Todo lo que debes saber acerca los tipos de vitaminas liposolubles

Como sabe, el alimento que ingiere tiene un enorme impacto en su salud y bienestar, especialmente si se trata de comestibles ricos en vitaminas, imprescindibles para el buen funcionamiento de su organismo. A continuación, conoce las características,  funciones y tipos de vitaminas liposolubles:

Tipos de vitaminas liposolubles

Vitamina liposoluble de tipo A

La vitamina liposoluble A existe en 2 formas principales: solo existe en los comestibles de origen animal, en los comestibles de origen vegetal hallamos los carotenos o bien pro-vitamina liposoluble A, sobre todo en los vegetales de color obscuro y en las frutas y hortalizas de colores intensos.

Esta vitamina preformada puede encontrarse en el hígado, la grasa láctea y los huevos o bien en carotenos, como en las espinacas, el brócoli o bien aun en las frutas (sandía, kiwi, papaya y albaricoque son ciertos ejemplos).

La vitamina liposoluble A es esencial para la visión, imprescindible para un desarrollo conveniente y para la distinción tisular. Su falta puede ocasionar ceguera nocturna, sequedad ocular, piel y pelo, retraso en el desarrollo, falta de hambre, pérdida de peso, debilidad ósea y disminución de la resistencia a las infecciones.

Vitamina liposoluble D

Aparte de existir naturalmente en los comestibles de origen animal, la vitamina liposoluble D puede sintetizarse a nivel cutáneo por acción de los rayos ultravioleta. Es indispensable para la absorción y el empleo del calcio y del fósforo, participa en la producción de insulina y favorece el buen desempeño muscular. Sus fuentes naturales son los aceites de hígado de pescado, los pescados grasos, la leche y la yema de huevo.

La vitamina liposoluble D es esencial para el sistema inmunitario y la reproducción, de este modo para la absorción intestinal de calcio, transformándose en un arma esencial en la prevención de la osteoporosis. Su falta puede provocar debilidad bucal y trastornos neuromusculares. En los pequeños puede aparecer raquitismo y en los adultos puede contribuir a la aparición de osteoporosis.

Vitamina liposoluble de tipo E

La vitamina liposoluble E tiene una función esencial como antioxidante, y asimismo se usa tópicamente como un agente antinflamatorio para fortalecer la hidratación de la piel y prevenir los daños ocasionados por los rayos UV, con lo que debe intentar ingerirla en los meses en que recibe más sol.

Germen de trigo, aceites vegetales (cacahuete, soja, palma, maíz, cártamo, girasol), semillas, frutos oleaginosos y huevos son ciertos ejemplos de comestibles ricos en vitamina liposoluble E.

El papel primordial de la vitamina liposoluble de tipo E es resguardar al cuerpo humano de la acción deplorable de los radicales libres. Tiene un efecto protector del sistema cardiovascular que ayuda a prevenir la aparición de cardiopatías coronarias. Asimismo, participa en el funcionamiento del sistema reproductor y favorece la cicatrización de la piel. Su falta puede crear problemas circulatorios y neuromusculares, debilidad del pelo y de las uñas, perturbaciones de la reproducción.

Vitamina liposoluble de tipo K

La vitamina liposoluble K es el nombre genérico de múltiples sustancias precisas para la coagulación sanguínea normal. Las mejores fuentes de vitamina liposoluble de tipo K son los vegetales de hoja verde, como las hojas de nabo, las espinacas, el brócoli, la col y la lechuga.

Otras fuentes además de los tipos de vitaminas liposolubles, son ricas como las semillas de soja, el hígado de vaca y el té verde. Es esencial para el mecanismo de la coagulación, y su falta puede ocasionar hemorragias nasales y digestibles, insuficiencia hepática y trastornos de la coagulación.