La osteoporosis es una afección que deja los huesos frágiles y porosos. Aparece especialmente entre las mujeres mayores de 45 años. A medida que progresa con la edad, la enfermedad aumenta el riesgo de fracturas en regiones como la cadera, las costillas y el cuello del fémur.

Índice de contenidos

Factores de riesgo

Existen algunos factores de riesgo para la osteoporosis que no se pueden evitar, como la edad avanzada y el sexo. Pero los expertos también han identificado algunos factores de riesgo modificables, como fumar tabaco y beber alcohol, que aumentan la incidencia.

Además, los científicos creen que los factores alimentarios pueden jugar un papel importante. Hasta la fecha, la mayoría de las investigaciones sobre nutrición y osteoporosis se han centrado en la fuente confiable de calcio debido a su papel esencial en la salud ósea.

Sin embargo, los autores de un estudio más reciente en China creen que otros micronutrientes pueden influir en el riesgo de osteoporosis. Decidieron concentrarse en el selenio.

¿Qué es el selenio?

El selenio es un mineral esencial para la salud humana. Participa en muchos sistemas del cuerpo y está presente en una gran variedad de alimentos, incluyendo pescados, mariscos, carnes rojas, granos, huevos, pollo, hígado y ajo.

Aunque algunos estudios previos han analizado el impacto del selenio en la osteoporosis, la evidencia no ha sido concluyente.

Por lo tanto, para abordar esta brecha, los investigadores recolectaron datos de 6,267 participantes que visitaron el Centro de Exámenes del Departamento de Salud del Hospital Xiangya de la Universidad Central del Sur de China. Se calculó la información sobre estilos de vida y datos demográficos. Todos los participantes tenían 40 años de edad o más y completaron cuestionarios detallados sobre la frecuencia de los alimentos.

Sin embargo, es importante notar que los científicos también observaron otros parámetros que pueden influir en la osteoporosis, tales como beber, fumar, índice de masa corporal (IMC) y nivel de actividad física.

Selenio y osteoporosis

En general, la osteoporosis estaba presente en el 9.6% de los participantes – 2.3% en hombres y 19.7% en mujeres. Usando los datos del cuestionario, los científicos dividieron a los participantes en cuatro grupos, que fueron clasificados como de mayor a menor ingesta de selenio.

Como ellos esperaban, los individuos con los niveles más bajos de selenio en la dieta tenían el riesgo más alto de desarrollar osteoporosis. Los autores observaron una relación dosis-respuesta. En otras palabras, la ingesta de selenio tenía una correlación negativa con el riesgo de enfermedad: cuanto más consumía una persona, menor era el riesgo. Incluso después de controlar factores como la edad, el sexo y el IMC, la relación seguía siendo significativa.

Así, los autores concluyen: «Los resultados de nuestro estudio pueden dar una idea de la patogénesis de la osteoporosis, y se justifican futuros análisis de la ingesta de alimentos, incluida la ingesta suplementaria de selenio, sobre el riesgo de enfermedad».

En el artículo, discuten algunos mecanismos por los cuales el selenio puede influir en el riesgo de osteoporosis. Explican cómo la actividad de las moléculas inmunitarias, como las citoquinas, estimula la progresión de la osteoporosis y que el selenio puede inhibir estas moléculas.

De manera similar, el selenio es parte de las enzimas antioxidantes dependientes del selenio, que absorben especies reactivas de oxígeno en las células. Por lo tanto, niveles más bajos de selenio pueden aumentar el estrés oxidativo.

Esto es importante porque, como explican los autores, hay alguna evidencia de que el estrés oxidativo puede influir en la progresión de la osteoporosis.

Para el futuro

Los expertos creen que este es el primer estudio que relaciona directamente la ingesta de selenio con la osteoporosis. Aunque utilizaron un tamaño de muestra relativamente grande y representaron una amplia gama de variables, todavía existen limitaciones significativas.

También explican que los niveles de selenio en los alimentos pueden variar y que los métodos de preparación también influyen en la cantidad de selenio disponible.

Además, en estudios observacionales como éste, no es posible confirmar una relación causal entre el selenio dietético y los resultados de la enfermedad. Siempre existe la posibilidad de que otros factores influyan en los resultados.