Soñar con propiedad

Tanto en la realidad como en los sueños, puede llamar a muchos de los suyos: casas, apartamentos, tiendas, automóviles, pero también activos tangibles más pequeños. Para muchas personas, aumentar su propiedad es lo que impulsa sus logros y su trabajo en la vida.

Sin embargo, ¿qué puede significar cuando uno sueña con una propiedad? ¿Tal sueño solo muestra el deseo real de riqueza y fortuna? ¿O hay un mensaje completamente diferente escondido detrás de esta imagen de sueño?



Símbolo de sueño «propiedad» – la interpretación general

La «propiedad» de la imagen del sueño puede referirse a un Legado señalar cuál no corresponde a los supuestos del soñador. Especialmente si uno está en el sueño del dueño de posesiones grandes o muchas, se debe usar esta interpretación.

Si el soñador ve su propia propiedad en un sueño, puede esperar un socio leal y cariñoso en el mundo de la vigilia. La propiedad en el sentido de activos como símbolo del sueño a menudo trae consigo preocupaciones financieras o puntos de auto-causa. pérdidas abajo. Cualquiera que sueñe con tener muchas propiedades y dinero, posiblemente también una villa de Hollywood como hogar, debe estar preparado para problemas de dinero o un cuello de botella económico.

Si la propiedad de uno se subasta en un sueño, no se debe desperdiciar en el mundo de la vigilia. Lo mismo se aplica si el alguacil aparece en el sueño y adjudica bienes.

Si el durmiente tiene mucho dinero y bienes en su sueño, esto puede usarse como símbolo de su vida real. Esforzarse ser entendido en el mundo de los relojes según el poder, el prestigio o la posesión material. La búsqueda de la riqueza, así como una gran posesión en el sueño, interpreta la interpretación general del sueño en el sentido de que el soñador en la vida despierta será recompensado por sus acciones.

Si uno cuenta una cornalina como propiedad de uno en el sueño, a menudo debería darse cuenta de una fuerza interior que se basa en sentimientos profundos. Si el soñador tiene un rubí mientras duerme, sus negocios y asuntos amorosos generalmente se desarrollarán positivamente.

La destrucción de la propiedad, como la propia casa o el negocio, en el sueño puede indicar un cambio en la vida del sueño. Si el durmiente empaca sus pertenencias en una bolsa en su sueño, pronto tendrá una importante. decisión antes, lo que afectará toda su vida.

Si a uno se le permite considerar un harén como propiedad de uno en un sueño, no debe desperdiciar sus energías en placeres inútiles en el reino sensual.

Símbolo del sueño «propiedad» – la interpretación psicológica

En el nivel psicológico del análisis de los sueños, el símbolo del sueño «propiedad» orgullo espiritual expresar que se refiere a los conocimientos adquiridos. El soñador está satisfecho con sus logros y habilidades mentales.

Si agrega una herencia a sus pertenencias mientras duerme, la persona en cuestión debe tener sus pertenencias emocionales Habilidades tome conciencia de cuál puede utilizar para moldear mejor su vida. Si el soñador agrega un tesoro a su propiedad en el sueño, desarrollará aún más sus habilidades y su personalidad en la vida de vigilia.

Quien pierda su propiedad en un sueño, tal vez también por robo, debe ser su miedo real antes de que la pérdida de sus pertenencias se vuelva consciente. Si cierta persona le roba algo a la persona en cuestión, esta persona también debe ser considerada cuidadosamente a efectos de interpretación.

Si hay una expansión o pérdida de la propia propiedad en el sueño, la causa también debe considerarse más de cerca para la interpretación psicológica. ¿Había tal vez una herencia detrás de esto o el soñador ganó la lotería?

¿Te ha robado un ladrón y por tanto ya no tienes dinero o has sido víctima de una intriga de un rival en un sueño? También sería concebible un desastre natural como un terremoto o un incendio.

Símbolo del sueño «propiedad» – la interpretación espiritual

Según la interpretación de los sueños espirituales, el símbolo «propiedad» se refiere a un conocimiento diverso y conocimiento en el reino espiritual, que el soñador ya lleva consigo o le gustaría adquirir.