El herpes labial es una enfermedad infecciosa ocasionada por el virus herpes humano tipo 1 que presenta síntomas no solo en los labios, sino más bien asimismo en la boca y en torno a la boca, nariz y ojos. Es una infección común en las personas de todas y cada una de las edades, aun en los bebés que acostumbran a ponerse todo en la boca o bien contraen el virus cuando reciben besos de personas contagiadas. Conoce, a continuación, los mejores tratamientos para el herpes labial:

De qué forma tratar el herpes labial

El herpes labial presenta sus síntomas empezando con un ligero hormigueo en los labios, con ligero ardor. Al día después comienzan a aparecer pequeñas burbujas con un líquido transparente dentro. Cuando explotan, se ven feriados que naturalmente comienzan a cicatrizar.

Los tratamientos para el herpes labial no siempre y en toda circunstancia son precisos, en tanto que las heridas se van solas en el momento en que el organismo de la persona se recobra del motivo por el que las lesiones aparecen. Mas hay tratamientos muy eficientes para reducir la duración de las heridas en hasta cinco días, lo que naturalmente puede llevar una semana o bien un tanto más, en dependencia del estado de salud del paciente.

Fármacos antivirales

Los antivirales pueden ser comprimidos o bien pomadas y han de ser prescritos por el médico por lo menos la primera vez que la persona no sepa de qué forma tratarlos. Aun pues los síntomas más incómodos acostumbran a aparecer solo la primera vez. Entonces, en las próximas veces, la tendencia es que las heridas sean menos intensas y se curen de forma más veloz.

Buena higiene personal como uno de los principales tratamientos para el herpes labial

Aparte del fármaco contra el virus, el tratamiento casero consiste solamente en sostener una buena higiene personal para eludir trasmitir el virus a otras personas, puesto que puede pasar por contacto con objetos personales infectados.

Alimentación saludable

Sostener un estilo de vida sana con una dieta equilibrada asimismo es fundamental para eludir que ocurra una nueva crisis, puesto que el virus acostumbra a manifestarse toda vez que el sistema inmunológico se desgasta. Por tanto, es esencial optar por el consumo de frutas, verduras, verduras, leguminosas, carnes, huevos, lácteos, semillas y granos integrales de forma variadísima y eludir los industrializados que no ofrecen valor nutritivo al organismo.