Todos sabemos que los ejercicios son buenos para la salud y la mente, además de quemar calorías. Es un hecho que la caminata es uno de los ejercicios más simples y eficaces para la pérdida de peso y la salud en general.  Por lo que para que tu plan para de bajar de peso caminando sea más eficaz solo se requiere hacer algunos ajustes.

Para tener beneficios en la salud se requiere como mínimo unos 30 minutos de actividad física diaria. Sin embargo, una caminata para bajar de peso de 30 minutos al día, puede ser un principio, pero no es la respuesta final. Los resultados iniciales no serán muy sostenidos, ya que el cuerpo debe hacer sus ajustes, además de aprender a aceptar las nuevas demandas que se requieren.

Ponte en forma de forma eficaz con una caminata para bajar de peso

Una persona con mucho sobrepeso, probablemente no creerá que, con una caminata para bajar de peso de 30 minutos, podrá lograr algo de forma sostenida y permanente, sin embargo, con estos 30 minutos al día, con toda seguridad mejoraras tu salud y obtendrás un nivel de energía y bienestar mayor.

En las caminatas todo es cuestión de tiempo

Debido a la forma en que el cuerpo utiliza las reservas almacenadas de energía y la grasa almacenada, el primer paso, además es el más valioso, ya es que una vez que te acostumbras a realizar una caminata de 30 minutos, deberás incrementar el tiempo de diario de 30 a 60 minutos.

Posiblemente una caminata para bajar de peso de una hora al día, seis o siete veces a la semana puede ser difícil para algunos, debido fundamentalmente al horario. Sin embargo, basta con aumentar el tiempo a 60 o 75 minutos de actividad dos o tres veces a la semana, para producir una pérdida de peso interesante.

Otra técnica consiste en aumentar la velocidad con la que caminas en los días que no haces nada. Esto también tiene un beneficio de condicionamiento del cuerpo de una manera ligeramente diferente que el ritmo más lento. Recuerda, cuando caminas rápido la respiración se hace más dificultosa. Una regla de oro es que, si no puedes hablar y caminar es porque estás caminando demasiado rápido. Siempre se ve agregando lentamente nuevos niveles de esfuerzo.

Más esfuerzo y menos peso

Puedes considerar acompañar tu plan para bajar de peso con entrenamientos de resistencia, como pesas, gimnasia o aparatos. Esto ayuda a construir el tejido muscular y a quemar más calorías, incluso en reposo.

Las caminatas para bajar de peso sólo afectan a ciertos músculos, por lo que con un programa de entrenamiento de resistencia puedes beneficiar a los grupos musculares de tu cuerpo que no se incluyen en la caminata.

Para que tus caminatas sean más eficientes, en lugar de caminar de 45 a 60 minutos por día, puede hacer 2 caminatas de 30 minutos al día, esto te beneficiará más. De hecho, muchos expertos recomiendan conseguir un podómetro para contar los pasos y simplemente tratar de asegurarse de obtener 10.000 pasos cada día.

¿Caminatas para bajar de peso o correr para bajar de peso?

Ciertamente, si puedes correr ciertas distancias en determinados momentos, es casi seguro que puedes experimentar una pérdida de peso importante si eso es lo que su cuerpo necesita. Sin embargo, correr puede ocasionarte alguna lesión si no estás acostumbrado.

Cualquier programa de ejercicios, ya sea para bajar de peso o mejorar la condición física, requiere de exigencias extremas en el cuerpo, además de un desarrollo físico, mental, y los recursos de motivación que son importantes para que el programa funcione. Por lo que generalmente es más sencillo realizar una caminata para bajar de peso, ya que el cuerpo se puede adaptar más fácilmente.

Por último, las caminatas no requieren de ningún equipo especial o preparación, nadie más que tu necesita saber que tu visita al centro comercial era en realidad una caminata secreta. Un viejo refrán dice que el viaje de mil millas comienza con un paso, ocurre lo mismo con un programa de pérdida de peso exitoso.