Remedios caseros para la tos

Al igual que la cura, el tratamiento de la tos depende del diagnóstico establecido y de la causa determinada. Por lo tanto, si se trata la afección subyacente, es probable que la tos desaparezca. Los Remedios caseros para la tos son una solución mas que aconsejable para combatir la tos.

Para las personas sanas, hay algunas medidas que se deben tomar en casa que alivian las molestias y generalmente resuelven el problema en unos pocos días. Sin embargo, vale la pena señalar que ciertas recetas caseras no están científicamente probadas.

Por lo tanto, si los síntomas persisten durante más de cinco días, consulte a un médico.

En casos de tos causados por bacterias, es probable que el médico le recete un antibiótico. También se pueden prescribir jarabes para la tos o supresores de la tos con codeína.

El tratamiento en el hogar incluye:

Mantenerse hidratado con remedios caseros para la tos

Beber al menos 8 vasos de agua al día facilita el movimiento del moco en la capa de las pestañas. Es el mejor tratamiento cuando la tos afecta a niños menores de 4 años.

Otro consejo para los niños es el agua tibia o el jugo de manzana. También puede tomar otros líquidos para hidratar su garganta, pero evite las bebidas alcohólicas, los refrescos, el té negro, el mate y el café.

Consumir miel

La miel calma la garganta inflamada y las membranas mucosas. Es rico en antioxidantes y tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, además de intensificar la lubricación de las vías respiratorias superiores (faringe, laringe y boca).

También presenta en su composición vitamina C y flavonoides (función analgésica y antiviral). Está indicado principalmente durante la noche, cuando la tos perturba el sueño. Se puede usar con té y jengibre.

Tenga cuidado de no ingerir en exceso, por su alto contenido calórico.

¡Atención!

No le dé miel a los niños menores de un año, ya que su sistema inmunológico todavía no los protege de la bacteria Clostridium botulinum, que se puede encontrar en la miel.

Inhale

El vapor de los aceites esenciales ayuda a aumentar sus beneficios. Use aceite de melaleuca, propóleo y eucalipto, que calman las vías respiratorias y abren el paso del aire, y ayudan a combatir bacterias y virus. Es importante evitar esta práctica si la tos es causada por el asma.

Remedios caseros para la tos: Cómo prepararse:

Poner el agua hirviendo en un recipiente y dejarla enfriar durante 1 minuto. Añadir 2 gotas de uno de los aceites y mezclar. Acerque la cabeza al recipiente y cúbrase con una toalla para mantener el vapor. Tome una inspiración profunda durante 5 a 10 minutos, de 2 a 3 veces al día.

Otro consejo es inhalar agua caliente, ya que ayuda a aflojar la congestión nasal.

Remedios caseros para la tos: Humedecer el aire

Aumente el contenido de humedad del aire con humidificadores, vaporizadores o incluso colocando toallas húmedas o lavabos con agua en las habitaciones. Los baños calientes con la puerta abierta también ayudan a aumentar la humedad del aire al distribuir el vapor.

Cuando los humidificadores no se limpian correctamente, pueden hacer más daño que bien, incluso transferir hongos y bacterias al aire.

Remedios caseros para la tos: Haga gárgaras con agua salada

La práctica alivia el dolor de garganta, reduce la hinchazón y desplaza el moco.

Mezclar ½ cucharadita de sal en 240 ml de agua caliente, disolver y hacer gárgaras durante 15 segundos. Escupa y repite hasta que el agua se agote.

Remedios caseros para la tos: Tés para la tos

Evite las bebidas frías y las gárgaras, ya que los alimentos y bebidas muy frías pueden aumentar la irritación en la garganta. Elija tés como manzanilla, limón y miel, citronela, hierbas dulces y jugos.

Revise algunas recetas que pueden ayudar a calmar las vías respiratorias, aflojar el moco, relajar los músculos de la garganta y/o reducir la inflamación:

·        Té de raíz de regaliz

Coloque 2 cucharadas de raíz de regaliz seca en una taza con 240 ml de agua hirviendo. Deje reposar de 10 a 15 minutos. Colar y beber 2 veces al día.

Este remedio casero no está indicado si usted está tomando esteroides o tiene problemas renales. Si la glicirrhizza (una sustancia activa presente en la raíz) le causa efectos secundarios, compre el regaliz deglicirrizado en tiendas de productos naturales.

·        Té de eucalipto

Coloque 1 cucharadita de hojas de eucalipto picadas o de 3 a 6 gotas de aceite esencial de eucalipto en una taza de agua hirviendo. Añadir 1 cucharada de miel y dejar reposar de 10 a 15 minutos. Colar y beber de 3 a 4 veces al día.

·        Té de tomillo

Triturar 2 cucharadas de tomillo fresco o seco y ponerlas en una taza de agua hirviendo. Dejar reposar durante 2 minutos. Colar antes de beber.

Si lo desea, añada miel y limón.

·        Té de azafrán

Poner media cucharadita de azafrán en polvo en un vaso de leche caliente y mezclar. Otro consejo es poner una cucharada del polvo en 4 tazas de agua hirviendo.

Dejar reposar y colar.

·        Té de equinácea con jengibre y miel

Añadir 2 cucharaditas de raíz u hoja de equinácea y 5 cm de jengibre fresco en 1 litro de agua hirviendo. Deje reposar durante 15 minutos.

Cuele y beba caliente.

·        Té de menta

Agregue 1 cucharadita de hojas de menta a una taza de agua hirviendo. Dejar reposar 5 minutos, colar y beber.

·        Té de menta y jengibre

Disuelva la menta y el polvo de jengibre en el jugo de limón. El jengibre ayuda a liberar el moco y, junto con la menta, suprime la irritación de la garganta.

Otro consejo es añadir 3 cucharadas de jengibre picado y 1 cucharada de menta a 4 tazas de agua. Hierve el agua y mantén el fuego hasta que reduzcas un poco el agua. Colar, dejar enfriar y añadir una cucharada de miel. Tome una cuchara de sopa siempre que sea posible.

El té también se puede hacer sólo con jengibre.

Remedios caseros para la tos: Otras recetas caseras

·        Remedios caseros para la tos: Jugo de guaco con zanahoria

Broncodilatador, alivia la tos con catarro.

Mezcle 5 hojas de guaco, 1 zanahoria y 2 ramitas de menta. Colar y endulzar con miel. Beba varias veces al día.

·        Jugo de naranja y limón

Mezclar 1 naranja exprimida, 1 limón exprimido, 1 cucharada de miel y 3 gotas de extracto de propóleos. Beba la solución.

·        Miel con limón y propóleos

Mezcle 8 cucharadas de miel y 8 (gotas) de extracto de propóleos en el jugo de 1 limón mediano. Beba de 3 a 4 veces al día.

·        Zanahoria y miel

Centrifugar 4 zanahorias medianas y agregar el jugo a 1 taza de miel. Almacenar en un recipiente cerrado y tomar 1 cucharada de 3 a 4 veces al día.

·        Orégano y miel

Mezclar 1 cucharada de miel con 1 cucharada de café de orégano y calentar durante unos segundos en el microondas. Tome el jarabe tibio de 3 a 4 veces al día.

El ajo y los jarabes de saúco también son conocidos por su eficacia.

Leave a Reply