Usos del condicionamiento clásico en las aulas


Usos del condicionamiento clásico en las aulas.

El término conductismo, también conocido como conductismo o conductismo, se refiere a una teoría de la psicología que estudia todo el comportamiento en la forma en que fue adquirido. El condicionamiento clásico es una forma de conductismo en la que un estímulo específico produce una respuesta predecible. El ejemplo más común es cuando los perros huelen un alimento que les hace salivar. Cuando se hace sonar una campana en cada comida, los perros empiezan a salivar en respuesta a la campana, incluso sin la presencia de la comida. El condicionamiento clásico puede desempeñar diferentes funciones en el aula.

Reforzar el aprendizaje

Los profesores que desean utilizar técnicas conductuales para reforzar el aprendizaje son más propensos a utilizar técnicas de condicionamiento operante. Esto implica el castigo y la recompensa, que puede hacer el profesor simplemente ofreciendo una recompensa (elogios, por ejemplo) por un trabajo bien hecho o un castigo (una lección extra) por no hacerlo bien. El condicionamiento clásico no puede utilizarse tan directamente, pero a menudo puede funcionar junto con el condicionamiento operante para reforzar el aprendizaje. Por ejemplo, si el ambiente general de la clase es de alabanza y disfrute durante el aprendizaje, el alumno asociará este disfrute con la lección concreta y será más probable que participe.

Aprendizaje interrumpido

Los alumnos que han aprendido a asociar las situaciones amenazantes o temibles con las experiencias en el aula pueden tener más dificultades. Por ejemplo, los alumnos suelen asociar los exámenes de matemáticas con la ansiedad y la presión de un examen. Esta respuesta condicionada puede estar basada en experiencias tempranas en la escuela primaria, donde el niño se enfrentó, por ejemplo, a exámenes cronometrados de alta presión. Incluso de mayor edad, un estudiante puede tener respuestas autonómicas, como sudoración y aumento de la frecuencia cardíaca, simplemente al pensar en hacer un examen o al enfrentarse a problemas matemáticos difíciles. En el aula, los profesores pueden ser conscientes de los efectos del condicionamiento clásico en la ansiedad ante los exámenes y crear un entorno de aprendizaje y pruebas que refuerce la sensación de calma y concentración. Cuando el alumno, con el tiempo, realiza los exámenes en un entorno positivo y con poca presión, la reacción condicionada clásica se extingue y desaparece.

Te puede interesar:  Pérdida de pelo alrededor de los ojos del perro

Otras funciones del condicionamiento clásico

Es importante recordar que, a diferencia del condicionamiento operante, el condicionamiento clásico no puede suprimirse sólo con la fuerza de voluntad. Las reacciones vinculadas al condicionamiento clásico son involuntarias. Es posible suprimir las conductas, pero no los impulsos asociados a ellas. Por ejemplo, si un profesor utiliza caramelos para reforzar positivamente las respuestas correctas, los alumnos asociarán (clásicamente) el éxito con el sabor del azúcar. Si luego el profesor deja de usar caramelos, aunque explique el motivo del cambio, es probable que los alumnos sigan deseando el azúcar al dar respuestas positivas.

Parada Creativa
IK4
Descubrir Online
Seguidores Online
Tramitalo Facil
Minimanual
Un Como Hacer
ForoPc
TipoRelax
LavaMagazine
Erraticario
Trucoteca
ZonaHeroes