Una oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda es un ritual que se realiza con el fin de establecer una conexión más profunda de lo físico, con una entidad superior establecida en un plano más allá del terrenal.

Oración-al-espíritu-santo-pidiendo-ayuda-1

La Oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda: ¿Qué es una oración y que es el espíritu Santo?

Para un creyente el momento de oración es importante y sagrado, toda la fe y creencia que un ser posee, se manifiesta en energía, plegarias y esperanza dedicada a una entidad que, sin haberla visto sabe que está ahí. Una oración puede llevarse a cabo en cualquier momento, pues esta representa el deseo de ser escuchado que tiene un creyente.

El espíritu Santo es parte de la Santísima Trinidad junto al Padre (Dios) y el hijo (Jesucristo), poseedor de la misma esencia divina las otras partes de la Santísima Trinidad. Se define al espíritu santo como el espíritu que despierta la fe cristiana en la tierra.

Bastantes creyentes rinden oración ante las tres entidades que conforman a la Santísima Trinidad debido a ser superiores y con una esencia divina más allá de la comprensión mortal. Existen bastantes dedicaciones en oración al Espíritu Santo, pidiéndole salud, prosperidad, inteligencia, y milagros.

La Oración de un creyente al Espíritu Santo pidiéndole ayuda

Como bien es sabido, la vida está conformada por experiencias y situaciones que definen a un ser y lo ayudan en su formación del día a día. Algunas experiencias son satisfactorias y provechosas, otras son traumáticas y difíciles. Las situaciones agobiantes y fuertes son las que hacen que una persona se sienta con una presión sobre sí, con miedo o de alguna forma incómodo en su entorno. En estas situaciones, las personas buscan refugio o serenidad de alguna forma.

Aquí entra la oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda, ya que algunas personas consiguen ese refugio y tranquilidad en la religión. De esta forma, expresan sus plegarias hacia el Espíritu Santo pidiendo ayuda generalmente en situaciones críticas y fuertes. No existe una fórmula concreta para emitir una oración ya que existen miles de formas de expresarla y miles de intenciones para pedir ayuda o apoyo, el único requisito para los feligreses es tener fe y creer.

Al emitir una oración al Espíritu Santo pidiéndole ayuda, se deposita la esperanza de que un hecho mejorará o sucederá. Se concentra el espíritu con la esencia del Espíritu Santo y se le pide la obra necesaria para mejorar la situación actual. El mundo puede ser impulsado por la fe ya que es uno de los dones más poderosos que se otorga desde el momento en el que se llega al mundo. También puede interesarte La Oración a Santa Bárbara.

Oración-al-espíritu-santo-pidiendo-ayuda-2

La oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda

Si bien es dicho que no existe una fórmula concreta, aquí se deja un ejemplo de una oración al Espíritu Santo pidiendo ayuda, solo es necesario tener fe y recitar lo siguiente:

«Oh Dios intercede por nosotros a través,

de tu Espíritu santo. Te clamo por ayuda.

Oro a ti como ser de luz y de misericordia,

y con toda fe, te pido que escuche mi

petición; que te suplico con toda

mi creencia.

Hacia ti como ayudador, como ser de divina 

misericordia, ayúdame a sentir paz;

Por qué muchas circunstancias han llegado

a mi vida a maltratarme. Espíritu consolador 

te pido poder para que me ayudes a través de 

mi oración. Porque tu poder es grande;

y tu misericordia me impregna.

Oh ser de vida, te pido como ser consolador y 

justiciero, intervén en esta circunstancia como 

ayudador

Porque en ti conseguimos nuestras 

peticiones, porque eres ser que comprende y que

siempre está con nosotros.

Oh ser de divina esperanza, clamo con

fuerza y con plena convicción de que en

este momento estás intercediendo, por mi 

súplica y me consuelas.

La petición, que hago con toda convicción, 

porque eres el ser de la trinidad. Y tú oirás mi 

clamor. Tu bondad abraza mi corazón, mi 

mente, alma y fuerza.

Te clamo como fuente inagotable, de 

clemencia a tus siervos. Tú no menosprecias 

las peticiones sinceras, menos la de los que 

te creen.

Así como tú consuelas, a través de

respuestas; conforta mi alma y mi corazón.

Abraza de misericordia mi vida, rebosa

mi alma de tu clemencia, de tu paz

inagotable; tu eres el ser que puede

cambiar toda mi vida y todos mis problemas.

Porque tu gracia me persigue en gran 

manera. Cambia de este estado en que me

encuentro. Dame fortaleza, así

como le diste a mi señor Jesús.

Clamo con voz en cuello, porque

necesito de ti ayuda urgente. Te pido

porque al necesitado, tú lo ayudas

en medio de sus vicisitudes.

Socórreme en medio de muchos problemas,

que enfrenta mi vida.

Oh Santo Padre, clamo con total esperanza,

fe, y confianza de que eres bueno en

gran manera.

Mi corazón ruega fervientemente a través

de mis oraciones.

Te suplico, pido clemencia, y ruego con

total, fe, que calmes todos mis temores.

Ayuda a tu siervo, porque necesito de tu

poder y tu clemencia. Oh, ayúdame en

mi problema.

Constantemente, porque mis debilidades

son grande y mis problemas fuertes; pero

tú eres más fuerte que todo problema,

tú no menosprecias el ruego

de los clamores sinceros.

Así que Dios me concederá todo lo que

anhela mi corazón, porque el mediador,

me ayuda. Ya que, tengo fe en el Señor.

Vuelvo a ti, oh espíritu de Dios y concede mi 

petición, de antemano, te agradezco con todo 

mi corazón, porque eres un Espíritu justo, en 

gran manera. Y tu misericordia persigue a tu 

siervo.

Te alabo, porque estoy convencido

de que mi petición tú la cumples, gracias

por tener compasión de este corazón 

atribulado.

Alabanza recibe porque eres bueno;

y para siempre tu misericordia.

Amén.»

Creer es crear

La importancia de fomentar el don de creer es importante ya que es lo que mueve al espíritu, no solo en el campo religioso. Es importante creer en las propias capacidades del ser y en que no existen límites para lograr lo que se quiere.