¿Por qué es importante diezmar?. Diezmar en la Biblia era una práctica del Antiguo Testamento, pero el creyente de hoy todavía está invitado a ofrecerlo a Dios. En la Biblia, diezmar es una forma de agradecer a Dios. El diezmo sostenía el templo, los sacerdotes, los levitas y los pobres.

Por qué es importante diezmar según la Biblia

Para entender la importancia del diezmo, debemos remontarnos a sus orígenes y su auténtico significado. De esta forma podremos responder correctamente a la pregunta que nos hacíamos al principio del artículo.

¿Qué significa diezmar?

Diezmo significa «décima parte». Los judíos dieron una décima parte de sus ingresos a Dios. Si fuera en España, significa que por cada 10 euros que recibiera una persona en su salario, le daría 1 euro a Dios. Si ganara 1000 euros, daría 100 euros, y así sucesivamente.

En la época del Antiguo Testamento, la gente vivía principalmente de la agricultura. No había mucho dinero y las transacciones se realizaban intercambiando un producto por otro. Por lo tanto, los diezmos se dieron principalmente sobre productos agrícolas, como ovejas, harina y aceite. Aquellos que no pudieran transportar los productos al templo podían venderlos y entregar el dinero.

«Y cuando este edicto fue divulgado, los hijos de Israel dieron muchas primicias de grano, vino, aceite, miel, y de todos los frutos de la tierra; trajeron asimismo en abundancia los diezmos de todas las cosas.

También los hijos de Israel y de Judá, que habitaban en las ciudades de Judá, dieron del mismo modo los diezmos de las vacas y de las ovejas; y trajeron los diezmos de lo santificado, de las cosas que habían prometido a Jehová su Dios, y los depositaron en montones.

En el mes tercero comenzaron a formar aquellos montones, y terminaron en el mes séptimo».

2 Crónicas 31:5-7

¿Para qué era el diezmo?

El diezmo era una ordenanza para los judíos y servía para agradecer a Dios. La Biblia enseña que todo lo que tenemos nos lo da Dios. Dios es el verdadero dueño de todo en el mundo. Diezmar era una forma de reconocer que su sustento dependía de Dios, no de su riqueza.

«¿Quién me ha dado a mi primero, para que yo restituya? Todo lo que hay debajo del cielo es mío». 

Job 41:11

El diezmo también se utilizó para sostener el templo. El templo a veces necesitaba reparaciones y los diezmos cubrían los gastos. El diezmo también sostenía a los sacerdotes y levitas, que no recibían la tierra de la herencia como los demás israelitas; eran los líderes religiosos y estaban dedicados al servicio del templo y a enseñar al pueblo las Escrituras.

El diezmo también tenía una función social. En la Biblia, el amor a Dios siempre está ligado al amor al prójimo. Por tanto, una parte de los diezmos fue entregada a los pobres, para aliviar su situación. Diezmar era una forma de mostrar misericordia y crear igualdad social.

 

«Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades.

Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren».

Deuteronomio 14: 28-29

¿Es el diezmo un mandamiento para un cristiano?

No, el diezmo no es un mandamiento para el cristiano, pero se recomienda. Jesús no nos ordenó diezmar, pero nos enseñó la importancia de dar.

Las ofrendas cristianas deben tener la misma función que el diezmo:

  • Gracias a Dios: nuestro sustento proviene de Dios y no deberíamos quedar atrapados por el amor al dinero.

    «Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas». Mateo 6:24

  • Cubrir los gastos de la iglesia: el sentido común dicta que cualquier persona que quiera disfrutar de la iglesia debe ayudar con los gastos.
  • Apoyar a los trabajadores: quien trabaja sirviendo a la iglesia merece ser apoyado por la iglesia.
  • Ayudando a los más necesitados: los cristianos deben ayudar a sus hermanos más pobres

Un diezmo es solo una cantidad recomendada, que no es demasiado pesada. Los primeros cristianos no se limitaron al diezmo; dio mucho más, según las necesidades de la iglesia. El Nuevo Testamento da algunas recomendaciones sobre cómo dar:

 

«Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad».

Hechos 4:34-35

Cómo dar Diezmo para un Cristiano

  • Según tus posibilidades: Dios no quiere que des más de lo que puedas.

    «Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene. Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez.»  2 Corintios 8: 12-13

  • Regularmente: es bueno adquirir el hábito de dar con regularidad.

    «En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas».  1 Corintios 16: 1-2

  • Con gozo: dar no es una obligación, es una bendición, porque significa que Dios proveyó.

¡Esto ha sido todo!. Esperamos que este artículo haya resuelto tus dudas y ahora comprendas por qué es importante Diezmar. Si te apetece seguir aprendiendo y quieres saber cómo evangelizar a inconversos, continúa navegando por Descubrir.online.