Los misterios gloriosos, son un fragmento católico del Rosario, siendo la última de las cuatro series, de cinco misterios. Luego de los misterios gozosos del anuncio y la infancia de Jesús, los misterios luminosos de la vida de Cristo, y también los misterios dolorosos de la pasión. Estos «misterios gloriosos» son los que unen la tierra y el cielo, desde la Resurrección de Cristo hasta la Coronación de María en el Cielo. Para conocer más sobre el rosario Misterios Gloriosos, continúa con la lectura.

Rosario-Misterios-Gloriosos-2

Conoce el misterio glorioso del Santo Rosario.

Rosario Misterios Gloriosos

A partir de la institución de los misterios luminosos dados por el Papa Juan Pablo II, se ocupa el miércoles y el domingo para meditar y rezar los misterios gloriosos. En este se incluye la designación en latín entre paréntesis después del nombre de cada misterio. De la siguiente manera.

Primer Misterio Glorioso: La resurrección del Hijo de Dios

«El primer día de la semana, muy de mañana, fueron al sepulcro llevando los aromas que habían preparado. Pero encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro, y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. No sabían que pensar de esto, cuando se presentaron ante ellas dos hombres con vestidos resplandecientes. Ellas, despavoridas, miraban al suelo, y ellos les dijeron: «¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado» (Lc 24, 1-6).

Luego de realizar una breve pausa de reflexión ante esta palabras, debemos rezar un Padrenuestro, nuestras diez Avemarías y un Gloria, para culminar con las oraciones del primer Misterio Glorioso que se da dentro del rosario.

Segundo Misterio Glorioso: La Ascensión del Señor al cielo

«El Señor Jesús, después de hablarles, ascendió al cielo y se sentó a la derecha de Dios» (Mc 16, 19).

Tercer Misterio Glorioso: La venida del Espíritu Santo

«Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse» (Hch 2, 1-4).

Cuarto Misterio Glorioso: La Asunción de María al cielo

«Todas las generaciones me llamarán bienaventurada porque el Señor ha hecho obras grandes en mí» (Lc 1, 48-49).

Quinto Misterio Glorioso: La coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado

«Una gran señal apareció en el cielo: una mujer, vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza» (Ap 12, 1).

Debemos tener en cuenta, que al culminar cada misterio, debemos tomar una breve pausa de reflexión y a medida que estamos en esta actividad, debemos rezar un Padre Nuestro, diez Avemaría y finalizamos con un Gloria.

Rosario-Misterios-Gloriosos-3

¿Cómo rezar el Rosario Misterios Gloriosos?

No hay mucha ciencia cuando se trata de rezar nuestros rosarios, siempre serán los mismos que conocemos, la única diferencia es que normalmente, dependiendo de los motivos que tenemos para rezarlo, se crean algunos cambios o se implementan nuevas oraciones para complementar los rezos. Como dentro de cualquier oración comenzamos realizando la señal de la cruz; En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Y comenzamos con la oración.

Dios mío, ven en mi auxilio.
Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Luego de esto, se enuncia en cada decena el «misterio», por ejemplo; en el primer misterio: «La Encarnación del Hijo de Dios». Al terminar una breve pausa de reflexión, se rezan: un Padre nuestro, diez Avemaría y un Gloria. Seguido de ello. A cada decena del «rosario» se puede añadir una invocación. Y al final del Rosario se recita la Letanía Lauretana, u otras oraciones marianas dependiendo de los motivos de oración.

Padre nuestro

Padre Nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén. 

Ave María

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Letanías de la Virgen

Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve.
A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Las letanías de la Virgen, es una súplica que se realiza a Dios, son pronunciamientos que se realizan al final el Santo Rosario, sin embargo, hay que resaltar, que pueden ser utilizadas en cualquier momento, pero su uso se asocia generalmente a la devoción que se le tiene al Santo Rosario de la Virgen María. Por esta razón que lo más común es hacerlo luego de haber finalizado con los misterios.

No olvides que puedes rezar tus rosarios en el momento que quieras. Si te gustó esta información, no olvides visitar nuestro sitio Web para conocer más oraciones destacadas como ¿Cuántos misterios tiene un Rosario?. Igualmente, te dejamos el siguiente video para que conozcas como realizar tu santo rosario con los Misterios Gloriosos.