El rosario es una tradición de rezos católicos que conmemora una serie de veinte eventos catalogados como “misterios”. En este caso, el rezo del santo rosario miércoles relata la vida de Jesucristo y la Virgen María.

Rezo-del-santo-rosario-miércoles-1

¿Cómo realizar el Rezo del santo rosario miércoles?       

El ritual se lleva a cabo con una oración inicial, tras esto es enunciado el misterio respectivo. Luego de una pausa reflexiva o un ofrecimiento personal se rezan un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria.

Las oraciones del santo rosario el miércoles

Este rezo del santo rosario del miércoles es llevado a cabo con un objeto, de mismo nombre, conformado por cuentas separadas de diez en diez por otras cuentas más pequeñas que son usadas para rezar el rosario. El objeto es simbolizar las rosas que a su vez ejemplifican oraciones ofrecidas a la Virgen María para sus varias etapas de vida en los misterios.

Cada serie de misterios abarca cinco temas distintos, Los misterios del rezo santo rosario del miércoles son denominados “Misterios de gozo”, estos además también pueden ser rezados los domingos, sábados y en la época de pascua.

Entre los rezos de un misterio del rosario hay otras oraciones que se encargan de darle forma a la ceremonia de rezo. El rezo del rosario del miércoles se da por iniciado con la siguiente oración que debe ser recitada:

“Por la señal de la santa cruz,
de nuestros enemigos,
líbranos, Señor, Dios nuestro.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.  Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios, Nuestro Señor. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.”

Luego de ser recitada la oración en voz alta frente a todos los presentes, empieza el rezo de los misterios correspondiente al día miércoles.

Los Misterios que son correspondientes al rezo del Santo rosario del día miércoles

Los cinco misterios gloriosos que son correspondientes del rezo del santo rosario del miércoles se pueden comprender en los siguientes:

Primer Misterio Glorioso: La Resurrección del Hijo de Dios

Este misterio relata cómo se enteraron de que resucitó Jesucristo, ya que solo se encuentra la piedra retirada de su respectivo sepulcro. Tras la lectura del misterio, lo más habitual es realizar una reflexión donde se asocie el relato con lo que se vive diariamente o situaciones de la vida personal. Tras esto, se dispone un rezo donde hace un Padre nuestro, diez Avemarías y un Gloria al Padre.

También puede interesarte 14 versículos bíblicos para jóvenes católicos.

Segundo Misterio Glorioso: La Ascensión del Señor al Cielo

En este misterio se menciona el momento en el que Jesús tras haber resucitado, asciende al reino de los cielos junto a su padre que lo esperaba.

Tras esto se toma un espacio para reflexionar. Aquí, generalmente se realiza un diálogo introspectivo en relación al relato de Jesús y María, luego se reza un Padre nuestro, diez Avemarías y un Gloria al Padre.

Tercer Misterio Glorioso: La venida del Espíritu Santo

Este misterio cuenta como el Espíritu Santo irrumpió en un hogar, manifestándose en el cielo, luego en el viento, luego en forma de fuego y tras eso, llenar de su esencia a los presentes y como consecuencia todos empezaron a hablar en otras lenguas, distintas a la que ya manejaban por naturalidad.

Al Igual que en el misterio anterior, se realiza una reflexión interna asociada con lo relatado y la vida de la persona que rece. Y seguidamente a continuación, se reza un Padre nuestro, diez Avemarías y un Gloria al Padre.

Cuarto Misterio Glorioso: La Asunción de María al Cielo

Este misterio demuestra cómo María decreta que con el paso de las siguientes generaciones será recordada y llamada como “Bienaventurada” por todas las obras que Dios realizó en su vida.

Después de la lectura del misterio, es necesario un tiempo para la reflexión del relato narrado. Comúnmente se relaciona con situaciones vividas o que se estén viviendo actualmente por parte de quien reza. Después de la reflexión profunda, se reza un Padre Nuestro, diez Avemarías y un Gloria al Padre.

Quinto Misterio Glorioso: La Coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado

En este misterio se describe a María tras su coronación en el cielo, describiendo su aspecto como con un vestido de sol, la luna a sus pies y una corona puesta sobre ella.

En este último misterio, al igual que el resto de misterios, se toma un momento para una reflexión profunda con el misterio en cuestión con el fin de realizar una introspección. Cuando se termine de reflexionar se dispondrá rezar un Padre Nuestro, diez Ave María y un Gloria al Padre.

Rezo-del-santo-rosario-miércoles-2

Oraciones finales

Dios te salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto, en tus manos ponemos nuestra fe para que la ilumines. Llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto, en tus manos ponemos nuestra esperanza para que la alientes. Llena eres de gracia…

Santa María…

Dios te salve, María Santísima, esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto, en tus manos ponemos nuestra caridad para que la inflames. Llena eres de gracia…

Santa María…

Dios te salve, María Santísima, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.