La vida no es perfecta para poder encontrar “amigos perfectos” entendiendo como “amigos” los que dicen no fallarte. Pero deberías recordar que el mejor amigo que nunca falla, ¡es Jesús! Y aunque nosotros le fallemos ¡él permanece fiel! Si te has alejado ¡Acércate a él! te está esperando con sus brazos extendidos.