Alabado Padre creador, tú que eres milagroso, vengo sin máscaras hasta ti para confesar mis pecados. Santo Padre, te quiero contar lo que hoy me inquieta, aquello que no me deja dormir tranquilo angustiando mis días y noches. Solo a ti debo confiar mis penas, solo tú puedes acompañarme en mi camino de caídas, te ofrezco la oración al Señor de los milagros.

oración-al-señor-de-los-milagros-1

Oración para orara al Señor de los milagros:

Confío en ti Padre, creo en ti, mi fe está contigo, solo a tu lado consigo refugiarme. Anhelo que tu santa voluntad venga a sanarnos en cuerpo y alma, te pido que protejas y acompañes a mis seres amados, te ruego que reine la paz y la salud en mi hogar.

Tú que creaste para nosotros un mundo perfecto, cada detalle de tu creación es perfecto y precioso; sigue obrando por nosotros tus hijos que habitamos la tierra, danos fortaleza para enfrentar la adversidad y la maldad que se ha acrecentado.

Porque sabemos que eres misericordioso y amas a tus hijos; te rogamos que sanes a aquellos que sufren enfermedades, dale fortaleza al débil y alimenta a los hambrientos de pan y de espíritu. Deseamos que cese la maldad en el mundo y en nuestros corazones.

Concédenos el favor que hoy te suplicamos amado Padre (se realiza la petición de importancia).

Gran Señor de los milagros, óyenos y no olvides anotarnos en el libro de la vida. Sabemos que te duele vernos sufrir, pues eres un Dios bueno y misericordioso, no te gusta que tus hijos divaguen agotados sin rumbo y afligidos; sé tú nuestro camino y luz, guíanos en las tinieblas.

Esta oración dirigida a ti, Señor de los milagros, la hacemos tus devotos para pedir tu apoyo, no nos desampares Señor, escucha lo que hemos suplicado a tus pies.

Creemos en ti que resucitaste y estás sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso, tú tienes victoria sobre la muerte y eres quien nos da el don de la vida. Gracias por darnos el preciado tesoro de vivir, danos fuerza para crecer  en gracia, amor, humildad y lealtad hacia ti.

Tú Señor de los milagros, que vives y reinas en el cielo; aléjanos del egoísmo, pues tu nos pides amar a nuestro prójimo como nos amamos a nosotros mismos, aíslanos de la violencia, de la injusticia y la vanidad. Permite amado Padre, que el camino que sigamos a tu lado, sea el camino que nos guíe hacia la luz, hacia tu luz de paz y justicia.

Dame luz del Espíritu Santo a la hora de tomar decisiones, para que mi camino tenga como final tu hoguera de misericordia. Quiero ser testigo de tu inminente victoria contra la maldad que habita nuestro mundo, quiero presenciar y testificar el amor y la vida eterna  tu lado.

Esta oración solo podría ser para un Señor tan milagroso como tú, que eres omnipotente, no me dejes caer  y levántame cuantas veces sea necesario para comprender el mensaje que quieres que yo aprenda. Concédeme el milagro que te he pedido, te lo ruego (rogamos) Señor.

Quiero caminar y estar acompañado por el hijo, el Padre y el Espíritu Santo, anhelo siempre llevarlos a mis espaldas. Otra oración que puede interesarte: Oración del corderito manso 

Oración-al-señor-de-los-milagros-2

Oración al Señor de los milagros y Rey del universo:

Bendito Señor de los milagros, me tomo el atrevimiento de llamar tu presencia frente a mí, para que oigas mis peticiones; tú que todo lo puedes, pues eres milagroso y misericordioso, escúchame, permite que mis palabras y pensamientos broten de mis labios con fluidez para hacerme comprender ante ti, amado Padre.

Te veo en todas partes Dios omnipresente y milagroso; te percibo en el milagro de la vida y en cada mirada de niño y anciano.

Permite que pueda encontrarte en todas partes, en cada rincón de mi vida y mi alma; tú milagroso Señor quédate frente a mí para iluminar mi camino y defenderme de la adversidad, permanece a mi lado para darme seguridad y tu sabia compañía, mantente detrás de mí, junto a tus arcángeles para protegerme y cuidar mis espaldas de la maldad enemiga.

Permanece debajo de mí y de mi hogar para que seas nuestra base y sustento diario, siendo tú nuestro suelo, no habrá viento que pueda derrotarnos, anhelamos tu permanencia sobre nuestra familia para que nos bañes diariamente de tus bendiciones y nos alimentes con tu bondad y benevolencia. No nos abandones nunca Padre, sé nuestro camino y líbranos de vanidad, queremos ser humildes como tú.

Trabaja a mi lado, diariamente, para que me des la fuerza y creatividad que necesito; anhelo que mis palabras nunca te ofendan, al contrario, son para alabarte y bendecirte. Ruego porque mi oración sea agradable a ti, porque es sincera y transmite lo que estoy sintiendo  en mi corazón.

Quiero que la súplica que traigo ante ti el día de hoy, sea tan noble y humilde como la petición de un niño, libre de maldad y de vanidad, estoy ante ti para adorarte eternamente.

Quiero una vida al servicio de un mundo más humano, tener un sentido orientado por ti, deseo un horizonte que me llame porque allá está tu luz y tu verdad, solo anhelo seguir un recorrido que me guíe hasta un final a tu lado, para pasar mi vida después de la muerte bajo tu amor y bajo el manto de tu Madre la sagrada virgen María.

Toda mi voluntad es para ti Señor de los milagros, mi amor y mi oración más sencilla y sincera es lo único que puedo ofrecerte, pongo a tus pies mi eterna lealtad y te suplico de todo corazón que me apoyes en esta petición que debo elevarte (Une tus manos y realiza tu petición de corazón y con mucha fe).

No soy digno de que entres a mi hogar, pero una palabra tuya será suficiente para sanarnos y resguardarnos.  Este hogar de tus devotos, Señor de los milagros, te ruega por aquella carga que les agobia. No nos desampares y escúchanos a nosotros tus hijos fieles oh amado Padre santo, Amén.