Polineuropatía, es un padecimiento experimentado por los seres humanos cuando muchos de los nervios de su cuerpo, comienzan a manifestar un mal funcionamiento, bien por causas de trastornos a nivel periférico, es decir, fuera de su cerebro y médula espinal;  y con los cuales se siente debilidad y entumecimiento de las extremidades principalmente, aunque puede afectar otras áreas del organismo.

Polineuropatía

¿Qué es la Polineuropatía?

Te invitamos a conocer este tipo de trastorno neurológico del sistema nervioso a continuación su definición.

La Polineuropatía es una patología donde se manifiesta la presencia de una condición física, ante la cual las personas tienen una disminución de su capacidad de movilidad y además experimentan la pérdida de sensibilidad, todo en consecuencia de estar experimentando un daño a nivel neurológico.

Nombres Alternativos

Este trastorno que es sufrido por alteraciones del sistema nervioso, es identificado generalmente como Polineuropatía, pero esto suele ser acompañada de la palabra sensoriomotora, pues con esto se destaca la condición sufrida por el paciente, debido a su falta de sensibilidad y dificultad de movimientos.

Descripción General

La Polineuropatía, se presenta alterando el funcionamiento de varios nervios del cuerpo a la vez; siendo estos identificados como nervios periféricos, es decir, los que encuentran tanto fuera de la médula espinal, como del cerebro.

Los nervios que forman parte del sistema periférico, tienen como función, mandar información  desde el cerebro a la médula espinal, que es considerado como el sistema nervioso central, y de igual manera al resto del cuerpo. Siendo los que además tienen la facultad de suministrarle la información sensorial.

Cuando se presenta la Polineuropatía, la persona puede sentir gran debilidad y  entumecimiento en manos, pies y otras áreas de su cuerpo, que es acompañada por la presencia de dolor y falta de sensibilidad. Todo lo cual puede ser debido a una lesión traumática o por infecciones que alteran el metabolismo humano.

Este es un trastorno que puede ser de origen hereditario, o ser consecuencia de la influencia de ciertas toxinas dentro del organismo; siendo una patología bastante común, en pacientes que padecen de diabetes.

La presencia de la neuropatía periférica, que lleva a la persona a padecer de Polineuropatía, es un trastorno bastante incómodo para los pacientes, quienes manifiestan sensación de dolor hormigueante o punzante. Pero todo ello puede mejor con tratamiento, siempre que la condición de cada paciente en particular lo permita.

Tipos de Polineuropatía Frecuentes

Este es una enfermedad que es conocida en general como Polineuropatía Periférica, que se presenta con mayor incidencia en forma de Polineuropatía Etílica  o como Polineuropatía Diabética. En tal sentido vamos a conocer cada una de ellas.

Polineuropatía Etílica

Es la que conoce comúnmente como pierna alcohólica, siendo de igual manera, consecuencia del padecimiento de un desorden de tipo neurológico donde están comprometidos los nervios periféricos. Se presenta generalmente en pacientes que son alcohólicos crónicos y manifiesta las siguientes condiciones.

  • Etiopatogenia, debido a la presencia en el organismo de un efecto neurotóxico producto del etanol.
  • Histopatogenia, debido a una degeneración de las fibras mielíticas y amielínicas; con lo cual el paciente experimenta una condición de Polineuropatía Desmielinizante Crónica.
  • Clínica, evidenciando la pérdida de la fuerza muscular de los pacientes en sus extremidades inferiores. Pero tienen también la posibilidad de sufrir parálisis que les afectan los reflejos y las extremidades superiores.

Polineuropatía

Polineuropatía Diabética

Esta enfermedad se presenta en pacientes que sufren de diabetes, y por lo cual se afecta su sistema nervioso periférico; en vista que un alto nivel de azúcar presente en su sangre, daña los nervios y les lleva a sufrir este tipo de trastorno, que generalmente les afecta las piernas y los pies.

Síntomas de Polineuropatía Diabética

Las personas diabéticas, que están sufriendo de la presencia de Polineuropatía, experimentan síntomas similares a los que les destacamos a continuación.

  • Entumecimiento que les impide sentir el dolor o la temperatura en manos y pies, con hormigueo o ardor.
  • Presencia de dolores o calambres de forma aguda.
  • Aumento de sensibilidad, especialmente en las manos, lo que hace molestos el tocar incluso una sábana, pues se manifiesta malestar.
  • Debilidad muscular, falta de reflejos, pérdida de equilibrio y en consecuencia trastornos de coordinación.
  • Problemas en cuanto a una disminución de la respuesta sexual.
  • Alteraciones repentinas de la presión arterial, frecuencia cardíaca y de adaptación a la luz, por parte de sus ojos.
  • Una serie de alteraciones que llevan a padecer infecciones, úlceras, problemas óseos y de articulaciones.

Causa

La causa por la cual se dañan los nervios del sistema periférico, son diversas, siendo posible debidos a alteraciones autoinmunes del organismo; trastornos ocasionados por enfermedades que ejercen presión sobre los nervios; falta de un adecuado flujo sanguíneo o pérdida de tejido conectivo.

En general la Polineuropatía, puede ser causada debido a cualquier otra enfermedad debido a los daños que ocasionan a nivel neurológico y sensorial, como las de tipo amieloide.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo se pueden mencionar, el sufrir de enfermedades como por ejemplo la diabetes; el consumo excesivo de alcohol y estar propenso a fallos en el sistema Autoinmunitaria o neuropatías hereditarias, además de algunos otros.

Síntomas

Los síntomas más evidentes es el hecho de que las personas pierden la senilidad en algunas partes de su cuerpo, se les dificulta tragar o respirar, su movilidad se ve disminuida y además tienen dificultades para caminar o realizar ciertas actividades.

Todos esto síntomas se pueden presentar de inmediato como es el caso del conocido síndrome de Guillain-Barre, o ser algo que se va generando progresivamente con el paso de semanas e incluso años.

Control de síntomas

El control de síntomas, se basa en el hecho de que las personas aprendan a vivir con su patología, manteniendo la seguridad del lugar donde residen para evitar accidentes personales. Siendo por ejemplo una medida, dejar la luz encendida, eliminar obstáculos de su paso o colocar pasamanos para sujetarse de ser necesario.

Todos los elementos que le puedan facilitar la vida, si su condición de Polineuropatía no mejora, o mientras se está en tratamiento para erradicarla.

Pruebas y Exámenes

Una vez que el paciente es examinado por un médico, y este le evalúa físicamente, puede ser necesario la realización de exámenes complementarios para llegar a un adecuado diagnóstico. En el caso de Polineuropatía se emplean análisis de sangre; examen eléctrico de los músculos conocido como EMG; examen eléctrico de la conducción nerviosa y algunas radiografías o pruebas imagenológicas

Visitar al Médico

Se debe visitar al médico, lo antes posible, cuando se siente que algo en su cuerpo está fuera de lo normal, especialmente si presenta falta de sensibilidad y alteración de la condición que le permite realizar con facilidad los movimientos físicos.

Tratamientos

El tratamiento es dirigido en función de la patología presentada por la persona que está sufriendo de Polineuropatía, pues en el caso de diabéticos, se debe tratar de controlar adecuadamente los niveles de azúcar en su sangre.

En general se sugiere terapias para realizar o promover los movimientos, y fármacos dirigidos a favorecer el funcionamiento nervioso, al igual que suplementos nutricionales y control en cuanto al consumo de bebidas alcohólicas.

Grupos de apoyo

Las personas que sufren de Polineuropatía, especialmente en los casos que se deben a la influencia de la ingesta excesiva de alcohol, deben buscar ayuda, en la experiencia de otras personas, que como ellos han sufrido de esta enfermedad y han aprendido a vivir con ella, manteniendo su calidad de vida.

Pronóstico

Existen buenos pronósticos en este sentido, muchas personas logran recuperarse por completo, siempre que el daño no ocasione trastorno a toda la célula nerviosa.

Es por ello importante acudir al médico lo antes posible, para evitar que su condición de discapacidad se vuelva crónica y llegue a niveles que sean irreparables, que pueden incluso ocasionar la muerte del paciente.

Complicaciones

Las complicaciones para las personas que sufren de Polineuropatía, se manifiestan con deformaciones en los pies, entumecimiento, dificultades para caminar, debido a la presencia de dolor.

En algunos casos se hace difícil el respirar o tragar los alimentos, siendo esto en casos graves de la enfermedad. Pero en general se pierde la movilidad y sensibilidad, manifestándose la presencia de fuerte dolor.

Otras complicaciones se presentan a causa de traumatismos, quemaduras o infecciones y caídas, que terminan agravando la condición del paciente.

Prevención

Una de las formas como se evita sufrir de Polineuropatía, es teniendo bajo control la presencia de enfermedades, pues como se ha comentado los trastornos autoinmunitarios, diabetes, infecciones, tumores, alteraciones hereditarias, alcoholismo, medicamentos o trastornos de médula ósea; todos ellos pueden llevar a que una persona sufra de Polineuropatía.

Los lo que se debe evitar los hábitos perjudiciales para el organismo, como el consumo excesivo de alcohol y seguir una dieta balanceada, realizando ejercicios, evitar actividades repetitivas que causan daños en los nervios.

No exponerse a sustancias que sean tóxicas, evitar fumar y tratar de llevar una vida, lo más sana posible; para con ello garantizar que sus nervios periféricos trabajen adecuadamente, evitando con ello daños al organismo.

Si les ha gustado nuestro artículo, les sugerimos la lectura de los siguientes artículos.

Insuficiencia Aórtica

Hepatitis D

Congestión Nasal