Soñar con Yak

El término «yak» proviene del tibetano. Con esto o también con el término «Jak» se nombra un tipo de ganado, que está muy extendido en Asia Central y se mantiene principalmente en China y Tíbet como ganado doméstico.

Dado que el yak hace ruidos parecidos a gruñidos, especialmente durante la rutina, a menudo se lo conoce como el gruñido asiático. El yak domesticado se encuentra principalmente en el Himalaya, Mongolia y el sur de Siberia. El yak salvaje, por otro lado, está en peligro de extinción.

Los yaks pueden adaptarse muy bien a las condiciones de vida extremas de su hábitat. Además, este ganado sigue siendo el sustento de las personas que viven allí en la actualidad y les proporciona carne y leche, así como cuero, pelo y lana. Incluso sus excrementos se utilizan como combustible. Pero los yaks también se utilizan como animales de montar y de carga.

En nuestras latitudes, los yaks no suelen encontrarse. Por lo tanto, si uno sueña con una vaca así, seguramente se pregunta qué puede significar esto.

En la siguiente parte de interpretación de los sueños, aprenderá todo sobre el ganado llamado «Yak»:



Símbolo de sueño «Yak»: los sueños más comunes sobre el símbolo

El yak blanco como animal de ensueño. Un albino con un significado especial …

El yak es un tipo de ganado que rara vez se encuentra en los sueños, pero con el pelaje blanco (en contraste con la realidad) ocurre con más frecuencia. El color blanco del pelaje indica pureza, inocencia y feminidad. Transferido al buey en un sueño, el animal brillante muestra que el durmiente está reteniendo su energía sexual y su fantasía. Los tabúes y las reglas sociales impiden que la persona se desarrolle libremente en su sexualidad. Al mismo tiempo, es una persona muy sociable que trata a su entorno con cuidado e indulgencia.

Símbolo de sueño «Yak» – la interpretación general

La interpretación general del sueño interpreta al yak en el sueño principalmente como un signo de Resiliencia y persistencia que el soñador muestra en el mundo de vigilia. Además, el símbolo del sueño «Yak» puede referirse a la generosidad del durmiente.

Una manada de yaks en un sueño a menudo ilustra el deseo de poder personal, así como la búsqueda de influencia. La visión de un yak salvaje en su sueño puede indicar una rabia ciega o profundamente arraigada. Agresión referir.

Si mata un yak en su sueño, debe tener cuidado con los gastos importantes en la vida despierta. Porque esto podría provocar importantes pérdidas económicas. La carne de yak como sueño generalmente encarna eso Willensstärke del durmiente, que sabe cómo utilizar bien en el mundo real. Si la carne está cruda en el sueño, uno no debe prescindir de la ayuda de otros, pero es mejor aceptar la ayuda ofrecida.

Si el soñador procesa el pelo o la lana de un yak mientras duerme, esto generalmente se puede considerar en desarrollos favorables señalar en el ámbito profesional o empresarial. El cuero de yak como símbolo de los sueños a menudo simboliza robustez e insensibilidad.

Símbolo del sueño «Yak» – la interpretación psicológica

En el nivel psicológico de la interpretación de los sueños, la imagen del sueño «Yak» a menudo se interpreta en el sentido de una vaca. Es por eso que puede usarse como símbolo sexual del energía masculina ser considerado. El soñador normalmente debería tomar conciencia de este poder a través de un sueño así.

La vista de varios yaks durmiendo en un pastizal a menudo exhorta a la gratitud, pero también puede indicar una ampliación de la propia familia. Si se ve al yak en un sueño como un animal salvaje, uno debe visualizar su energía impulsora interior. Además, puede haber una referencia a su propia Instintos esconder.

Si ve una vaca yak en un sueño, esto puede referirse, de acuerdo con la interpretación psicológica del sueño, al anhelo oculto del sueño por el cuidado y la comodidad. El ordeño de leche en una yak hembra mientras duerme a menudo ilustra suerte o riqueza.

Símbolo de sueño «Yak» – la interpretación espiritual

El símbolo del sueño «Yak» se utiliza dentro del análisis trascendente del sueño como símbolo de lo salvaje, pero también resistencia del soñador en asuntos espirituales.