Estas palabras del Señor Jesús merecen reverencia, él es la fuente inagotable de palabra de vida eterna para todos los que vienen a él.

Jesús fue muy claro al mencionar estas palabras, el mensaje es sencillo pero con gran significado que trasciende los cielos.