Oración del Justo Juez

Oración del Justo Juez

Esta oración al Justo Juez es aquella que va dirigido al Señor Jesucristo nuestro único juez delante del Dios Padre.

Es importante saber que las oraciones tienen que hacerse creyendo.

La palabra del señor nos enseña que si le buscamos debemos creer que él estará atento a escucharnos y este es el secreto de todo esto, el creer.

Sin fe las oraciones son solo palabras vacías que no llegan a ninguna arte y no cumplen el propósito por el cual fueron hechas.

Por todo esto se hace necesario conocer cuáles son los principales motivos que nos llevan a orar, muchas personas le piden al justo juez solo por rutina pero no desde el corazón  y entonces la oración pierde efectividad.

¿Quién es Justo Juez?

Oración del Justo Juez

El señor Jesucristo es nuestro amigo, hermano y nuestro Justo Juez. 

A él se le pide por muchas cosas y una de las peticiones más comunes es por protección  para nosotros y nuestros familiares.

Muchos cristianos hacen esta oración todos los días y esto debe ser así ya que cada día el mal está acechando y siempre es bueno salir de casa con la protección del Justo Juez sobre cada uno de nosotros. 

Esta es una oración que se hace desde el corazón ya que ponemos en sus manos lo más parecido que tenemos que siempre son nuestros hijos y familia en general.

Hacer esta oración antes de comenzar la jornada diaria, con toda la familia en el desayuno resulta muy buena idea ya que además fomentamos la práctica de la unidad en la familia y cumplimos con lo que dice la palabra de Die soque si dos o tres se pusieren de acuerdo y pidieran al Padre en Nombre de Jesús él concedería las peticiones desde los cielos. 

Oración del justo juez original católica

¡Oh divino y Justo Juez que extiendes tu mano a pobres y ricos!

Amante eterno del perdón y de la caridad, Luz espiritual que alumbra los caminos más oscuros, Palabra de vida y de amor profundo, Enseñanza y testimonio que nos alimenta con la oración.

Tú que padeciste los maltratos y humillaciones más terribles, Que siendo Santo y puro aceptaste con humildad los peores castigos, Tú que siendo el rey de reyes, el que vive y reina sobre todo mal y toda la humanidad, Acogiste sin murmurar ni reproche los más dolorosos golpes, Y entregaste todo por nuestra salvación, Llegue hasta ti nuestra oración y nuestra petición.

Demonios y poseídos de ti huían por el poder de tu oración, Levantaste enfermos de sus lechos, Curaste a los ciegos de su ceguera, Devolviste la salud a los leprosos, Diste vida y pan a los que te seguían.

Multiplicaste los peces y los panes para dárselo a la multitud, Abriste las aguas y por ellas caminaste, Diste el día y la noche, La paz y la armonía, Tú nuestro Juez Justo sin reparo acompañas a tu pueblo, Sin limitaciones lo entregas todo, Y cumples con tu promesa, Cuando un devoto a ti acude, No humillas ni traicionas, No ofendes ni lastimas, Tú nos enseñas por medio de parábolas, Dejas en una herencia eterna en las Sagradas Escrituras, Escuchas nuestra oración y acudes a nuestro favor.

Amén.

La oración siempre es una manera de elevar, además de nuestras peticiones, nuestras alabanzas y agradecimientos a ese Dios que nos brinda protección todos los días del mundo a nosotros y a nuestros familiares.

Al hacer esa oración sabemos y creemos que la protección divina va delante de nosotros en todo lo que hagamos ese día.

La iglesia católica tiene un modelo de oración al Justo Juez original, en este ejemplo de oración vemos que se comienza reconociendo todos los atributos de Jesucristo para luego hacerle la petición y terminar agradeciendo el favor concedido, esto último como un acto de fe confiando en que el milagro ya está hecho.

Oración al justo juez para hombre 

Fieras que me atacan, Leones que me rugen, La maldad impera a mi lado, Siento temor y angustia. Ya no soy capaz de caminar, Me da miedo la injusticia,

Mis adversarios se burlan, Creen tener poder, Y aunque mi cobardía aparece, Existe un ser Supremo, Que sin duda siempre viene a mi auxilio.

Justo Juez ven, ven pronto a mí, Desplaza todo lo malo, Otros hombres me agreden y atormentan, Justo Juez ven, ven pronto a mí.

Grito y busco tu presencia en mi vida, Soy un hombre frágil, Te busco y no te encuentro, Ven, ven mi Amado Juez.

Que la hechicería y la maldad, Que el ocultismo y la santería, Que el demonio y el pecador, Dobleguen su cabeza, Váyanse de mi lado, Retírense prontamente, Justo Juez ven a mi auxilio, Te lo pido por favor.

Ya llega la calma y la serenidad, Ya los hombres aplauden y veneran tu nombre Santo, Gracias te doy Oh mi Justo Juez, Gracias eternamente, Aleluya, Amén.

Esta oración en específico existe por el grado de violencia que se está viviendo en los últimos tiempos, es muy difícil ir por la calle en un día cualquiera y no percibir el ambiente cargado de malas energías.

Es por esto que esta oración es tan importante ya que le pedimos al Justo Juez que traiga paz y sosiego al corazón del hombre para que de esta manera cese la violencia.

Solo el buen corazón de Jesucristo puede transformar el ml corazón en uno bueno y los buenos deseos en bendiciones.

Nd mejor para acabar con el maltrato y la violencia que una oración cargada de fe  buenos propósitos, sin egoísmo y hecha desde el alma.

Oración justo juez para liberar a un preso 

Querido Señor Jesús. Tú naciste libre.

Tu espíritu todopoderoso es libre, aunque tu cuerpo físico aparentemente no lo esté.

Él, que es tu presencia divina, está dentro de tí, te acompaña siempre yo invoco a esa presencia espiritual en ti y le pido que te saque en libertad, esa libertad que a todo ser viviente le corresponde por derecho de conciencia.

Yo soy la puerta abierta que ningún ser humano me puede cerrar y esa puerta que te lleva hacia la paz, hacia el amor a Dios y a tu prójimo, hacia el bien y hacia tu felicidad, se te va a abrir ancha y franca, ahora y para siempre.

Amén.

Esta oración justo juez completa para liberar a un preso es muy fuerte.

Vivir este mal momento con un familiar o amigo sin duda es una de las peores experiencias por las que se puede pasar.

Par el que se encuentra privado de libertad es un proceso doloroso en los que muchas veces la oración es la única que puede brindar un poco de paz y esperanza.

Al Justo Juez Jesucristo se le pide para que las decisiones tomadas en cuanto a l condena sean reconsideradas, que se abran los entendimientos y se pueda actuar del lado de la justicia. 

De igual manera  la petición se puede extender para solicitar un poco de paz y paciencia, tratando de hacer lo que dice la palabra de Dios, interceder por nuestro prójimo.

Oración del justo juez para casos difíciles 

Divino y Justo Juez de vivos y muertos, eterno sol de justicia, encarnado en el casto vientre de la Virgen María por la salud del linaje humano.

Justo Juez, creador del cielo y de la tierra y muerto en la cruz por mi amor.

Tú, que fuiste envuelto en un sudario y puesto en un sepulcro del que al tercer día resucitaste, vencedor de la muerte y del infierno. Justo y Divino Juez, oye mis súplicas, atiende a mis ruegos, escucha mis peticiones y dales favorable despacho.

Tu voz imperiosa serenaba las tempestades, sanaba a los enfermos y resucitaba a los muertos como Lázaro y al hijo de la viuda de Naim.

El imperio de tu voz ponía en fuga a los demonios, haciéndoles salir de los cuerpos de los poseídos, y dio vista a los ciegos, habla a los mudos, oído a los sordos y perdón a los pecadores, como a la Magdalena y al paralítico de la piscina.

Tú te hiciste invisible a tus enemigos, a tu voz retrocedieron cayendo por tierra en el huerto los que fueron a aprisionarte, y cuando expirabas en la Cruz, a tu poderoso acento se estremecieron los orbes. Tú abriste las cárceles a Pedro y le sacaste de ellas sin ser visto por la guardia de Herodes.

Tú salvaste a Dimas y perdonaste a la adúltera.

Te suplico, Justo Juez, me libres de todos mis enemigos, visibles e invisibles: la Sábana Santa en que fuiste envuelto me cubra, tu sagrada sombra me esconda, el velo que cubrió tus ojos ciegue a los que me persiguen y a los que me deseen mal, ojos tengan y no me vean pies tengan y no me alcancen, manos tengan y no me tienten, oídos tengan y no me oigan, lengua tengan y no me acusen y sus labios enmudezcan en los tribunales cuando intenten perjudicarme.

¡Oh, Jesucristo Justo y Divino Juez!, favoréceme en toda clase de angustias y aflicciones, lances y compromisos, y haz que al invocarte y aclamar al imperio de tu poderosa y santa voz llamándote en mi auxilio, las prisiones se abran, las cadenas y los lazos se rompan, los grillos y las rejas se quiebren, los cuchillos se doblen y toda arma que sea en mi contra se embote e inutilice. Ni los caballos me alcancen, ni los espías me miren, ni me encuentren.

Tu sangre me bañe, tu manto me cubra, tu mano me bendiga, tu poder me oculte, tu cruz me defienda y sea mi escudo en la vida y a la hora de mi muerte.

¡Oh, Justo Juez, Hijo del Eterno Padre, que con Él y con el Espíritu Santo eres un solo Dios verdadero!

¡Oh Verbo Divino hecho hombre!

Yo te suplico me cubras con el manto de la Santísima Trinidad para que libre de todos los peligros y glorifiquen tu Santo Nombre.

Amén.

¡Reza la oración del divino y justo juez para casos difíciles con mucha fe!

Jesucristo, cuando estuvo en la tierra, fue testigo directo de lo que puede llegar a maquinar la mente humana, lo sintió en carne propia cuando decidió entregar su vida por amor de nosotros.

Es por esto que nadie mejor que él entiende los procesos difíciles, sabe cómo nos sentimos, lo que pensamos y nos guía  hacer lo que es correcto hacer aunque en el momento no se vea tan claro.

No hay petición difícil que no se pueda solucionar desde una oración con mucha fe, Dios siempre cumple sus promesas.

¿Cuándo puedo rezar las oraciones?

Puedes rezar la oración del Justo Juez siempre que quieras.

No tiene hora, minuto, día de la semana ni horario. Debes rezar cuando necesites y cuando tengas voluntad y mucha fe.

Más oraciones:

Responder

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar