En este artículo te enseñaremos a conectar con Jesús a través del Rosario Eucarístico. Nunca está de más compartir un momento de conexión espiritual y de intimidad con nuestro Señor Jesús.

rosario eucarístico

El Rosario Eucarístico, tiempo para adorar a Jesús

En la Última Cena, o conocida también como la Sagrada Cena, es además de un momento más importante de la historia, ha sido también parte importante del arte por ser un tema muy artístico cuando hablamos de la representación.  Fue así la última ocasión en la que Jesús de Nazaret se había reunido con sus doce fieles discípulos para compartir el pan y el vino antes de su muerte.

En el cristianismo se considera este como uno de los momentos más importantes dentro de la institución del sacramento de la eucaristía. De aquí entonces entendemos que la eucaristía es un sacramento donde se da el cuerpo y sangre de Jesús bajo las especies de pan y vino.

La eucaristía, llamada también como Santo Sacrificio, Fracción del pan, Cena del Señor o Comunión, es considerado uno de las tradiciones más importantes. Los elementos de la Eucaristía son el pan y el vino sacramental, que se consagran en un altar para luego ser consumidos, de esta manera los comulgantes celebran la Eucaristía.

De acuerdo a la predicación o, enseñanza dentro del catecismo de la Iglesia Católica, la eucaristía representa ese signo de vínculo de nosotros recibiendo a Cristo para llenar nuestra alma de gracia y nos de vida plena y eterna.

El Rosario Eucarístico entonces habla de la conversión que hubo de Cristo Sacramentado y ayuda tomando en total intención que se repare por los sacrilegios abandonos o injurias a Jesús.  Pues, Jesús, había deseado compartir las Pascuas con sus discípulos.

Dentro de la Eucaristía sentiremos entonces que Jesús está vivo y está presente en todo este proceso, esperando que sigamos regalando un poco de nuestro tiempo para alabarlo y adorarlo.

Misterios del Rosario Eucarístico

Este Rosario Eucarístico también nos hace contemplar los misterios de la vida de Jesús, en donde nos regala su cuerpo y sangre hechos pan y vino. Por ello, aquí te enseñamos los tres primeros misterios y sus descripciones para enseñarte en qué se basan.

rosario eucarístico

Primer Misterio: Multiplicación de los panes

Después de haber alabado a Cristo en el Santísimo Sacramento del Altar, nos hablan sobre la vida de Jesús cuando estaba con sus doce fieles apóstoles, después de haberse retirado en una barca para descansar.

Jesús había sentido compasión por el grupo que lo había seguido y se dispuso a enseñarles algunas cosas a sus doce apóstoles, ya al momento de continuar se habían percatado que la hora estaba muy avanzada en lo que los discípulos habían mencionado a Jesús sobre cómo iban a alimentar, teniendo solo cinco panes y dos peces, a la muchedumbre que los había seguido.

Entonces, Jesús, hizo que las personas se postraran a su alrededor tomando los panes y los peces, pronunciando la bendición partió los panes y repartió entre sus seguidores para servirlos hasta que se llenaron canastos dando aproximadamente un alimento a más cinco mil personas.

Segundo Misterio: Jesús dice que Él es pan de Vida

Tras lo sucedido, los seguidores de Jesús habían preguntado cómo iban a obrar a Dios, pues no tenían el conocimiento de cómo se podrían manejar. Entonces, Jesús, les respondió aclarando que tenían que confiar y creer fielmente en que él era el enviado.

Jesús, había declarado que «Él» es el pan de vida, pues quien confíe en el nunca habría de sufrir de hambruna o sed, pues su encomienda era que las personas creyeran en el sin necesitar más para conseguir la felicidad. Por ello, se entregan y se unen orando junto a Nuestro Señor.

Tercer Misterio: Jesús promete Vida eterna

Aquí, Jesús, declara que quien coma de su cuerpo y beba de su sangre tendrá vida eterna. Pues, decía que quien decidiera creer en «Él» tendría vida eterna y quien coma de su pan y beba de su sangre lo resucitará en su último día.

¿Cómo rezar el Rosario Eucarístico?

Antes de comenzar a realizar una buena oración y conexión espiritual con el Santo Rosario Eucarístico, hay que hacer la señal de la Santa Cruz con tu mano derecha. Para luego hacer el Acto de Contrición, el cual habla de pedirle al Señor Jesús y a Dios creador, siendo figuras de bondad infinita, que tome redención de nosotros por haberlos ofendido, pidiendo también que nos perdone para no castigarnos con las penas de los infiernos.

Por segunda instancia, se procede a realizar la oración del credo Apostólico, en donde afirmamos la creencia de Dios, padre Todopoderoso, quien fue el creador del cielo y de la tierra. Afirmamos la creencia en Jesucristo su único Hijo, Nuestro Señor quien había sido concebido por la obra del Espíritu Santo, nacido por la Virgen María, dando a reafirmar entonces el no poder de Poncio Pilato, quien lo había crucificado; fue muerto y además sepultado para ser resucitado entre los muertos.

Afirmamos entonces la creencia al Espíritu Santo, a la Santa Iglesia católica, también a la comunión de los santos, el perdón de los pecados y la resurrección de la carne para la vida eterna. Entonces después de haber realizado el credo Apostólico se procede a realizar un Padre Nuestro, tres Avemarías, un gloria y se habla de los Misterios.

Después de haber hablado de los cinco misterios se empieza a realizar una oración final en la que se pide a la Madre que sane cuerpo y alma, para despojar todo orgullo y pecado que pesa en el alma, y confiamos que nuestro corazón posará en sus manos.

Luego, se realiza las Alabanzas al Santísimo sacramento, la Letanía de reparación, realizando luego una última oración, en donde se habla de Jesús a quien le pedimos que permanezca entre nosotros en su sacramento hasta el final del mundo, para su protección. Si te gustó el artículo, te invito a leer: «Oración a los 7 arcángeles». En donde obtienes más datos interesantes como estos.