El rosario es una oración católica tradicional diseñada para honrar los veinte misterios de Jesucristo y la Virgen María. La iglesia siempre reconoce los efectos especiales del rosario y, a través de su recitación comunitaria y práctica constante, se le ha delegado las causas más difíciles. A continuación, hablaremos del Santo Rosario con mucha más profundidad, quédate aquí con nosotros.

santo rosario

¿Qué es el Santo Rosario?

Podemos decir que, el Rosario es un concepto que se deriva del latín «Rosarĭum«. El Santo Rosario se utiliza para nombrar el tipo de oración que suelen realizar todos los católicos, y del mismo modo, son los elementos que se utilizan para ir desarrollando la misma oración. El rosario puede honrar los diversos misterios de la Virgen María y de nuestro Señor Jesucristo. Visita también  el siguiente blog, Oración para dar gracias a dios.

Misterios

Es importante destacar que los misterios han de comprender cinco temas, cada uno de ellos representan la vida de Jesucristo y de la Virgen María, quién es la madre de Jesús. En modo de oración, el rosario representa las rosas que son ofrecidas para la Virgen María, en cada una de sus etapas transcurridas. Los cuales están establecidos de la siguiente manera:

  • Lunes y jueves (Misterios Gozosos).
  • Martes y viernes (Misterios Dolorosos).
  • Miércoles, sábado y domingo (Misterios Gloriosos).

¿Cómo rezar el Santo Rosario?

Si deseas aprender a rezar el Santo Rosario de la manera correcta, te sugerimos tomar en cuenta lo mencionado a continuación:

Inicio

Para iniciar con el rezo, debes recitar esto:

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

Recitar el acto de contrición es sumamente importante, ya que con él vas a poder proseguir y dar inicio al Santísimo Rosario. Está oración es:

Jesús, mi Señor
Yo me arrepiento de cada uno de los pecados que he cometido;
Me pesa de todo corazón, porque he ofendido a un Dios tan bueno,
me comprometo a no volver a pecar
Y confío en tu infinita misericordia que me vas a conceder el perdón
Y has de llevarme a la vida eterna, Amén.

Primer Misterio Gozoso

En el primer Misterio podemos darnos cuenta que se trata de la encarnación del niño Jesús por medio de su madre la Virgen María. Luego de ello, es necesario realizar las siguiente oraciones:

  • Ora un Padre Nuestro.
  • Prosigue con diez (10) Avemarías.
  • Reza un Gloria, una oración a la Virgen de Fátima y la Jaculatoria.

santo rosario

Segundo Misterio

María se puso en camino por las montañas hasta llegar a la ciudad de Judea, para visitar a Zacarías y a su prima Isabel. Cuando Isabel escucha el saludo de María, saltó de emoción por la bendición del niño en su seno, en ese momento Santa Isabel quedó llena y bendecida por el Espíritu Santo. En ese momento exclamó emocionada «Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto en tu vientre».

  • Gozosos: La Visitación de Mará a su prima Isabel.
  • Gloriosos: La Ascensión del Señor a los cielos.
  • Dolorosos: La Flagelación del Señor.
  • Luminosos: La autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná.

Padre Nuestro

(Orar 10 Ave María)

Gloria

María, Madre de gracia

Oh, Jesús Mío

Tercer Misterio

El rey César Augusto proclamó que todos deben registrarse. El primer registro se llevó a cabo en la ciudad de Cirino con el gobernador de Siria. Luego de ello, José decidió subir a la ciudad de Nazaret a encontrarse con su esposa María en Belén. En esos días llegó el momento de dar a luz a su primogénito; María envolvió al bebé en pañales y los recostó en un pesebre, ya que no tenían ningún lugar adecuado en donde alojarse.

  • Gozosos: El Nacimiento del Hijo de Dios.
  • Gloriosos: La Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles.
  • Dolorosos: La Coronación de espinas.
  • Luminosos: El anuncio del Reino de Dios.

Padre Nuestro

(Orar 10 Ave María)

Gloria

María, Madre de gracia

Oh, Jesús Mío

Cuarto Misterio

  • Gozosos: La Presentación de Jesús en el templo.
  • Gloriosos: La Asunción de nuestra Señora a los Cielos.
  • Dolorosos: Jesús con la Cruz a cuestas.
  • Luminosos: La Transfiguración.

santo-rosario-1

Padre Nuestro

(Orar 10 Ave María)

Gloria

María, Madre de gracia

Oh, Jesús Mío

Quinto Misterio

  • Gozosos: Jesús perdido y hallado en el templo.
  • Gloriosos: La Coronación de la  Virgen como reina de cielos y de la tierra.
  • Dolorosos: La Crucifixión y Muerte de Jesús.
  • Luminosos: La Institución de la Eucaristía.

Padre Nuestro

(Orar 10 Ave María)

Gloria

María, Madre de gracia

Oh, Jesús Mío

Letanías de la Santísima Virgen

Señor, ten piedad
Señor, ten piedad

Cristo, ten piedad
Cristo, ten piedad

Señor, ten piedad
Señor, ten piedad

Cristo, óyenos
Cristo, óyenos

Dios, escúchanos
Dios, escúchanos

Padre celestial,
Ten piedad de nosotros.

Espíritu Santo,
Ten piedad de nosotros.

Santísima Trinidad,
Ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios

«Cordero de Dios, tú que quitas el pecado del mundo.
Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, tú que quitas el pecado del mundo.
Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, tú que quitas el pecado del mundo.
Ten piedad de nosotros.»

«Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de alcanzar y gozar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.»

Realiza en este preciso momento una oración la cual este dedicada a lo que deseas pedir o por quién deseas orar, luego de ello prosigue con lo mencionado.

Padre Nuestro

1 Avemaría

Gloria

Una Salve a la Virgen

«Dios te salve, Reina y Madre,
Madre de misericordia,
Vida, dulzura y esperanza nuestra;
Dios te salve.
A ti llamamos los desterrados hijos de Eva;
a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos;
Y después de este destierro muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de alcanzar y gozar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.»

Jaculatoria final

«Ave María Purísima.
Sin pecado original concebido.»