericordia, ya que, dentro del misterio de la misericordia están las bendiciones de Dios, y es importante ponerlas en práctica para que nuestra alma se ilumine en la gracia de Dios, porque este tipo de acciones, son fuente de alegría, serenidad y paz.

Por lo que, la palabra Misericordia es una ley que vive en el corazón de todos los seres humanos, y que hace que miremos a las otras personas con ojos sinceros no importando su circunstancia.

¿Qué son las obras de la misericordia?

Las obras de la misericordia son aquellas acciones, que se hacen mediante acciones de caridad con las que intentamos ayudar a nuestro prójimo, en lo que respecta a las necesidades que estos tengan en diferentes niveles de la vida.

Muchas personas confunden estas acciones, con actos que se hacen para tratar de mantener sus mentes en paz y serenidad, pero, la esencia de las obras de la misericordia es encaminar a las almas bondadosas al camino del bien.

Es por esto que es necesario conocer cuáles son las obras de la misericordia para que tomemos conciencia de nuestra posición, que nos diferencia de los más desvalidos quienes pasan por infinitas penurias, y necesitan de nuestra ayuda para sanar sus almas. Y cuando nosotros como cristianos, tomamos acciones para ayudar a estos seres mediante las obras de las misericordia corporales o espirituales, estamos comportándonos con nuestros hermanos como Dios nos los ordenó desde la antigüedad.

Este tipo de acciones deben de salir del corazón de las personas, el ayudar a los demás o los que vivan a tu alrededor. Tenemos que ser el vivo ejemplo de Dios con nosotros como para con los demás.

Misericordia Corporal

Dentro de las obras de la misericordia corporal tenemos las siguientes:

  • Visitar a los enfermos: es cuando les regalamos atención a los ancianos y a los enfermos en el aspecto físico, como en un rato de compañía que les demos con mucho cariño. De la misma manera, se puede ayudar brindando cuidados a estas personas, por medio de nuestras propias manos o contratando a un profesional, que les pueda brindar un cuidado digno que les ayude a recuperarse.
  • Dar de comer al hambriento y dar de beber al sediento: es que nosotros debemos siempre intentar dar alimento al más necesitado. O cosas que le pueden apoyar para ganarse el sustento en la vida.
  • Dar posada al peregrino: en los tiempos de Jesús, el dar posada a los viajeros era algo que se acostumbraba mucho a hacer, debido a que las travesías que tenían que hacer eran complicadas y riesgosas. Hoy en día, esto no ocurre mucho, pero quizás en algún momento nos toca recibir a una persona por necesidad para ayudarla a que no pase la noche desamparada en la calle, y esto es también una obra de la misericordia.
  • Vestir al desnudo: es una obra de la misericordia donde ayudamos a los necesitados en cuanto a la vestimenta, muchas veces donde vivimos existen parroquias que recolectan ropa en buen estado para dárselos a los más necesitados. Aceptando que muchas veces tenemos ropa, que ya no usamos, pero, que está en buen estado y que le puede servir a otra persona que lo necesite.
  • Visitar a los presos: consiste en ir y prestarle ayuda no solo material, sino también espiritual. Para que estas personas que se encuentren recluidas en una institución penitenciaria, puedan corregir su camino y aprender a realizar un trabajo que los ayude en el momento de que salgan de allí.
  • Enterrar a los difuntos: la acción de enterrar a los difuntos es importante, porque al darle su cristiana sepultura al cuerpo humano, se le brinda al difunto una ascensión para que lleguen ante Dios, ya que, él mismo ha sido el instrumento de alojamiento del espíritu santo que somos todos. Ya que, todos somos espíritus y el que muere es el cuerpo.

Si te pareció interesante este post, te invitamos a leer nuestro artículo sobre: Aprende una poderosa oración de agradecimiento.

Misericordia Espiritual

Dentro de las obras de la misericordia espiritual podemos llegar a nombrar:

  • Enseñar al que no sabe: esta es una acción, donde le enseñamos a aquellas personas que son neófitos o analfabetos, en cualquier materia incluyendo los motivos religiosos. Esta enseñanza, puede hacerse mediante escritos, palabras o cualquier medio de comunicación que utilices de forma directa e indirecta con la persona.
  • Dar buen consejo al que lo necesita: se dice que, uno de los dones que posee el espíritu santo es el de dar consejos. Es por lo que, quien decida dar consejo a cualquier persona tiene que estar en sintonía con Dios, está llevando a cabo una obra de la misericordia, además, no es dar una opinión de lo que tú crees, sino más bien, aconsejar de la mejor manera sin juzgar a nadie, siendo guía espiritual de la persona llevándola al camino de Dios.
  • Corregir al que se equivoca: en esta parte lo que se busca es enderezar el camino del pecador. De una manera humilde hacerle ver lo que están haciendo mal, y esto en muchas ocasiones no es una tarea sencilla, pero como está escrito en una carta del apóstol Santiago: “el que endereza a un pecador del mal camino, salvará el alma de su muerte y conseguirá el perdón de muchos pecados”.
  • Perdonar al que nos ofende: esta acción que sale reflejada en el padre nuestro nos dice que, el perdonar las ofensas de los otros, es superar esos sentimientos de venganza y resentimiento que tiene cualquier ser humano. Además, nos explica que debemos de tratar amablemente a quien nos está ofendiendo.
  • Consolar al triste: el consolar a las personas tristes, es una forma de llevar a cabo una obra de la misericordia espiritual, que en varias veces se llega a complementar con dar un buen consejo que ayude a superar la situación que tiene la persona. El acompañarlo en esos momentos tan difíciles, es un ejemplo de lo que llego hacer Jesús, cuando se compadece del dolor de las personas y siempre busco ayudarlos.
  • Sufrir con paciencia los defectos del prójimo: esta es una acción, que debemos poner en práctica con paciencia ante aquellas cosas que no nos gustan. Pero, en el caso de que soportando estos defectos del otro causan más daño que bien, y es recomendable hablar con la persona y hacerle ver que, lo que está haciendo no le da ningún tipo de beneficio o alegría.
  • Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos: San Pablo llegó a recomendar rezar por todos sin ningún tipo de distinción, bien sean gobernantes o personas con grandes responsabilidades. Como también, los difuntos que están dentro del purgatorio, quienes dependen de nuestras acciones, y el Papa Francisco también llegó a pedir que recemos por los cristianos que se encuentran perseguidos por cualquier motivo.

De acuerdo con la explicación de cuáles son las obras de la misericordia, se puede decir que, las obras de la misericordia corporales nacen de una lista de actividades realizadas por el señor en su descripción del Juicio Final.

Y en cambio, las obras de la misericordia espirituales han sido tomadas por la iglesia, como por otros textos que se encuentran a lo largo de la biblia y, además, de las actitudes que se mencionan en las enseñanzas que tenía Jesús.

Para finalizar este artículo podemos decir cuáles son las obras de la misericordia, definiendo que todas ellas son inspiradas de alguna u otra forma en la vida de nuestro señor Jesucristo, tanto antes como durante su calvario para liberar a la humanidad del pecado, tomando en cuenta siempre cuando este caminaba entre nosotros, y cada una de las obras tanto como corporales o espirituales que hemos nombrado, Jesús en algún momento llegó hacerlas de forma desinteresada y con mucha fe.

Es por lo que, se nos invita a practicar cada una de las obras antes mencionadas para llegar a ser mejores cristianos católicos y seguir las enseñanzas que nos dejó Jesús en la tierra.