El período de perimenopausia puede durar hasta 10 años, y para muchas mujeres, gran parte de este tiempo se puede pasar en el lugar de trabajo. Para reducir la gravedad y la frecuencia de los sofocos mientras está en el trabajo, puede ser útil conocer algunos trucos.

Vístete apropiadamente para evitar sofocos en el trabajo

Una de las primeras líneas de defensa contra los sofocos en el trabajo es la vestimenta adecuada. Evite la lana, la seda y la mayoría de las telas sintéticas. Estos materiales atrapan el calor y pueden aumentar la temperatura de su cuerpo. La ropa hecha de algodón, lino o rayón “respira” mejor, libera calor y ayuda a mantenerte más fresco.

Además, generalmente es mejor evitar los cuellos de tortuga. En cambio, trate de vestirse en capas. De esa manera, cuando la temperatura de su cuerpo comienza a aumentar, puede quitar capas para ayudar a refrescarse. Dado que los escalofríos a menudo siguen a un sofoco, puede volver a colocar fácilmente las capas para calentarse nuevamente.

Baja la temperatura

La forma más sencilla de bajar la temperatura ambiente es bajar el termostato. Sin embargo, esto no siempre es posible. Si trabaja en un escritorio, podría considerar traer un pequeño ventilador. Un ventilador no solo ayuda a enfriarlo, sino que también hace circular el aire en la habitación.

Si tiene la suerte de trabajar cerca de una ventana, ábrala un poco para dejar entrar aire fresco.

Considera tu dieta

Lo que come y bebe puede desempeñar un papel importante en la temperatura corporal central. Los alimentos picantes y calientes aumentan la temperatura corporal y pueden exacerbar los sofocos. Intente evitar las comidas picantes y permita que los alimentos calientes se enfríen considerablemente antes de comerlos.

Además, cuando estás en el trabajo y no tienes control total sobre la temperatura ambiente, te ayudará comer alimentos fríos. Elija ensaladas, sándwiches o pastas frías. Estas opciones aún te llenarán sin aumentar la temperatura de tu cuerpo.

También es aconsejable elegir sus bebidas con cuidado. Si bien puede ser tentador comenzar su día de trabajo con una taza de café caliente, pruebe con café helado o beba agua con hielo.

En realidad, puede usar bebidas frías para su ventaja de dos maneras. Beber una bebida fría durante todo el día puede ayudarlo a refrescarse, y también puede colocar la taza o vaso frío contra su frente o cuello.

Llegar a tiempo

Dese tiempo suficiente para ir al trabajo y a las reuniones. El estrés de apresurarse puede elevar la temperatura de su cuerpo y provocar un sofoco. Cuando tenga el tiempo adecuado, podrá mantenerse tranquila, lo que puede ayudar a reducir la frecuencia de los sofocos.

Conclusión

Los sofocos son un síntoma de perimenopausia para muchas mujeres. La mejor manera de lidiar con ellos en el trabajo es planificar de antemano su comodidad y tomar medidas preventivas para reducir la severidad de sus sofocos.

Seguir una dieta y una rutina de salud que pueden reducir la fuerza y ​​la frecuencia de los sofocos son excelentes medidas preventivas, pero también es importante tener estrategias especiales. Tener elementos a mano y practicar rutinas que te ayuden a enfriarte reducirá en gran medida el estrés o las molestias asociadas con los sofocos en el trabajo.