Remedios para el dolor de garganta

La inflamación de la garganta es uno de los problemas más recurrentes, tanto en niños como en adultos. Puede ser en la faringe (faringitis) o en las amígdalas (amigdalitis). A continuación te recomendaremos algunos remedios para el dolor de garganta.

Síntomas del malestar de garganta

Con frecuencia, el signo inicial es una molestia en la garganta, como una picazón. Pronto aparecen síntomas como dolor al tragar, tos seca e irritante.

La garganta es comúnmente una de las primeras partes del cuerpo en reaccionar a la baja inmunidad. Por esta razón, la inflamación en el lugar ocurre con una gran frecuencia en períodos de temperaturas más bajas, como el invierno.

Causas del dolor de garganta

La afección puede deberse a una infección bacteriana, viral o no infecciosa. En el caso de una infección viral, los síntomas suelen ir acompañados de gripe o resfriado.

La mayoría de las inflamaciones son causadas por virus o bacterias. En el caso de las causadas por virus, no existe un tratamiento específico que se pueda llevar a cabo. En estos casos, la mejoría ocurre espontáneamente, en el transcurso de unos pocos días. En caso de infección bacteriana, el tratamiento puede realizarse con antibióticos.

Pero, para todos estos casos de inflamación, existen medicamentos que ayudan a suavizar los incómodos síntomas de estar con la garganta inflamada.

Hay muchas maneras y remedios para tratar el dolor de garganta  de tratar la inflamación de la garganta: medicamentos, tés, caramelos, gárgaras, etc. A continuación nombraremos los principales remedios y métodos caseros para aliviar este malestar.

¿Cuál es el mejor remedio para el dolor de garganta?

Existen muchos medicamentos que ayudan en el tratamiento de la garganta inflamada. Los remedios más recomendados para aliviar los síntomas de la inflamación son las píldoras, los aerosoles, los analgésicos y los antiinflamatorios (como el ibuprofeno y la nimesulida).

·        Antibióticos

El tratamiento indicado varía de un caso a otro. En caso de infección bacteriana, se suelen prescribir antibióticos para evitar complicaciones adicionales, aunque este tipo de inflamación también puede mejorar espontáneamente.

Los antibióticos actúan para controlar la infección y así ayudar a que la inflamación se reduzca gradualmente. Estos medicamentos sólo deben usarse con consejo médico, ya que el uso indiscriminado o inapropiado puede hacer que el cuerpo se vuelva resistente a la acción.

·        Analgésicos

En los casos de inflamación infecciosa, ya sea bacteriana o viral, los síntomas no se limitan a la garganta: pueden aparecer dolores corporales, cefaleas, fiebre y náuseas.

Estos medicamentos se recomiendan para aliviar el dolor en general, por lo que pueden estar indicados para casos de inflamación en la garganta. Se pueden combinar con otros medicamentos según el estado del paciente.

Las píldoras son analgésicos eficaces y ayudan a suavizar los síntomas de la inflamación de la garganta. También hay aerosoles que realizan esta función de manera similar.

El tratamiento con este tipo de medicamento es sintomático, por lo que no tiene efecto antibacteriano. Sin embargo, además de reducir la irritación de la garganta, la mayoría de los analgésicos también ayudan con otros síntomas de inflamación, como dolor de cabeza y fiebre.

·        Antiinflamatorios

Los antiinflamatorios se pueden utilizar para reducir el dolor de garganta y, además, también tienen acción antipirética. Esto significa que estos medicamentos ayudan a controlar la fiebre, si está presente.

Son los medicamentos más recomendados para la inflamación de la garganta, ya que ayudan a reducir la inflamación mientras actúan sobre los síntomas (también actúan como analgésicos).

Sin embargo, los medicamentos antiinflamatorios también pueden causar efectos secundarios y no se recomiendan para algunos grupos de riesgo.

Inflamación de la garganta con dolor de oídos y fiebre: ¿cómo tratar?

La inflamación de la garganta debe ser tratada de acuerdo a los síntomas presentados. Es imprescindible consultar a un médico, porque es él quien indicará el origen de la inflamación, si hay infección viral o bacteriana y, por tanto, cuál es el tratamiento más adecuado.

Algunos signos de inflamación infecciosa son:

  • Fiebre;
  • Malestar general;
  • Dolor de cabeza;
  • Náuseas y vómitos;
  • Dolor de oído al tragar.

Dependiendo del tipo de infección, los remedios para el dolor de garganta indicados para el tratamiento serán diferentes. Si la inflamación tiene origen bacteriano, los medicamentos recomendados serán antibióticos, generalmente derivados de la penicilina, como la amoxicilina.

Si la inflamación no es infecciosa o de origen viral, los fármacos recomendados serán analgésicos o antiinflamatorios.

Entre los antiinflamatorios, los más conocidos son:

  • Ibuprofeno;
  • Nimesulida;

Finalmente, los analgésicos también se pueden utilizar para disminuir los síntomas causados por la inflamación de la garganta. Son los más comunes:

  • Paracetamol;
  • Dipirona;

Siempre es importante consultar a un médico si los síntomas persisten durante más de un día o si empeoran.

Inflamación en la garganta de los niños

Cuando los niños tienen dolor de garganta, es importante tomar algunas precauciones.

Para los niños menores de 5 años de edad, no se recomienda el uso de píldoras para la garganta debido a la asfixia. En este caso, el spray puede ser una alternativa viable.

Además, la aspirina tampoco se recomienda para los niños pequeños. Esto se debe a un pequeño riesgo de desarrollar el síndrome de Reye, que causa insuficiencia hepática y edema cerebral.

Si la inflamación persiste por más de un día, se debe consultar a un pediatra para que le indique el mejor medicamento y la dosis correcta para el niño.

Remedio casero y natural para el dolor de garganta

También existen remedios caseros para tratar el dolor de garganta. Algunos ingredientes naturales tienen propiedades que ayudan a aliviar el dolor y la irritación.

El método casero más conocido para aliviar los síntomas del dolor de garganta son las gárgaras con agua tibia y sal. Debe diluirse con una cuchara de sal en 300 ml de agua tibia para transportar las gárgaras, a veces durante el día.

Masticar chicle o chupar balas también puede ayudar con los síntomas, ya que estimula la salivación, manteniendo la cavidad oral más hidratada. Los que contienen mentol, eucalipto o jengibre tienen un efecto refrescante que ayuda a aliviar el dolor.

Esto funciona de manera similar con miel, chocolate negro y menta. El famoso té de limón con miel puede ser un aliado, pero se recomienda en pocas cantidades porque puede generar reflujo y así empeorar la situación.

Además, es muy importante descansar y beber mucha agua cuando la garganta está inflamada. La hidratación y el descanso aceleran el proceso de recuperación. También es importante evitar los líquidos muy calientes y el contacto con el humo del cigarrillo.

La inflamación de la garganta es uno de los problemas más comunes que tenemos. Es importante consultar a un médico para encontrar el mejor tratamiento, pero la tendencia es que en pocos días la situación mejore.

El uso de medicamentos como antiinflamatorios, analgésicos e incluso medicamentos caseros es una solución para aliviar los incómodos síntomas de esta afección.

Leave a Reply