La sal del Himalaya ha sido famosa durante algún tiempo y muchas personas se han adherido a su uso. Después de todo, ¿cuál es su diferencial? De color rosa, es uno de los tipos de sal marina. Por lo tanto, es más saludable que la sal refinada, porque no se somete al proceso químico de refinación.

Para un efecto comparativo, cada 1g de sal del Himalaya tiene 230 mg de sodio. La sal refinada, por otro lado, tiene aproximadamente 400 mg.

¿Qué es? ¿Qué es?

Se extrae del mar fosilizado que existía al pie de la cordillera del Himalaya y tiene un color rosado debido a la cantidad de óxido de hierro. Debido a que no se somete a procesos químicos, como el refinado, esta sal conserva alrededor de 80 minerales diferentes.

Beneficios y usos

Esta sal se ha vuelto especialmente apreciada por las personas que buscan tener hábitos más saludables y naturales. El uso culinario de esta sal no difiere mucho de los demás. Los cristales se pueden añadir enteros o molidos durante la cocción.

Pero cuidado: el contenido de cloruro de sodio es muy similar al de la sal marina, por lo que es importante consumirlo con moderación. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el consumo diario de sal debe limitarse a 5 g de sal, lo que equivale a 2 g de sodio.  Sin embargo, la mayoría de la gente excede este valor.

Está libre de toxinas y contaminantes modernos, ya que se deriva de depósitos naturales de sal cristalizada que han sido cubiertos con lava. Además, se considera la sal más pura del planeta.

Algunos de los beneficios de la sal del Himalaya son:

  • Acción desintoxicante;
  • Fortalece el sistema digestivo;
  • Ayuda a la salud vascular;
  • Reducción de la presión arterial;
  • Rico en aproximadamente 84 minerales;
  • Previene los calambres.