Cuando se habla del Rosario del Señor de la Misericordia se hace mención al momento en el cual nuestro señor Jesucristo, demostró al hombre su inmenso amor a través de su muerte. En este artículo te diremos todo lo relacionado con esta hermosa devoción.

Rosario-del-señor-de-la-misericordia-1

El valor del Rosario del Señor de la Misericordia

Esta devoción conocida como la Coronilla del señor de la misericordia es una costumbre religiosa llevada a cabo por los católicos con fe, para rendir honor a través del rezo del santo rosario, a nuestro señor Jesucristo.

Las oraciones se realizan orando en acompañamiento con el rosario clásico, no obstante, es un rezo muy sencillo que contiene las plegarias y oraciones conocidas por todos los fieles. Se estructuran según el orden establecido para rezar el rosario, como lo son El Padrenuestro, el Avemaría y el Credo.

¿Para qué se reza?

Según cuenta la historia, la virgen María se le manifestó  al beato Alano de la Rocía, y le dejó quince promesas que serán otorgadas a quienes recen el santo rosario. Estas promesas son las siguientes:

  • Quien sirva a la virgen diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.
  • Prometo mi protección y beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.
  • El rosario será un fortísimo escudo de defensa contra el infierno, librará de los pecados, vicios y exterminará las herejías.
  • El alma que se encomiende por el Rosario no perecerá.
  • La devoción al santo rosario es una señal manifiesta de predestinación a la gloria.
  • Sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo al amor por Dios.
  • Todo lo que se me pidiere por medio del rosario se alcanzará prontamente.
  • Elevarán a cualquier ser humano a desear las cosas celestiales y eternas
  • El rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina.
  • Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin auxilios de la Iglesia.
  • Libraré pronto del purgatorio a las almas devotas del rosario.
  • Los que rezan mi rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús. Los hijos verdaderos de mi Rosario gozarán en el cielo una gloria singular.
  • Socorreré en todas sus necesidades a los que propaguen mi rosario.

Si te gusta este artículo, te invitamos a compartirlo con tus amigos, asimismo te recomendamos leer el siguiente artículo Coronilla de la Divina Misericordia completa, donde conseguirás valiosa información para reforzar lo que aprendimos de este contenido.

¿Cómo rezarlo?

Seguidamente daremos una explicación de como rezar el santo rosario del señor de la misericordia, recuerde estar en un lugar tranquilo, libre de ruidos, si lo desea puede acudir a la capilla o iglesia más cercana, también puede hacerlo junto a otros fieles.

Inicio

Se toma el rosario con las dos manos y se aprieta con los dedos, luego se hace la señal de la cruz diciendo posteriormente: «En el nombre del padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.»

Oraciones

Seguidamente se deben rezar un padrenuestro, un avemaría y un Credo. Este último se hace corto cada una de estas plegarias se realizan con mucha concentración.

Las cuentas grandes

En este momento se realiza la oración vinculante con Dios y nuestro señor Jesucristo, se dice entonces:

«Padre eterno: En este día te ofrezco el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de tu hijo Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero. Amén.»

Cuentas pequeñas

Para comenzar las cuentas pequeñas debemos recordar que cada una está compuesta por diez unidades o sartas, de manera que al tocarlas con los dedos se debe decir en cada una:

«Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

Al finalizar se debe decir tres veces: «Señor Dios, Dios Todopoderoso, Señor Omnipotente, ten misericordia de nosotros y del mundo». Se puede agregar si la persona lo desea, otra oración corta sobre todo dedicada a nuestro señor Jesucristo, donde puedas dar reconocimiento de tu fe hacia él.

Finalización

Para culminar con el rezo del Rosario del Señor de la Misericordia, se hace nuevamente la señal de la cruz; también puedes quedarte con los ojos cerrados orando y meditando por la petición o alabanza que acabas de realizar. Cuando hayas realizado cada uno de los pasos mencionados anteriormente, ya podrás culminar con el rezo, para ello has de realizar la señal de la Cruz.

Rosario-del-señor-de-la-misericordia-1

¿Cuándo se debe rezar?

Este rosario debe realizarse durante las celebraciones del segundo domingo de pascua en la Semana Santa. También durante la conmemoración del nacimiento de la devoción el 14 de septiembre, fecha en la cual Jesús se le apareció a la Santa Polaca Sor Faustina Kowalska.

Desde ese día es denominado como el día de la exaltación de la Santa cruz, y hoy es una de las ceremonias más hermosas con las que cuentan los fieles católicos.

¿Cómo se originó?

La historia cuenta que la santa polaca llamada Faustina Kowalska, escribió en su diario una visión de haber sentido la presencia de nuestro señor Jesús un 13 de septiembre de 1935. En dicho diario se puede leer lo siguiente:

 “Tuve la presencia de un ángel, un ejecutor de cólera de Dios, inmediatamente comencé a rezar intensamente a Dios por el mundo, con palabras que oía internamente. En la medida en que rezaba con más fuerza, vi que el ángel quedaba desamparado, y no podía ejecutar el justo castigo. Entonces escuche una voz interna que dijo: Por su dolorosa pasión ten misericordia de nosotros y del mundo entero»

Al día siguiente, el 14 de septiembre escuchó otra voz la cual le mostró una oración. Le indicó que debía aprenderse, y a su vez tomar en consideración las cuentas del rosario, la santa escuchó lo siguiente:

“Primero reza un Padrenuestro, un Ave María y el Credo y debes decir lo siguiente: Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y de los del mundo entero.”

Y de nuevo dijo la voz: «Para las cuentas menores debes decir: Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”. Y luego dices tres veces: “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero”.

Esta devoción es muy inspiradora, todo creyente debe saber cómo hacerla, el rosario del Señor de la Misericordia permite otorgar su gracia de Dios.