¿Sabías que el Rosario es un método para contemplar? Como método, se debe utilizar en relación al fin y no puede ser un fin en sí mismo. Pues basa en rezar el rosario de modo que se introduzca a los fieles de manera natural en una oración contemplativa. Esto amerita que la recitación de las oraciones se haga de manera pausada y con una cadencia natural, sin correr ni atropellarse, al ritmo de la respiración. Hoy aprenderemos a rezar el rosario meditado.

rosario-meditado-2

El rosario meditado se realiza pensando en nuestras peticiones.

Historia del Rosario Meditado

El Rosario Meditado, viene de su inspiración en la manera en que este se rezaba en la edad media, por el occidente entre los años 1425 a 1525. En aquel entonces, se acostumbraba a recitar un pensamiento relacionado con la vida de Jesús y María antes de rezar cada una de las «avemarías». Por lo tanto, el Rosario Bíblico Meditado se mantiene de la misma manera cuando se trata de rezarlo.

Este rosario, origina su nombre del hecho de que, casi en su totalidad las meditaciones vienen de escrituras sagradas. La características más notoria es que, en él, las meditaciones se ordenan de tal manera que con cada cuenta del rosario se vaya desenvolviendo paso a paso el contenido del misterio en cuestión. Esta es la razón de mantener la presencia de cada misterio, de la forma más sencilla, al tiempo que se van dividiendo cada una de las diez avemarías.

Los misterios del Rosario Meditado

Si se tiene en cuenta que los misterios gloriosos se proponen de manera continua los sábados y domingos, tenemos que, los sábados tradicionalmente se conocen como días marianos, por lo que es aconsejable trasladar a este día la meditación semanal número dos de los misterios gozosos, en donde la presencia de la Virgen María se destaca. Dejan los días jueves libres para meditar los misterios de la luz.

Misterios Gozosos

  • Iniciamos el primer misterio el día lunes y sábado, realizando la señal de la cruz y oramos:

Oh Dios, cuyo Hijo unigénito nos mereció con su vida, muerte y resurrección, el premio de la vida eterna; te rogamos nos concedas que, meditando estos misterios en el Rosario, imitemos los ejemplos que contienen y consigamos los premios que prometen. Por Jesucristo nuestro Señor. R. Amén.

  1. En el primer misterio, presenciamos al ángel anunciando a María que será madre del Salvador. Realizamos un momento de silencio, rezamos el padrenuestro, avemaría y gloria.«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús».
  2. En el segundo misterio, presenciamos la visita de María a su prima Isabel. Repetimos el minuto de silencio y las oraciones. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, dijo: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?».
  3. En el tercer misterio, presenciamos a María dando a luz al Salvador del mundo. Repetimos silencio y oraciones. Mientras estaba María en Belén, le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada.
  4. En el cuarto misterio, presenciamos a María presentando a Jesús en el Templo. Repetimos el minuto de silencio y las oraciones. Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor.
  5. En el quinto misterio, presenciamos a María que encuentra a Jesús en el Templo. Repetimos el minuto de silencio y las oraciones. A los tres días, lo encontraron en el Templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Él les dijo:»¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en las cosas de mi Padre?».

Si te gusta nuestro artículo, te invitamos a visitar nuestro sitio web para conocer más datos como este, y oraciones que te pueden ayudar, como Oración de la mañana al levantarse .

rosario-meditado-3

Misterios Dolorosos

  • Iniciamos el segundo misterio, el día martes y viernes, realizando la señal de la cruz y oramos:

Oh Dios, cuyo Hijo unigénito nos mereció con su vida, muerte y resurrección, el premio de la vida eterna; te rogamos nos concedas que, meditando estos misterios en el Rosario, imitemos los ejemplos que contienen y consigamos los premios que prometen. Por Jesucristo nuestro Señor. R. Amén.

  1. En el primer misterio presenciamos a Jesús sufriendo la agonía de Getsemaní. Realizamos un momento de silencio, rezamos el padrenuestro, avemaría y gloria. Jesús se postró en tierra y oraba. Decía: «¡Abba!, tú lo puedes todo; aparta de mí este cáliz. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que tú quieres».
  2. En el segundo misterio, presenciamos a Jesús azotado en la columna. Pilato, queriendo dar gusto a la gente, les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran.
  3. En el tercer misterio, presenciamos a Jesús coronado de espinas. Entonces los soldados vistieron a Jesús de púrpura y le pusieron una corona de espinas que habían trenzado.
  4. En el cuarto misterio presenciamos a Jesús, camino del calvario, con la cruz a cuestas. Tomaron a Jesús, y él, cargando con la cruz, salió al sitio llamado «de la Calavera» (que en hebreo se dice Gólgota), donde lo crucificaron.
  5. En el quinto misterio presenciamos a Jesús muriendo en la cruz. Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo:»Está cumplido». E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu.

Misterios Gloriosos

  • Iniciamos el tercer misterio, el día miércoles  y Domingo, realizando la señal de la cruz y oramos:

Oh Dios, cuyo Hijo unigénito nos mereció con su vida, muerte y resurrección, el premio de la vida eterna; te rogamos nos concedas que, meditando estos misterios en el Rosario, imitemos los ejemplos que contienen y consigamos los premios que prometen. Por Jesucristo nuestro Señor. R. Amén

  1. En el primer misterio presenciamos la gloriosa resurrección de Cristo. Realizamos un momento de silencio, rezamos el padrenuestro, avemaría y gloria.
  2. En el segundo misterio presenciamos la ascensión de Jesús al cielo.
  3. En el tercer misterio presenciamos la venida del Espíritu Santo en Pentecostés.
  4. En el cuarto misterio presenciamos la asunción de María al cielo en cuerpo y alma.
  5. En el quinto misterio presenciamos a María coronada como Reina de cielos y tierra.

Igualmente, te dejamos el siguiente video para que puedas completar la información de este rosario meditado de la manera adecuada.