El Rosario de la divina misericordia es una de las devociones más recientes incluidas en las actividades de los creyentes católicos. En este artículo te diremos todo lo relacionado con esta hermosa acción.

rosario-de-la-divina-misericordia -1

La profundidad del Rosario de la divina misericordia

Este rezo se encuentra incluido dentro de toda la devoción católica llamada “Coronilla de la Divina Misericordia». Está encomendada fundamentalmente para dar a conocer la misericordia de Dios a través de un conjunto de plegarias que componen un grupo de oraciones, las cuales se apoyan en el rosario como elemento adicional.

Para ello se utiliza un rosario clásico donde se dispone de sus cinco misterios de 10 cuentas cada uno. Tampoco existe fecha o momento específico para su realización; sin embargo, se ha tomado el momento cuando Jesús se lo revela a Santa Faustina el 14 de septiembre; por lo que se asume ese día como de exaltación de la Santa cruz y enseñanza de la Coronilla de la Divina Misericordia.

¿Cómo surgió?

Quienes no han escuchado lo siguiente: «Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”. El papa Juan Pablo II era un gran defensor de esta frase y casualmente murió en vísperas de la conmemoración de la divina Misericordia en el año 2005, que Dios lo tenga en su gloria.

Según la historia contada por los historiadores católicos, Santa Faustina escribió en un diario haber tenido una visión en 1935, el 13 de septiembre, donde todavía se puede leer lo siguiente:

 “Yo vi un ángel, un ejecutor de cólera de Dios (…) a punto de alcanzar la tierra (…). Comencé a rezar intensamente a Dios por el mundo, con palabras que oía internamente. En la medida en que rezaba así, vi que el ángel quedaba desamparado, y no podía ejecutar el justo castigo. Por su dolorosa pasión ten misericordia de nosotros y del mundo entero»

Al día siguiente se le presentó una voz la cual le mostró una oración, la cual debía aprender, la misma contenía las cuentas del rosario, la voz le dijo.

“Primero reza un ‘Padrenuestro’, un ‘Ave María’, y el ‘Credo’. 

Después le indicó que en las cuentas debía decir estas palabras:

“Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y de los del mundo entero.”

Para las cuentas menores debes decir lo siguiente: “Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”. Y terminas   diciendo tres veces:

“Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero”.

La aparición de Jesús

Pasados unos instantes se le apareció Jesús (Según cuenta Sata Faustina) y le dijo el siguiente:

«Por la oración de esta Coronilla me agrada dar todo lo que me pidan. Cuando lo recen los pecadores empedernidos, llenaré sus almas de paz, y la hora de su muerte será feliz»

«Escribe esto para las almas atribuladas. Cuando el alma ve y reconoce la gravedad de sus pecados, cuando se desvela frente a sus ojos todo el abismo de miseria en que se sumergió, que no desespere, sino que se lance con confianza en los brazos de mi Misericordia, como un niño en los brazos de su querida madre».

«Estas almas tienen sobre mi Corazón misericordioso un derecho de precedencia. Dijo que ninguna alma que ha recurrido a mi Misericordia se decepcionó ni experimentó vergüenza. Cuando recen esta Coronilla junto a los agonizantes, Yo me pondré entre el Padre y el alma agonizante, no como justo Juez, sino como Salvador Misericordioso”.

rosario-de-la-divina-misericordia

¿Cómo se reza?

Este hermoso rosario y la oración que la contiene permiten a los fieles tener la fuerza para ayudar a los más débiles y poder dar vida eterna a quienes deseen llenarse de fe. La forma en cómo se realiza utilizando el rosario de la divina Misericordia es la siguiente.

Inicio

Se realiza la oración para comenzar, luego se hace la señal de la cruz. Después se dice una oración similar a la siguiente:

«Expiraste, Jesús; pero la fuente de vida emano de toda tu alma, el mar de misericordia se abrió para el mundo entero. ¡Oh, fuente de vida, misericordia divina!, abarca el mundo entero y derrámate sobre nosotros».

Se dice entonces tres veces: «¡Oh, sangre y agua que brotaste del sagrado corazón de Jesús, como una fuente de misericordia para nosotros, en Ti confío! Seguidamente se reza un padrenuestro, un avemaría y un credo.

Las cinco oraciones

La persona encargada de dirigir la plegaria, el cual puede ser un sacerdote o un laico autorizado, debe proceder a toma la cuenta grande y comienza rezar diciendo lo siguiente:

«Padre Eterno, Te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero.»

Después, y por cada cuenta pequeña se debe repetir 10 veces la famosa oración corta:

«Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.

Esta decena es la primera de cuatro, lo cual debe hacerse hasta completar las 5 oraciones o frases.

Para finalizar

Después de rezar las 5 oraciones, todos los presentes deben decir en forma conjunta:

«Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.»

Se hace una pequeña pausa y se concluye con la oración de la misericordia, también puede finalizarse haciendo una jaculatoria, donde se haga mención a la presencia de Jesús ante Faustina, como ejemplo se puede decir el siguiente:

Oh, Sangre y Agua que brotaste del Sagrado Corazón de Jesús, como una fuente inagotable de misericordia para con nosotros, Jesús, en Ti confío. Se hace la señal de la cruz y concluye el rosario de la divina misericordia.

Esta devoción es una de las más hermosas con las que cuenta la iglesia católica; si te ha gustado te invitamos a dejar tu comentario, así como compartir este contenido en las redes sociales. Si deseas ampliar la información suministrada, te recomendamos leer el artículo Oración de la divina misericordia donde podrás conocer más de esta fascinante tradición católica.