¿Por qué maldijo Jesús a la higuera?. A muchas personas les extraña oír como un ser lleno de tanto amor como Jesús fuera capaz de maldecir a una higuera hasta destruirla. Sin embargo, toda obra del Señor tiene una explicación subyacente que debemos buscar para entender su mensaje.

En cada palabra y obra de Jesús había una intención, y cuando maldijo la higuera no fue diferente. A través de ese simple gesto nos envió un trascendental que debemos aprender si queremos conocer el auténtico pensamiento de Dios. ¿Quieres saber cuál es?

¿Por qué maldijo Jesús a la higuera?: Explicación

Jesús no maldijo la higuera por capricho o enojo, lo hizo para darnos una lección de vida. Pero para entender cuál era el mensaje, queremos explicar la historia completa:

Al día siguiente de su entrada triunfal en Jerusalén, caminaba y tuvo hambre. Se acercó a una higuera con hojas y busco sus hijos. Sin embargo, no encontró nada y la maldijo para que nunca más diera fruto. Al día, siguiente la higuera estaba completamente seca desde las raíces y sus discípulos se asombraron porque la higuera se secó muy rápido.

Al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre.

Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.

Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Y lo oyeron sus discípulos.

Marcos 11:12-14

Bajo esta circunstancia, Jesús envío dos mensajes a sus discípulos:

1. Aquellos que oran con fe verán milagros.
2. Aquellos que no da frutos serán castigados.

Ahora que sabes cuál es la razón por la que Jesús maldijo la higuera, vamos a explicarte cada uno de los mensajes para que los entiendas.

1. Aquellos que oran con fe verán milagros

Aquellos que oran con fe verán milagros

Aquellos que oran con fe verán milagros

Jesús nos mostró que cualquier persona que tenga fe en Dios y en su Palabra es capaz de obrar cualquier milagro. No fue simplemente una demostración del poder divino que Él tenía, sino que nos mostró cuál era el camino a seguir para alcanzar todo aquello nos propongamos con la ayuda de Dios.

Este simple pasaje nos ayuda a entender que su poder no lo recibe por el mismo, sino que proviene de su fe. Por lo tanto, para seguir su camino, debemos tener fe en Dios por encima de todo.

2. Aquellos que no da frutos serán castigados

Aquellos que no da frutos serán castigados

Aquellos que no da frutos serán castigados

No era temporada de higos, pero Jesús esperaba encontrar higos. Algunas higueras dieron frutos tempranos, antes de la temporada. Una higuera con hojas crecidas ya tendría higos verdes. La higuera que Jesús maldijo tenía hojas pero no frutos. Su apariencia era engañosa, parecía madura, pero no lo era.

Ante esta situación, Jesús contó una parábola sobre una higuera sin fruto:

Un hombre plantó una higuera en su viña. Sin embargo, la higuera llevaba plantada 3 años y nunca dio fruto. Para lo cual el viñador pensó que, si después de 3 años, la higuera aún no ha dado fruto, es mejor cortarla para que no inutilice también la tierra que consume.

Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló.

Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra?

Lucas 13: 5-7

Con esta parábola, jesús nos explicó que, como la higuera, hay que dar frutos. Es decir, Dios da algo de tiempo, pero tarde o temprano, los que no se arrepientan de sus pecados serán castigados.

El día antes de maldecir la higuera, Jesús había entrado en Jerusalén, animado por una multitud. La gente parecía lista para aceptar a Jesús y cambiar sus vidas, pero menos de una semana después, ¡querían a Jesús muerto! Eran como la higuera maldita, parecían listos, pero no daban fruto. Su apariencia fue engañosa.

También muchos tendían sus mantos por el camino, y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían por el camino.

Y los que iban delante y los que venían detrás daban voces, diciendo:¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

! Bendito el reino de nuestro padre David que viene!¡Hosanna en las alturas!

Marcos 11:8-10

Quien es salvo por Jesús, da fruto. No sigues amando el pecado y cambias tu vida. Sus frutos aún pueden ser verdes y pequeños, escondidos entre las hojas, pero están ahí. Algunas personas pueden parecer amar a Jesús, pero no se han arrepentido y, por lo tanto, no dejan el pecado.

Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento.

Mateo 3:8

Un día, cada persona será juzgada por Dios y quien no muestre los frutos de una vida transformada por Jesús será castigado. Por lo tanto, cada creyente necesita analizar su vida y ver qué necesita cambiar. Con la ayuda de Jesús, podemos dar mucho fruto.

¡Esto ha sido todo!. Esperamos que este breve artículo te haya ayudado a entender por qué maldijo Jesús a la higuera. Tenemos muchos más artículos que dan respuesta a preguntas bíblicas. Por ejemplo, ¿por qué dicen a Jesús Hijo de David?. Si quieres seguir aprendiendo teología de una forma amena, te recomendamos que sigas navegando por Descubrir.online.