Cuando estamos pasando por una situación sumamente difícil en la vida, muchas veces recurrimos a la oración para casos difíciles cuando ya no podemos hacer nada por nuestras manos. En este artículo te mostraremos cuál es la oración más poderosa en estos casos.

oración-para-casos-difíciles

Oración para casos difíciles

La mejor oración para casos difíciles

Cuando estamos pasando por algún momento que no podemos superar por nosotros mismos, recurrimos a la oración para casos difíciles pero muchas veces no sabemos a quién podemos orarle para que nos ayude a solventar nuestros problemas.

Pero podemos decirte que la mejor oración, la que se considera más efectiva y poderosa es la oración que le hacemos desde el corazón a Dios mismo, es decir, la oración Trinitaria dirige a Dios Hijo hacia Dios Padre por medio de Dios Espíritu Santo. Esta oración va directamente a Dios, porque es la que tiene en su seno la Eucaristía.

Esto quiere decir que cuando oras y pides cuando estás en la Eucaristía, no eres tu quien ora sino es Jesús quien ora por ti al Padre y el Padres responde a sus peticiones de forma inmediata dejando que el Espíritu Santo ejecute según lo acordado por Dios Padre.

Para Dios nada es imposible, por ello no hay que tener dudas ni ambigüedades, la Eucaristía es el mismo Dios Omnipotente.

Dicho esto, no hay oración más poderosa que cualquier ser humano pueda hacer sino la de participar en la Eucaristía dignamente y comulgar como es debido. En ese momento en que recibimos la comunión, esa es una Oración Eucarística que entra en nuestro cuerpo y nuestro cuerpo entra en Ella, donde la Trinidad ora con nosotros y nosotros con Ella.

También al recibir la Eucaristía oramos con nuestros Ángeles y ellos con nosotros. Al hacer esto formamos parte de una conversación íntima y Eucarística con Dios y como Él es tan poderoso, atiende nuestras súplicas y nosotros lo escuchamos a Él.

Al haberte explicado esto, es imprescindible que no pongas tu fe solamente en oraciones ya creadas, que también son escuchadas por Dios pero realmente las que más atiende son las que se piden con todo el corazón, la que viene desde nuestro Ser.

Tipos de Oración

Existe la oración de palabra, la oración que ya está escrita para algún santo en particular. También existen otros niveles de oración como lo es la mental y la contemplativa, estas suelen presentarse como una buena forma de orarle a nuestro Dios.

Sin embargo, ninguna oración puede superar a la Oración misma de Dios en la Eucaristía, esta oración es la que le dice a Jesús en la Hostia con la cual tú comulgas, porque cuando estás comulgando no eres tú quien ora y pides en nombre de su hijo Jesús, sino que es el propios Jesús que ora y pide en tu nombre, así le habla a su padre directamente por ti cuando le suplica “Abba, Padre, escúchame, soy Yo”.

Cuando nos unimos a Jesús en su cuerpo y en su sangre cuando tomamos la Eucaristía, nos consagramos a él voluntaria y conscientemente a él como un solo cuerpo, esa es la verdadera oración para los casos difíciles.

¿A quién rezar u orar en casos difíciles?

Sea cual fuere el problema el cual enfrentas en estas situaciones, San Judas Tadeo siempre espera por tu llamada de auxilio para salir a ayudarte.

Independientemente de la situación o crisis que estés pasando, quizá una inestabilidad financiera, o una fuerte crisis en tu matrimonio, la pérdida de tu trabajo, existe un Santo muy poderoso que está esperando a tu llamado de auxilio, así tu problema sea casi imposible de resolver él está ahí para ayudarte a solventarlo.

Este santo es San Judas Tadeo, es poco conocido pero su oración contiene un mensaje fuerte para ayudarte a solventar las situaciones imposibles y brindarle apoyo a los desesperados.

A continuación te presentamos su oración para que la tengas y siempre que estés pasando por un caso difícil puedas acudir a ella para solventar tu problema.

Oh San Judas Tadeo, amigo y siervo fiel de Jesús. Muchos te honran y te invocan como el patrón de los casos imposibles y de las causas desesperadas, te pido que ruegues por mí hoy que estoy solo e impotente.

Consígueme ayuda visible y rápida, acude a mi auxilio en este momento de gran desesperación y que mi alma aflige para así pueda recibir el consuelo y la ayuda que el cielo me pueda brindar para sanar mis necesidades y sufrimiento, sobre todo en este momento por el que estoy pasando (aquí realizas tu petición) y así pueda alabar a Dios contigo.

Te prometo San Judas Tadeo, que siempre te honraré como mi poderoso patrono si me ayudas a solventar esta situación y te agradeceré enormemente por tu maravillosa devoción. Amén.

También existen otros Santos que pueden ayudarte con las causas difíciles, te los enseñaremos a continuación.

oración-para-casos-difíciles

Santa Rita de Casia

Dedicó su vida al cuidado de los enfermos de peste y jamás contrajo esta terrible enfermedad, es muy probable que por ello hoy en día la llamen la santa de los casos imposibles. A ella puedes ofrecerle esta oración:

Querida Santa Rita de Casia, bajo el peso del dolor recurro a ti confiado en que me vas a escuchar. Te pido que liberes mi corazón de las angustias que lo oprimen y puedas devolverle la calma a mi espíritu que se encuentra lleno de preocupaciones.

Tú que fuiste elegida por Dios para ser abogada de los casos más desesperados, te pido que me otorgues la gracia que hoy te pido ardientemente (hacer la petición en este momento).

Oh mi amada santa de la espina y de la rosa, si me concedes la petición en todas partes daré a conocer tu gran misericordia con las almas afligidas. Amén.

Puedes encontrar la oración completa de Santa Rita de Casia en el link que te dejamos aquí.

San Gregorio Taumaturgo

Otro santo a quien podemos pedir en oración para casos difíciles es a San Gregorio Taumaturgo. Se le ha denominado así debido a que se dice que ha realizado gran cantidad de milagros, ya que la taumaturgia quiere decir el hacer acciones increíbles o la bendición de conceder milagros.

Para invocar a su solución, puedes orar con la siguiente petición:

Oh Dios omnipotente, haced que la augusta solemnidad de Gregorio, aumente en nosotros con el espíritu de piedad y el deseo de la salvación. Por Jesucristo nuestro señor, Amén.