Soñar con ciempiés

El milpiés (también llamado milpiés) es un insecto y pertenece al género de los artrópodos. Está relacionado con la araña, el escorpión y la mariposa. Hay unos impresionantes 7.500 tipos diferentes. Un rasgo característico son los dos pares de patas que pertenecen a cada segmento corporal. Un milpiés puede tener hasta 350 pares de patas, pero nunca llega a 1000. Los animales pequeños tienen glándulas venenosas a los lados de sus cuerpos, pero solo en Nueva Guinea hay especies que también pueden rociar su veneno.

Los milpiés se encuentran en casi todas partes del mundo, son más pequeños en los países del norte y más grandes en los países del sur. Aquí puede encontrar los insectos principalmente en las hojas, debajo de las piedras o en campos densamente cubiertos.

Como la mayoría de los insectos, un milpiés probablemente causa miedo y disgusto en un sueño; mucha gente clasifica a los insectos rastreros como alimañas. Además, este animal tiene dos peculiaridades inquietantes debido a su forma de gusano por un lado y las muchas patas móviles por el otro. En la interpretación de los sueños, las propiedades específicas de este símbolo del sueño son importantes, pero también el estado emocional del sueño.



Símbolo de sueño «milpiés» – la interpretación general

El milpiés es un símbolo onírico de habilidades como coordinación, concentración, Equilibrar y serenidad. Es capaz de alinear cientos de piernas para poder llegar paso a paso. En la interpretación de los sueños, el milpiés es una petición al sueño de no apresurar nada, sino de acercarse de manera sistemática y tranquila al punto al que le gustaría llegar.

Al mismo tiempo, los muchos pares de patas dan estabilidad y seguridad al milpiés. En el sueño, el insecto llama la atención sobre el hecho de que uno puede superar incluso grandes obstáculos con estabilidad.

El símbolo del sueño «milpiés» también es una advertencia contra acciones precipitadasque uno emprende por un impulso momentáneo. Además, la capacidad del animal para camuflarse también juega un papel en la interpretación de los sueños. Quizás a los que sueñan a veces les gustaría poder desaparecer de la imagen, al igual que el milpiés puede esconderse debajo de una piedra.

El veneno que usa el milpiés contra competidores o depredadores puede ser una solicitud en un sueño para mostrar a otras personas dónde límites personales mentira. Posiblemente el soñar se siente tan presionado por una persona que sus pensamientos y sentimientos ya están completamente envenenados por esta desagradable situación.

Símbolo del sueño «milpiés» – la interpretación psicológica

El milpiés puede meterse en las grietas más pequeñas. En la interpretación de los sueños, el símbolo del sueño lleva al sueño a los espacios normalmente difíciles de acceder de su subconsciente. Que hay conocimiento oculto le da al sueño información sobre la condición de su alma. Las emociones reprimidas y las necesidades reprimidas, los sentimientos inconscientes de culpa y los miedos salen a la luz de la conciencia en el sueño.

El símbolo del sueño «milpiés» puede hacer que el que sueña sea consciente de que no sólo se interponen sus propios miedos, sino que también hay decisiones fuera de su esfera de influencia, de las que teme.

En la interpretación de los sueños, el símbolo del sueño «milpiés» también representa vulnerabilidad y sensibilidad. Al soñar se le advierte en el sueño que preste más atención a las señales que él con sus sentidos y su antena emocional recibe. De esta manera puede percibir mejor a las personas de su entorno y comprender sus acciones.

De esta manera, el símbolo del sueño exige en última instancia más sensibilidad y generosidad en el trato mutuo. Sus propios sentimientos también deben tomarse más en serio.

Símbolo del sueño «milpiés» – la interpretación espiritual

En el nivel trascendente, el símbolo del sueño «milpiés» es un símbolo de Contacto con el suelo y estabilidad. Con sus muchos pies llega a su meta con paso seguro. En la interpretación de los sueños, esto debe entenderse como una indicación de que el sueño debe seguir su camino espiritual con determinación y sin inmutarse.