Oración de las almas. Es bien conocido por los católicos. Esto se debe a que la Iglesia ha predicado durante años que las personas que cometieron pecados en sus vidas después de morir pasan un período en el purgatorio para purificarse. Pero cuando se dice esta oración, es una forma de ayudar a las almas de todos estos individuos a asegurar la purificación y finalmente encontrar su camino hacia Dios.

Hay varias oraciones que se convierten en almas. Existen aquellos específicos para las almas abandonadas, aquellos que necesitan protección y gracia, o incluso para que nuestros seres queridos puedan encontrar la luz. Todos tienen antecedentes distintos y una popularidad única. Comprender más sobre oración de almas con las historias de abajo.

Oración de las almas – El origen

La leyenda de San Cipriano dice que cada siete años, 13 almas que vinieron de una catástrofe vendrían a Dios. Pero no serían lo suficientemente puros para ir directamente al cielo y no serían lo suficientemente malos como para ser enviados al infierno. Entonces la solución fue encontrar una manera de arrepentirse.

Para resolver este callejón sin salida, San Pedro decidió que lo ideal sería que vagaran por la tierra. Por lo tanto, estarían obligados a ayudar a las personas en agonía hasta que pudieran enfrentar sus pecados con amabilidad. Luego, la oración de las almas llegó con la intención de que estas 13 almas benditas pudieran cumplir su misión y encontrarse con Dios.

Oración de las almas abandonadas

“¡Oh, santas y benditas almas del purgatorio! ¡Oh, almas que han pasado por los sufrimientos y las angustias de la muerte! ¡Oh almas de ahogado, quemado, torturado y fusilado en la guerra! ¡Oh, almas de mis parientes y amigos muertos! ¡Oh alma de los asesinados, encarcelados y agraviados! ¡Oh almas de esclavos y paganos bien intencionados!
¡Oh almas olvidadas y abandonadas! ¡Oh, santas y benditas almas del purgatorio que están sufriendo y sufriendo para lograr la purificación completa y luego entrar en la vida eterna! Almas santas y benditas, oro e intercedo por ti ante Jesucristo, el Salvador.
Oh Jesucristo, por tu sudor de sangre, por la corona de espinas, por los clavos en las manos y los pies, por el empuje de la lanza en tu corazón, por el último aliento en la cruz, aliviando los dolores y acortando las plumas de las almas santas y benditas de las almas. purgatorio Y ustedes, almas santas y benditas, vengan en mi ayuda, ayúdenme en mis problemas. Responde mi solicitud, ayúdame a resolver mi problema.
A través de la sangre de Cristo derramada en la cruz, échame de Dios Padre, la gracia que tanto necesito. A través de María, la Madre de los Dolores y Nuestra Señora del Monte Carmelo, que ha prometido ayudar a las almas y librarlas del fuego del purgatorio y responder a sus súplicas, me alcanzan para recibir la gracia que tanto necesito. Amén.

Oración de las almas benditas para pedir una gracia

«¡Oh! Mis 13 Almas Benditas, conocidas y entendidas, les pido que, por el amor de Dios, presten atención a mi pedido. Mis 13 Almas Benditas, conocidas y entendidas, les pido que, por la sangre que Jesús derramó, atiendan mi petición.
A través de las gotas de sudor que Jesús derramó de Su Sagrado Cuerpo, atienda mi pedido. Mi Señor Jesucristo, que tu protección me cubra, tus brazos me mantengan en tu corazón y me protejan con tus ojos. Oh Dios de la bondad, eres mi abogado en la vida y en la muerte; Te pido que prestes atención a mis peticiones, líbrame del mal y dame suerte en la vida.
Seguí a mis enemigos; que los ojos malvados no me vean; Cortar las fuerzas de mis enemigos. Mis 13 Almas Benditas, conocidas y entendidas, si me hacen alcanzar esta gracia (digamos gracia), me dedicaré a ustedes y les enviaré mil impresiones de esta oración, y también rezaré una misa”.

Ahora que conoces a los poderosos oración de almas aquí hay otras oraciones que pueden ayudarlo en momentos críticos de su vida: