Un favor es una representación de una petición. A veces me doy cuenta de que la otra persona no está aceptando nuestra petición para que podamos cambiar de opinión, cambiar sus intenciones y calmar su mente. La defensa se da como respuesta al afirmar nuestro punto de vista.

Al orar y orar, le hablamos a Dios y le transmitimos lo que sentimos. Dios nunca se cansa de escucharnos y está siempre disponible, incluso cuando conoce nuestras alegrías y tristezas mejor que nadie. Debemos decirte en los términos más simples a qué nos referimos.
Cuando oramos, Dios escucha más de lo que hablamos y nos responde en su tiempo y mucho más de lo que pedimos.

Hay algunas oraciones cristianas clásicas compartidas en otra página, pero también puede usar las oraciones muy simples y fáciles de recordar que se comparten en este artículo.
Siempre antes de irse a la cama, agradezca a Dios por lo que ha pasado y busque las bendiciones de Dios para usted y por cada problema que encontrará mañana.

Índice de contenidos

Oraciones

I

Padre, ayúdame, condúceme a tu prado de descanso y guía
al agua eterna y pura.

Sé mi luz y dime el camino.
Conmigo, a mi lado, camino.
Iluminación contigo, hablo.
Mi querido padre, quédate conmigo,
Para conseguir la paz,
Para sentir mi amor.
Yo soy tus pasos,
Yo estoy contigo.
Brilla, ámame,
quédate conmigo para siempre.

II

Padre, guíame donde tu voluntad
quiera ir hacia mí.

Es tu nombre el que fue bendecido,
me dio todas estas gracias,
a pesar de mi ausencia.

Bendice tu nombre
por el bien que me has hecho
Y la misericordia que has mostrado
me acerca a tu corazón.

III

El Padre Eterno,
será tu nombre.
Conocerte es vida eterna.
Conocerte sabe la verdad.

Padre de toda sabiduría, conságrame por el Espíritu Santo y que hablen la palabra de sabiduría desde el fondo de mi corazón.
Única y perfecta,
Noble fuente de amor,
Su Majestad hipnotiza mi corazón
Te alaba día y noche.

Fuente de mirra y áloes,
perfumar mi pobre alma
con tu delicado perfume.
Saber que estás en tu luz, que
luz me enseña
caminos y
me guía hasta las huellas de tu amado hijo

Un pozo de agua, ven,
ven, ven y ahoga a tu hija
en tu arroyo, que fluye en gran número desde tu lugar santo. ¡
ya está aquí! ¡Derramo lágrimas y te amo!
Haz que mi alma miserable añore
todos los santos.

Haz de mi alma tu bondad.
Yahvé, mi señor,
adoro tu nombre,
tú te propusiste ver mi pobre alma y
la llenaste del esplendor de tu gloria.

Mi corazón canta contigo ahora.
Mi espíritu agrada a tu espíritu.
Dios, sé mi padre,
Dobla mi alma en tu amado brazo
Fija tu sello en mi corazón
Que mi amor por ti sea el mayor y fuerte que la muerte. Amén.

IV

Debe ser respetado.
Que tus palabras impregnan, bendice
y purificar los corazones de sus hijos.
Padre, quiere tu corazón
y haz tu voluntad.