En nuestra vida ocurren cosas negativas también, el hecho que seamos hijos de Dios no significa que no pasaremos momentos difíciles. Pero lo importante de todo es hacerse la pregunta: ¿En que me ayudará esto que estoy pasando? ¿Que quiere decirme Dios con esto?