[ad_1]

Un La oración de nuestro señor Es la oración cristiana más popular y famosa. Obtuvo su significado dentro del cristianismo al ser enseñado a los fieles por Jesucristo mismo, no solo por la oración. Algunos relatos de este momento están en el Evangelio de Mateo y el Evangelio de Lucas. Entonces aprende ahora cuán importante es esta oración.

Cuando cantamos o recitamos la oración de la Oración del Señor, estamos reforzando elementos muy importantes, incluso fundamentales para el cristianismo, ver:

  • Adoración «Santificado sea tu nombre»;
  • Sumisión: «Hágase tu voluntad»;
  • Solicitud de provisión: «Danos hoy nuestro pan de cada día»;
  • Solicitud de perdón: «Perdona nuestras ofensas»;
  • Liberación del perdón: «Como perdonamos a los que nos ofenden»;
  • Solicitud de protección: «Y no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal».

El momento en que Jesús enseñó la Oración del Señor

Según la Biblia, enseñar esta oración de la Oración del Señor a los fieles no fue algo programado por Jesús. Vino de una solicitud espontánea de uno de sus discípulos que dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan el Bautista también enseñó a sus discípulos», y en respuesta a esta petición, Jesús dijo la oración más conocida del mundo.

Él dijo: “Oraréis así, Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino, Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y perdónanos nuestras deudas, como perdonamos a nuestros deudores; Y no nos dejes caer en la tentación; pero líbranos del mal; Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, para siempre. Amén.

La oración y las religiones de nuestro padre

Pocas personas lo saben, pero la Oración del Señor no es muy popular solo en el catolicismo, sino todo lo contrario. Entre los espiritistas, por ejemplo, también es una oración muy popular y se hace regularmente, pero con algunos cambios en el texto. Y lo mismo es cierto de la Iglesia Católica Ortodoxa, la Iglesia Anglicana y la Iglesia Protestante.

Oración del Padre Nuestro

«Padre nuestro que estás en los cielos,
Santificado sea tu nombre.
Tu reino ven a nosotros.
Hágase tu voluntad,
En la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas,
Así como perdonamos a los que nos han ofendido.
Y no nos dejes caer en la tentación
Pero líbranos del mal.
Amén.

La oración de nuestro padre en la versión espiritista

“Padre nuestro que estás en los cielos a la luz de los soles infinitos;
Padre de todos los afligidos en este mundo de burlas;
Santificado, Señor, deja que tu nombre sea sublime;
Que se expresa en todo el universo;
Concordia, ternura y amor.
Ven a nuestros corazones;
Tu reino de bondad;
De paz y caridad;
En el camino de la redención;
Guarda tu mandamiento;
Quien no vacila ni se equivoca en el cielo, como en toda tierra;
De lucha y sufrimiento.
Evítanos a todos los malvados;
Danos el pan del camino;
Hecho de luz, en cariño;
De pan espiritual; Perdónanos, mi Señor;
Las deudas oscuras;
De pasados ​​espeluznantes;
Iniquidad y dolor.
Ayúdanos también a nosotros;
En los sentimientos cristianos;
Amar a nuestros hermanos;
Quienes viven lejos de ser buenos.
Con la protección de Jesús;
Libra nuestra alma del error;
Sobre el mundo del destierro;
Lejos de tu luz. Cual es tu iglesia ideal;
Sé el altar de la caridad;
Donde se hace la voluntad;
De tu amor …

Aprovechando el hecho de que ahora conoce las formas más populares de hacer La oración de nuestro señor, mira más oraciones a continuación:

[ad_2]