¿Qué es la metanfetamina y cómo funciona? La metanfetamina es una droga de tipo estimulante muy poderoso y extremadamente adictivo afectando de forma severa el sistema nervioso central. Su estructura química es similar a la anfetamina (fármaco que se usa como medicamento para el déficit de atención e hiperactividad o TDAH, y la narcolepsía).

La droga en bruto tiene aspecto de piedras brillantes y puede presentarse como un polvo, una píldora o una roca brillante a la que también se le da el nombre de cristal. Por esto, la metanfetamina puede ser ingerida por inhalación, en forma oral, inyectarse con aguja, o incluso fumarse con pipas de vidrio.

Cómo funciona la metanfetamina en el cuerpo

Los que consumen la metanfetamina hablan de subidones de energía, euforia y una libido potenciada. Lo que no es de sorprender ya que es un estimulante tanto para el cuerpo como para la persona por lo que esta en términos técnicos aumenta con rapidez la dopamina (sustancia química natural que participa en el movimiento corporal, motivación y refuerzo de las conductas que llevan a la satisfacción) en áreas de recompensa reforzando así un comportamiento adictivo.

Por otra parte, la metanfetamina suprime la sensación de hambre mientras aumenta el ritmo cardíaco así como la tensión sanguínea.

En cuanto a cómo funciona exactamente en el cerebro esta droga como molécula sumamente pequeña y liposoluble llega a superar la barrera entre la sangre y el cerebro penetrando fácilmente en este último, aumentando así, por razones aún desconocidas, la concentración de neurotransmisores de serotonina y dopamina fuera de las neuronas.

Efectos del uso de la metanfetamina

Más allá de la adicción si hablamos de efectos a corto plazo las metanfetaminad incluso en pequeñas dosis puede llegar a causar los mismos efectos de salud que otros estimulantes como la cocaína o anfetaminas como:

  • Aumento de la vigilia así como la actividad física
  • Disminución del apetito
  • Aumento de la respiración (o respiración rápida)
  • Aumento del ritmo cardíaco o irregularidad en este
  • Presión arterial y temperatura corporal elevadas

Si hablamos de un uso a largo plazo, en especial en altas dosis, más allá de los efectos mencionados, se tiene un riesgo mayor de contraer enfermedades infecciosas como el VIH y hepatitis B y C, incluso enfermedades relacionadas con el sistema nervioso como el  párkinsom. Además, esta droga afecta y altera el juicio y con ello la toma de decisiones, generando así conductas de riesgo como relaciones sexuales sin protección.

Algunos estudios también hablan sobre un aumento significativo al riesgo de padecer enfermedades de los vasos sanguíneos como la arteriosclerosis, afectando con ello al corazón, lo que podría a su vez ser un factor de riesgo de infartos.

Otros efectos del consumo de metanfetaminas

  • Pérdida excesiva de peso
  • Problemas dentales graves
  • Comezón intensa (esto causa a su vez lesiones en la piel)
  • Ansiedad
  • Confusión
  • Pérdida de memoria
  • Problemas para dormir
  • Comportamiento violento
  • Paranoia
  • Alucinaciones

Sobredosis de metanfetaminas

En cuanto a una sobredosis de esta droga se manifiesta con delirios y náuseas, taquicardia, ataques de pánico, subidas agudas de tensión sanguínea y ritmo cardíaco e incluso un paro.  También se sabe de insuficiencias renales, hemorragias cerebrales y accidentes cerebrovasculares diversos que pueden llegar a causar la muerte.