Staphylococcus resistente a la vancomicina (VRSA) – .

¿Cómo se contraen las infecciones por estafilococos resistentes a la vancomicina (VRSA)?

Las infecciones por estafilococos resistentes a la vancomicina (VRSA) se transmiten fácilmente de persona a persona.

El riesgo de infección aumenta en el caso de cirugía, hospitalización, uso a largo plazo de algunos antibióticos, uso de catéteres u otros tubos, debilitamiento del sistema inmunitario y mala higiene de las manos.

Síntomas y enfermedades asociadas.

Los síntomas y signos de las infecciones por estafilococos resistentes a la vancomicina dependen de su ubicación. Los posibles problemas incluyen:

  • enrojecimiento y calentamiento de la piel alrededor de una herida
  • dolor, hinchazón y fugas de material de una herida
  • fiebre, escalofríos y dolores
  • debilidad
  • tos

En presencia de estos síntomas, es aconsejable consultar a su médico. En cambio, es aconsejable contactar a la sala de emergencias o llamar a una ambulancia en caso de:

  • problemas respiratorios repentinos
  • frecuencia cardíaca rápida o dolor en el pecho
  • mareos que dificultan mantener una posición erguida
  • labios o uñas cianóticas

¿Qué son las infecciones por estafilococos resistentes a la vancomicina (VRSA)?

El estafilococo resistente a la vancomicina es una cepa de la bacteria Staphylococcus aureus resistente a la acción del antibiótico vancomicina, considerado durante años el fármaco de elección para el tratamiento de infecciones causadas por cepas de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA).

Curas y tratamientos.

En caso de infecciones por Staphylococcus resistentes a la vancomicina, es necesario tomar antibióticos que no sean vancomicina. Para planificar el tratamiento más adecuado, se puede usar un análisis de sangre para identificar la bacteria resistente a la vancomicina. Además, es posible reconocer que es un VRSA a través del análisis de heces, orina o material tomado de una herida.

Pero la mejor arma para combatir este problema es la prevención; para hacer esto es recomendable:

  • lávese las manos con frecuencia con agua y jabón
  • mantener las heridas limpias y cubiertas
  • no comparta artículos personales como cubiertos o cepillos con otras personas
  • Limpie bien las superficies con detergentes que contengan bactericidas.
  • Lave la ropa contaminada con agua tibia y jabón, utilizando la lavadora y, si es posible, una secadora que utilice altas temperaturas.

Descargo de responsabilidad: La información proporcionada representa indicaciones generales y no reemplaza de ninguna manera la opinión del médico. En caso de molestias, es aconsejable contactar a su médico o ir a la sala de emergencias.

Responder

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar