[ad_1]

La vida no es algo fácil de vivir, a veces todo lo que necesitamos es amor, una bendición, protección. Estas son cosas que miramos al cielo todos los días y preguntamos. Sin embargo, la elección de oración de san sebastian puede ayudarte mucho en todas estas situaciones. Puede brindarle comodidad al corazón e incluso felicidad a su vida. ¿Estás listo para conocer mejor esta oración?

Pero decir esta oración dependerá de la situación por la que estés pasando en este momento y de lo que quieras con esa oración. Es por eso que en el Astrocentro enumeramos las tres versiones más conocidas de la oración de San Sebastián. Vea ahora:

La oración más popular de San Sebastián

Esta es la oración de San Sebastián más conocida entre los fieles:

«Glorioso mártir San Sebastián, soldado de Cristo y ejemplo de cristiano, hoy venimos a pedirte tu intercesión
por el trono del Señor Jesús, nuestro Salvador, por quien diste vida.
Ustedes que han vivido la fe y aguantado hasta el fin, pidan a Jesús que seamos testigos del amor de Dios.

Ustedes que han esperado firmemente las palabras de Jesús, pídanos que aumentemos nuestra esperanza en la resurrección.
Ustedes que han vivido la caridad hacia sus hermanos, le han pedido a Jesús que incremente nuestro amor por todos.

Finalmente, glorioso mártir San Sebastián, protégenos contra la peste, el hambre y la guerra; defender nuestras plantaciones
y nuestros rebaños, que son los dones de Dios para nuestro bien y para el bien de todos.
Y defiéndenos del pecado, que es el mayor de todos los males.
Que así sea.»

Oración de San Sebastián – Para cerrar el cuerpo

Además del original, hay una oración de San Sebastián que tiene como objetivo «cerrar el cuerpo», es decir, es una oración que busca proteger contra enfermedades físicas y espirituales, como la energía negativa y el mal de ojo.

La oración de San Sebastián para cerrar el cuerpo es poderosa contra todo lo que se considera malo. Pruébalo ahora:

«¡Oh! ¡Mi glorioso San Sebastián! fiel soldado y siervo de Nuestro Señor Jesucristo, así como fuiste un mártir perforado y perforado con flechas afiladas en un naranjo por Nuestro Señor Jesucristo, el Hijo del Dios vivo y omnipotente, creador del cielo y de la tierra.

Yo, la criatura de Dios, imploro tu protección divina ante Dios. Los ángeles, los apóstoles santos, los mártires, los arcángeles y todos los que están en la divina presencia del Padre Eterno, el Hijo del Espíritu Santo.
Imploro su ayuda y protección divinas, protegiéndome y defendiéndome de mis enemigos, caminando, viajando, durmiendo, despierto, trabajando y negociando, rompa su fuerza, odio, venganza, ira o cualquier mal que tengan contra mí. .

Los ojos no me han visto; las manos no me han atrapado, ni me han lastimado, los pies no, no me persigan, la boca sí, no hablen y mientan contra mí, las armas, no tienen poder para lastimarme, las cuerdas, las cadenas no me atan las cárceles para que las abra las puertas, las llaves están rotas, déjenme estar libre de la guerra, mi cuerpo esté cerrado contra todo mal que esté en mi contra: hambre, plaga y guerra, con el poder de Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo, Jesús María José por la sagrada muerte y pasión de Nuestro Señor Jesucristo, por las siete espadas de tristeza de María Santísima. Con tu manto divino cúbreme y cúbreme de mis enemigos.

Yo, la criatura de Dios, cerraré mi cuerpo contra todos los peligros, naufragios, desgracias y adversidades de mi suerte, con Dios caminaré, viviré y seré feliz.

Yo, la criatura de Dios, me uno en cuerpo y alma a mi redentor, Jesucristo, perdón de mis pecados. Arranca y rompe de mí los malos pensamientos y debilidades.

Acuérdate de mí allí en tu paraíso al recordar al buen ladrón en la cruz del Calvario.
Amén.

Oración de San Sebastián para ganar una gracia

Si quieres que se logre una gracia, esta es la oración por San Sebastián. Debe dividirse en dos partes. Después de la primera oración, debes rezar un Ave María y al final de la segunda, un Padre Nuestro.

“Glorioso mártir San Sebastián, valiente patrón y defensor de nosotros, tú que has derramado tu sangre y tu vida como testigo de la fe en nuestro Señor Jesucristo, obtén de Él la gracia de ser vencedores de nuestras desgracias, que nos hacen vivir sin fe. sin esperanza y sin caridad.

Protege con tu poderosa intercesión a todos los desfavorecidos que acuden a ti, especialmente a mí. Líbranos de toda epidemia moral, espiritual y corporal. Convierte a quienes, involuntariamente o no, se convierten en instrumentos de infelicidad para los demás. Y que podamos perseverar en el mandamiento del amor, difundiendo las Buenas Nuevas del Evangelio, hasta el triunfo final.

San Sebastián, defensor de la epidemia, el hambre y la peste, ruega por nosotros. Amén.

Ahora que has aprendido a oración de san sebastian, vea también:

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)(0);
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = "https://connect.facebook.net/pt_BR/sdk.js";
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, 'script', 'facebook-jssdk'));

// script to override tags to share the url
function shareOverrideOGMeta(overrideUrl, overrideTitle, overrideDescription, overrideImage) {
FB.ui({
method: 'share_open_graph',
action_type: 'og.shares',
action_properties: JSON.stringify({
object: {
'og:url': overrideUrl,
'og:title': overrideTitle,
'og:description': overrideDescription,
'og:image': overrideImage
}
})
},
function (response) {
// Action after response
});
}