El tratamiento del cáncer de pulmón, es una terapia que se indica para el tipo de neoplasia compleja que aparece en el tejido celular de los pulmones, suele aparecer en personas que son fumadores con constancia. El médico debe evaluar que tratamiento es el mejor para el paciente.

tratamiento del cáncer de pulmón

Tratamiento del cáncer de pulmón

Las opciones de tratamiento para el cáncer de pulmón no microcítico -uno de los mas comúnes- (CPCNP), que no es quirúrgico se basa principalmente en la etapa (extensión) del cáncer, pero otros factores, como la salud general y la función pulmonar de una persona, así como ciertos rasgos del cáncer en sí, también son importantes.

Existen diferentes tratamientos para este tipo de cáncer, que posterior a hacer el diagnóstico los médicos determinarán cual es el más pertinente para el paciente, se debe tomar en cuenta que tan avanzado está el cáncer, la salud del paciente y el tamaño del mismo.

Por lo que, si el paciente fuma constantemente, el primer paso más importante para el tratamiento es intentar dejar el tabaco, existen cifras que determinan que los pacientes que dejan de fumar, tienen mejores pronóstico que los que no lo hacen.

Asimismo, para el tratamiento de neoplasias ocultas, se suelen visualizar tejido celular cancerígeno en la citología pertinente a la mucosa, pero el tumor no puede ser hallado claramente con una broncoscopia o una radiografía, porque está oculto. Usualmente, este tipo de cáncer se encuentra en sus principios, luego de pasado unos meses las pruebas mencionadas anteriormente se repiten para hallar el posible tumor, si se encuentra, dependiendo de lo avanzado que este se determinará un tratamiento.

El tratamiento en estadio 0 del NSCLC, al limitarse la membrana que recubre las vías respiratorias al no invadir el tejido pulmonar y otras zonas, normalmente se hace mediante una cirugía pequeña, sin necesidad de quimioterapia o radioterapia. Si el tumor está lo suficientemente sano, para hacer una intervención quirúrgica usualmente se hace a través de una resección en cuña (encargada de extirpar el lóbulo pulmonar) o una segmentectomía.

Si el tumor se encuentra en la tráquea, puede afectar a los bronquios principales, esto es tratado con una resección en manguito, en ciertos casos puede ser bastante complicado extirpar el mismo de forma completa sin extirpar el lóbulo (procedimiento conocido como lobectomía), o en casos extremos el pulmón completo (neumonectomía). Existen tratamientos no quirúrgicos, como la terapia fotodinámica, la terapia láser o braquiterapia que hace uso de radiación interna, para el tipo de cáncer de estadio 0, que puede curarse con este tipo de terapias.

Por consiguiente, el tratamiento de NSCLC en etapa I, la única terapia pertinente es la cirugía, que se hace extirpando el lóbulo del pulmón que tiene el tumor o sacando una parte mínima del pulmón (resección de la manga, segmentectomía o resección en cuña). Por lo que, ciertos ganglios linfáticos que se encuentren en el interior del tejido celular pulmonar y el espacio entre ellos, se erradicarán y serán evaluados para determinar células cancerígenas.

La segmentectomía o resección en cuña generalmente es una opción solo para cánceres en estadio I muy pequeños y para pacientes con otros problemas de salud que hacen que la eliminación de todo el lóbulo sea peligrosa. Aún así, la mayoría de los cirujanos creen que es mejor hacer una lobectomía si el paciente puede tolerarla, ya que ofrece la mejor posibilidad de curación.

tratamiento del cáncer de pulmón

Para los pacientes que tienen neoplasia de pulmón no microcítico en estadio I, tienen elevados riesgos de que reaparezca el tejido celular (dependiendo del tamaño, la zona y otros factores), la quimioterapia adyuvante posterior a la cirugía puede en ocasiones disminuir el riesgo del cáncer. No obstante, los doctores no siempre se encuentran seguros de como indicar que pacientes son más propensos a ser ayudados con la quimioterapia, existen análisis de laboratorio que evalúan los genes de las células cancerígenas, y hay evaluaciones para ver si estos son precisos.

Posteriormente, al tratamiento quirúrgico se analiza la muestra extraída para determinar si hay existencia de células cancerígenos (denominada márgenes positivos). Lo que significa que puede haber existencia del tejido cancerígeno en esta, por lo cual se hace una segunda cirugía, para garantizarle al paciente que se erradicó todo el cáncer -seguido de quimioterapia-, también se puede hacer uso de la radioterapia postcirugía.

Si el paciente tiene problemas severos en su salud que le prohiben al mismo tener la cirugía, se le recomienda al paciente radioterapia estereotáctica corporal (SBRT), u otro tipo de radioterapia como el tratamiento inicial. La ablación por radiofrecuencia (ARF), puede ser una alternativa si el quiste es mínimo y no se encuentra internamente en el pulmón.

El tratamiento de NSCLC en estadio II, las personas que lo padecen y se encuentran en un buen estado de salud, para someterse a tratamiento quirúrgico, normalmente se hacen lobectomías o resección de la manga, y en ocasiones se extirpa el tumor completo. Los ganglios linfáticos suelen erradicarse, ya que pueden tener tejido cancerígeno en los bordes de las células que fueron extirpados, que son factores de gran relevancia al momento de planificar el tratamiento.

Existen casos en los que se recomienda quimioterapia en asociación a la radioterapia, antes de la cirugía para intentar disminuir el tamaño y facilitar la intervención del paciente. Luego de la cirugía, normalmente se evalúa el tejido que es extraído para observar si existen células cancerígenas en los bordes, denominados márgenes positivos. Si estos no son tratados, usualmente se le aconseja la quimioterapia posterior a la cirugía para erradicar cualquier célula cancerígena.

En los cánceres tipo I, las pruebas del laboratorio más actuales se están analizando y pueden ayudar a los doctores a indicar que pacientes necesitan o ameritan la quimioterapia, y cuales son los que no van a recibir beneficio alguno de el. Si tiene una salud grave, no tendrá una intervención quirúrgica probablemente, por lo que tendrá la radioterapia como terapia inicial.

tratamiento del cáncer de pulmón

El tratamiento para el CPCNP en etapa IIIA, puede indicar ciertas asociaciones con la radioterapia, quimioterapia e intervención quirúrgica, es por ello que al momento de planear el tratamiento para el CPCNP, en estadio IIIA, usualmente amerita la intervención de un médico especialista oncólogo, cirujano del tórax y un oncólogo encargado de la radiación. Las opciones del tratamiento dependerán del tamaño de la neoplasia, la zona y a que tipo de ganglios linfáticos se ha prolongado, además del estado general de salud y el progreso del tratamiento.

Para aquellas personas aquellas pueden tolerar el tratamiento, que empieza con quimioterapia, asociado radioterapia. Posterior a eso, la intervención quirúrgica suele ser una opción si el doctor considera que puede erradicar el cáncer de forma permanente y el paciente tiene una salud estable, en ciertos casos la cirugía puede ser una opción inicial del tratamiento, luego de esto se acompaña de quimioterapia o radioterapia si no se  hizo nada.

El NSCLC en etapa IIIB se prolongó hasta los ganglios linfáticos que están ubicados bastante cerca del otro pulmón, incluso en el cuello y también pudo haber aumentado hasta transformarse en composiciones  relevantes en el tórax. Estas neoplasias pueden erradicarse de manera completa, a través de cirugía, de igual manera con otras clasificaciones del cáncer de pulmón. El tratamiento dependerá de la salud clínica de la persona, ya que si no tiene una salud adecuada no puede recibir quimioterapia, pero si radioterapia, que puede erradicar a gran magnitud estas células.

No obstante, los pacientes que no tienen una salud adecuada normalmente pueden ser tratados con sesiones de quimioterapia pequeñas, acompañada de radioterapia, o dependiendo del caso únicamente quimioterapia. Este tipo de neoplasia son complicadas de ser tratadas, por lo que formar parte de algún ensayo clínico puede ser beneficioso para ciertos pacientes.

tratamiento del cáncer de pulmón

El NSCLC en etapa 4 suele estar bastante diseminado cuando se diagnóstica, porque este tipo de neoplasia hace metástasis a sitios muy alejados, por lo cual son difíciles de tratar. Las opciones del tratamiento para cada paciente, dependerá de a cual lugar de haya prolongado el tejido celular cancerígeno, la cantidad de tumores y el estado de salud de cada paciente.

Al igual que en las demás etapas, si el paciente tiene una salud adecuada, los tratamientos normalmente son la cirugía, la quimioterapia, la inmunoterapia y la radioterapia, que prolongan la vida y reducen la sintomatología, aunque es bastante probable que no curen a la persona. Existen otro tipos de tratamiento, como la terapia fotodinámica (TFD), o la terapia láser que se pueden emplear para ayudar al paciente a reducir los signos clínicos, se recomienda que el paciente entienda lo objetivos del tratamiento antes de haberlo iniciado.

El cáncer que se limita a los pulmones, y que se disemina únicamente a otras zonas como el cerebro, no suele ser usual, por lo que en ocasiones el cáncer se puede tratar, curar de manera quirúrgica o con radioterapia para tratar la zona afectada por las células cancerígenas, y evitar que este se propague, seguido del tratamiento de cáncer del pulmón.

Por ejemplo, un tumor único en el tejido cerebral puede ser tratado con cirugía o radiación esterotáctica, que la prosigue la radiación en todo el organismo cerebral. El tratamiento para el cáncer del pulmón se centraliza en las etapas T y N, por lo que puede incluir intervenciones quirúrgicas, quimioterapia o radiación, e incluso combinación de alguno de estos tratamientos.

tratamiento del cáncer de pulmón

De igual forma, si el cáncer se diseminó por toda la anatomía del cuerpo, anterior a que inicie cualquier tratamiento, el tumor estará bajo a pruebas de variaciones genéticas usuales, como la existentes en genes como el EGFR, ALK, ROS1 o BRAF. Si es tipo de genes ha mutado genéticamente a tejido celular cancerígeno, el tratamiento inicial, será una terapia dirigida con fármaco.

Para los tumores que tienen el gen ALK modificado, un inhibidor de ALK como crizotinib (Xalkori), ceritinib (Zykadia) o alectinib (Alecensa) a menudo puede ser el primer tratamiento. Se pueden usar otros inhibidores de ALK, como brigatinib (Alunbrig), si el crizotinib deja de funcionar o no se tolera bien.

Los pacientes que tienen mutación genética en el gen EGFR, los fármacos anti-EGFR erlotinib como el tarceva, el gefinitib (iressa) o afatinib (gilotrif), se pueden emplear como terapia inicial, a diferencia del gen Ros1 modificado, se emplea el inhibidor de ALK como lo es el crizoinib. Si el cáncer tiene cambio en el gen BRAF, se puede hacer uso de una combinación de medicamentos que son dirigidos como el dabrafenib (tafinla) o el trametinib (mekinist).

Las células tumorales también pueden analizarse para detectar la proteína PD-L1. Los tumores con niveles más altos de PD-L1 tienen más probabilidades de responder a ciertos medicamentos de inmunoterapia, por lo que el tratamiento con pembrolizumab (Keytruda) podría ser una opción como el primer tratamiento. Existen casos muy severos donde el tumor puede originar una contusión pulmonar si es muy grande, por el nivel de trauma que puede ocasionar obstruyendo las paredes pulmonares.

tratamiento del cáncer de pulmón

Tratamiento de mantenimiento

El cáncer de pulmón es un cáncer muy difícil de tratar. El factor más crítico para determinar la tasa de supervivencia es la etapa en el momento del diagnóstico. Aquellos que son diagnosticados en una etapa localizada son curables, desafortunadamente, la mayoría de las personas son diagnosticadas cuando la enfermedad se ha diseminado fuera del tórax (avanzado o distante) o involucra los ganglios en el tórax (regional).

Además, los pulmones son órganos muy sensibles y es posible que no manejen algunas formas de tratamiento fácilmente, esto ayuda a explicar por qué el cáncer de pulmón tiene una de las tasas de supervivencia más pobres de todos los cánceres. La tasa de supervivencia a dos años de los diagnosticados con cáncer de pulmón es del 25 por ciento. A los cinco años, la tasa de supervivencia cae al 15 por ciento.

Es importante discutir los objetivos del tratamiento del cáncer de pulmón con su médico. Algunos tratamientos pueden usarse para controlar el cáncer. Otros se utilizan para mejorar la calidad de vida y / o reducir los síntomas, estos tratamientos se pueden usar solos o en combinación, pero se recomienda que los entienda de forma adecuada para no crear falsa expectativa.

tratamiento del cáncer de pulmón

Tratamiento con radioterapia

La radioterapia es una forma de rayos X de alta energía que mata las células cancerosas. Se puede usar como tratamiento primario o en combinación con quimioterapia (con o sin cirugía). A menudo puede desempeñar un papel importante en pacientes con cáncer avanzado al proporcionar alivio del dolor, obstrucción de las vías respiratorias, dificultad para respirar o tos.

Este tipo de terapia es un tratamiento “enfocado”, lo que significa que está diseñado para maximizar su efecto sobre las células cancerosas mientras minimiza cualquier lesión a las células normales. La radiación para tratar el cáncer de pulmón generalmente proviene de una máquina (radiación externa). Ocasionalmente, la radiación se puede administrar internamente usando tubos que colocan una semilla radioactiva directamente dentro o cerca del tumor (radiación interna o braquiterapia).

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen principalmente de la parte del cuerpo que se trata y la dosis de tratamiento. Los efectos secundarios comunes de la radioterapia en el pecho son dolor de garganta seco; dificultad para deglutir; fátiga; cambios en la piel en el sitio de tratamiento; y pérdida de apetito.

Un área de especial innovación en la radioterapia es un enfoque de alta tecnología, a veces denominado “radiocirugía”. En pacientes muy selectos que tienen tumores pequeños pero para quienes la cirugía es insegura, la radiocirugía utiliza dosis muy altas de radiación enfocada específicamente dirigida a los pequeños tumor en el pulmón, es una alternativa efectiva.

tratamiento del cáncer de pulmón

Tratamiento quirúrgico

La cirugía todavía se considera el “estándar de oro” para tratar el cáncer de pulmón en etapa temprana. La extirpación del tumor y del tejido pulmonar circundante ofrece la mejor posibilidad de curación para los pacientes cuya enfermedad está localizada.

La cirugía debe ser realizada por cirujanos torácicos especializados con experiencia particular en el tratamiento del cáncer de pulmón y otras neoplasias malignas del tórax. Su cirujano determinará si un tumor es resecable (extraíble), no todos los tumores son resecables debido a su ubicación cerca o, si han invadido, las estructuras vitales.

En algunos pacientes con problemas médicos múltiples o mala función pulmonar, la cirugía puede no ser la mejor opción. Esto es cuidadosamente determinado por nuestro equipo multidisciplinario que incluye neumólogos, oncólogos médicos y radiooncólogos que trabajan en colaboración todos los días.

tratamiento del cáncer de pulmón

Tipos de cirugía

La cantidad de tejido pulmonar que se extraerá y el tipo de abordaje quirúrgico que se utilizará dependerán de dónde se encuentre el tumor en el pulmón, su tamaño, el tipo de cuerpo o peso del paciente y cualquier cirugía de tórax previa. Todos los pacientes se consideran primero para la cirugía mínimamente invasiva, aunque algunos casos complejos aún pueden requerir un enfoque abierto tradicional.

Los cirujanos torácicos entrenados realizan la cirugía torácica asistida por video (VATS) y la lobectomía VATS rutinariamente, así como la cirugía robótica. La resección quirúrgica del cáncer de pulmón generalmente se realiza como:

  • Resección limitada: Una operación para extraer solo una pequeña porción del pulmón se llama resección segmentaria o en cuña.
  • Lobectomía: La extirpación de una sección grande del pulmón, (hay tres lóbulos del pulmón a la derecha y dos a la izquierda), se llama lobectomía pulmonar. Esta es la cirugía más común realizada para el cáncer de pulmón.
  • Neumonectomía: La erradicación de un pulmón completo se llama neumonectomía.

tratamiento del cáncer de pulmón

La recuperación después de la cirugía torácica depende de la extensión de la cirugía, se realice o no de forma mínimamente invasiva, así como la edad y la condición física general del paciente. Muchos pacientes regresan a su hogar dentro de los tres o cuatro días después de la cirugía, los pacientes que se someten a cirugía mínimamente invasiva generalmente pueden regresar al trabajo tres semanas después de la cirugía.

Tratamiento alternativo

Las industrias farmacéutica y de biotecnología no han logrado producir más que un puñado de terapias útiles para el cáncer de pulmón, sin embargo, muchas personas todavía suponen que las únicas opciones para tratar el cáncer son las terapias principales de cirugía, radiación y quimioterapia.

Existen centros que suelen combinar diferentes terapias alternativas, holísticas e integradoras que generalmente no son consideradas por los médicos convencionales para el cáncer de pulmón, en el cual el objetivo es respaldar sus propias defensas, eliminar células cancerosas, desintoxicar su cuerpo y mejorar su bienestar general.

De igual manera, un tratamiento eficaz contra el cáncer de pulmón es privar a las células cancerosas de los alimentos que promoverán su multiplicación. Se recomienda comer alimentos 100% orgánicos para garantizar que no aumentes la carga tóxica de tu cuerpo, con base en los principios de la Medicina Tradicional China, se cree en el uso de la energía en los alimentos para promover la salud y ayudar a su cuerpo a sanar.

tratamiento del cáncer de pulmón

Por lo cual, también está en las recomendaciones aprender hábitos alimenticios saludables y reconocer patrones de alimentación y cocina poco saludables. Este programa es proporcionado por nutricionistas profesionales certificados, y complementado por la tipificación metabólica individual para garantizar que la dieta recomendada sea la que mejor respalde su salud en general.

Por consiguiente, también está la inmunoterapia  que se basa en modificadores o estimuladores del sistema inmune biológico, medicamentos y tratamientos de vacunas biológicas. Proporciona un tratamiento integrador para modificar, modular y estimular la función o los mecanismos del sistema inmune regular de su cuerpo, de modo que pueda reconocer y eliminar las células cancerosas.

Las vías de desintoxicación del cuerpo humano son una red de enzimas y sistemas enzimáticos; ayudan a proteger las células de especies reactivas de oxígeno, como los radicales libres. Las enzimas trabajan para desintoxicar una amplia gama de sustancias químicas cancerígenas que pueden tener implicaciones en la reducción de las tasas de cáncer.

Por lo que , parte del cáncer de pulmón es la toxicidad, por lo tanto, la eliminación de la exposición a las toxinas y alentar a los sistemas de desintoxicación del cuerpo a estar en su mejor es una estrategia potente para la curación. Además, los ensayos clínicos en el uso de la terapia con enzimas han demostrado que las combinaciones de enzimas pueden mitigar los efectos secundarios de la quimioterapia y / o la radioterapia, lo que contribuye a la mejora en la calidad de vida del paciente.

tratamiento del cáncer de pulmón

El tratamiento holístico y alternativo del cáncer se ha basado en la nutrición y los suplementos para ayudar a la curación del cáncer durante años. La complementación nutracéutica proporciona minerales esenciales, vitaminas y antioxidantes para mejorar las deficiencias nutricionales, combatir los radicales libres, promover la desintoxicación y apoyar un equilibrio bioquímico efectivo en su cuerpo.

La homeopatía moderna, conocida como homotoxicología, ofrece un tratamiento holístico contra el cáncer para ayudar en la lucha contra el cáncer de pulmón, ya que el deterioro progresivo del propio sistema de limpieza del cuerpo conduce a un compromiso gradual de los mecanismos de defensa. Revertir este proceso tendrá un gran valor en la lucha contra las células cancerosas, ayudando al cuerpo a recuperar su capacidad biológica perdida para competir contra las células invasoras.

El tratamiento médico está dirigido contra el cáncer, para apoyar y fortalecer su sistema inmunológico y para no interferir con el funcionamiento saludable del resto de su cuerpo. Otras disciplinas como la dental, la nutrición, la psicología, la quiropráctica y la aptitud entran en juego para garantizar que se logren objetivos y se restablezca el equilibrio en su vida.

tratamiento del cáncer de pulmón

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de medicamentos que están diseñados para matar las células de crecimiento rápido, como las células cancerosas. La quimioterapia puede inyectarse directamente en una vena (por vía IV o por vía intravenosa) o proporcionarse mediante un catéter, que es un tubo delgado que se coloca en una vena grande y se mantiene allí hasta que ya no se necesite, algunos fármacos de quimioterapia se toman por píldora.

Los agentes dirigidos son una clase más nueva de medicamentos que están diseñados para actuar contra las debilidades específicas de las células cancerosas o los tejidos de soporte circundantes, como los vasos sanguíneos. Estas drogas también pueden tomarse por píldora o por vía intravenosa, son más efectivos en cánceres con cambios específicos en sus genes.

En las primeras etapas del cáncer de células no pequeñas, la quimioterapia puede usarse junto con la cirugía para mejorar las tasas de supervivencia. En etapas más avanzadas del cáncer de células no pequeñas y en todas las etapas del cáncer de células pequeñas, la quimioterapia y las terapias dirigidas se pueden usar para aliviar los síntomas y prolongar la vida.

tratamiento del cáncer de pulmón

Estas terapias afectan tanto a las células normales como a las cancerosas, los médicos intentarán prevenir los efectos secundarios tanto como sea posible mientras tratan el cáncer de manera apropiada, los efectos secundarios dependen en gran medida del tipo específico de medicamento y la cantidad administrada.

Este tipo de efectos pueden ser diferentes para cada persona y pueden ser solo temporales. Los efectos secundarios comunes de la quimioterapia incluyen náuseas y vómitos, pérdida de cabello, úlceras bucales y fatiga. Sus proveedores de atención médica pueden sugerir formas de controlar los efectos secundarios y ayudar a aliviar los síntomas que pueden ocurrir durante y después de los procedimientos.

Finalmente, para mejor comprensión del texto te dejo el siguiente vídeo…