Por qué Dios permite el sufrimiento de Job. Una de las historias mas extraordinarias de la Biblia se encuentra en la en el libro de Job, el cual podemos encontrarlo en el Antiguo testamento. En este libro vemos como Dios castigó a Job sin motivo aparente. Sin embargo, ¿Por qué Dios castiga a una persona buena?. Para entenderlo, debemos conocer la historia completa y aprender a leer entre líneas. Es la única forma de entender los propósitos de Dios.

Por qué Dios permite el sufrimiento de Job: Historia

Por qué Dios permite el sufrimiento de job

Por qué Dios permite el sufrimiento de Job

Job era un hombre íntegro y temeroso de Dios. En Job 1:8 Dios mismo confirma que Job era irreprensible. Job no merecía el castigo porque no pecó y su corazón era bueno.

Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?

Job 1:8

Job era próspero y feliz, tenía hijos y todos lo respetaban. Pero si perdía todo, seguramente maldeciría a Dios por lo tanto, Satanás acusó a Job de servir a Dios solo por las bendiciones que recibía. Satanás estaba sugiriendo que Job estaba interesado en sí mismo, no estaba realmente enamorado de Dios con amor incondicional.

Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde?
¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra.
Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.

Job 1:9-11

Dios sabía que el amor de Job era verdadero. Para probar esto, permitió que Satanás atacara a Job, le robara sus posesiones, matara a sus hijos y le quitara la salud. Pero Job permaneció fiel a Dios y no pecó. De este modo Satanás fue derrotado.

Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.

Job 1:20-22

 

Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete. Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.

Job 2: 9-10

No obstante, Job no sabía la razón de su sufrimiento, no sabía de la acusación de Satanás ni tampoco que Dios estaba probando que su amor era verdadero. Job y sus amigos solo sabían que Dios es Justo, así que no entendían cómo podía sufrir una persona inocente. Pensaban que el sufrimiento era siempre un castigo por el pecado. Si eso era cierto, Job estaba en pecado o Dios estaba siendo injusto.

Recapacita ahora; ¿qué inocente se ha perdido?
Y ¿en dónde han sido destruidos los rectos?
Como yo he visto, los que aran iniquidad
Y siembran injuria, la siegan.
Perecen por el aliento de Dios,
Y por el soplo de su ira son consumidos.

Job 4: 7-9

Los amigos de Job asumieron que había escondido un pecado que necesitaba confesar. Pero Job, que era inocente y lo sabía, comenzó a comprender que el sufrimiento no siempre es el resultado del pecado.

Job exigió una explicación por su sufrimiento, pero Dios le mostró que hay cosas más grandes que nosotros que no podemos entender. Cuando Dios habló, Job entendió que lo más importante es no entender por qué y lamentó exigir explicaciones. Confió en Dios, aunque no recibió ninguna explicación.

Respondió Job a Jehová, y dijo: Yo conozco que todo lo puedes y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía.

Job 42:1-3

Dios declaró que los amigos de Job estaban equivocados, demostrando que Job no estaba en pecado. De hecho, fueron los amigos de Job los que pecaron al hablar mal de Dios. Pero cuando los amigos de Job se arrepintieron y Job oró por ellos, Dios les perdonó el pecado. Dios restauró la fortuna de Job, recompensándolo por su fidelidad en medio de tanto sufrimiento.

Y aconteció que después que habló Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a Elifaz temanita: Mi ira se encendió contra ti y tus dos compañeros; porque no habéis hablado de mí lo recto, como mi siervo Job.
Ahora, pues, tomaos siete becerros y siete carneros, e id a mi siervo Job, y ofreced holocausto por vosotros, y mi siervo Job orará por vosotros; porque de cierto a él atenderé para no trataros afrentosamente, por cuanto no habéis hablado de mí con rectitud, como mi siervo Job.

Job 42: 7-8

Razón por la que Dios permitió el sufrimiento de Job

Dios permitió que Job sufriera para probar que el amor de Job era verdadero. Él no le explicó a Job la razón de su sufrimiento, pero Job permaneció fiel a Dios. El sufrimiento de Job no fue un castigo por el pecado.

El sufrimiento de Job no se debió al pecado ni a la injusticia de Dios. Job sufrió por razones que no pudo entender, pero permaneció fiel y Dios no lo abandonó. La gran pregunta de Job no es: «¿Por qué permite Dios el sufrimiento?» La gran pregunta es, ¿todavía amas a Dios?

Conclusión

A través del sufrimiento de Job, cualquier cristiano puede entender dos verdades fundamentales:

  • Dios le hizo a entender al diablo que hay esperanza en el ser humano.
  • Los propósitos de Dios solo Dios los conoce y nosotros no somos nadie para juzgarlos.
  • Una mala experiencia no siempre ocurre por causa de nuestros pecados. Por lo tanto, debemos tener fe en Dios y confiar en que nos ayudará.

¡Esto ha sido todo!. Esperamos que este artículo te ayude a entender por qué Dios permite el sufrimiento de Job. Si ahora quieres conocer como se revela Dios a los seres humanos, continúa navegando por Descubrir.online.