Las oraciones católicas para difuntos nos ayudan a pedir por el eterno descanso de las almas que han decidido partir al cielo, porque permiten que puedan encontrar la luz eterna y la paz. En este artículo te enseñaremos algunas oraciones para tus difuntos.

oraciones-católicas-para-difuntos

Oraciones católicas para difuntos

Oraciones católicas para difuntos, seres que han partido

Cuando perdemos a un ser querido, sea amigo, compañero de trabajo o un familiar muy cercano, queremos que sus almas descansen en paz, por eso las oraciones católicas para difuntos logran que sus almas suban a la diestra de Dios y logren la paz que en vida quizá no tuvieron.

Muchas personas para orarles hacen algún tipo de ritual como encender velas frente a sus fotografías, llevan flores a sus tumbas, construyen un pequeño altar en su nombre y así recuerdan a ese ser querido mientras elevan sus oraciones para que descansen en paz.

La religión católica tiene como tradición rezar distintas oraciones para que el alma de sus fieles difuntos llegue hasta el cielo, es decir, hacer un réquiem para las almas de los difuntos, esto quiere decir que se realiza una oración para conmemorarlo más que para adorar su alma.

Para explicar un poco mejor lo que es el réquiem, podemos decir que, es una ceremonia religiosa que se realiza en honor a la vida que llevó esa persona. Durante su proceso velatorio puede realizarse una misa, recitar un discurso muy breve sobre el sentimiento que tenían por esa persona, dar una oración por su descanso eterno o simplemente realizar una composición musical en su nombre.

¿Para qué se les ora a los difuntos?

Algunas personas hoy en día piensan que cuando alguien muere no está preparada para el nuevo mundo que le toca enfrentar, y por ello requieren de las oraciones católicas para difuntos, o plegarias para que su alma encuentre su descanso eterno en ese nuevo mundo, o como dicen algunos, en ese cambio de plano.

Después de la muerte de un ser querido, las personas que pertenecen a la religión católica acostumbran a rezar por nueve días consecutivos a la muerte de ese ser amado, a esto se le denomina hacerle un novenario.

Hacerle un novenario a un difunto no solo colabora a que el alma consiga su paz y su ascensión, sino que ayuda a sosegar los corazones de los familiares que quedan en la tierra y así sobrellevar un poco mejor el luto de tan dolorosa pérdida.

El novenario permite sentir que nos conectamos con el alma de nuestro ser querido que ya partió a los cielos. Algunos creyentes aseguran que después de la muerte se experimenta la purificación de nuestra alma, y que no todo está perdido ya que podemos redimir nuestros pecados en la tierra.

¿Cómo debemos orar por nuestros difuntos?

Todas las oraciones católicas para difuntos que elevamos a Dios debe realizarse con amor, que salgan desde el fondo de nuestros corazones porque allí es donde manifestamos cuánto amor teníamos por nuestros seres queridos ya fallecidos. Desde el corazón y con mucha Fe, se pide por el descanso eterno y para que su alma encuentre la paz para su ascensión.

Las oraciones católicas para difuntos se realizan para pedir por los que sufren la pérdida del ser amado, para que los llene de fortaleza y puedan superar este proceso, sabiendo que siempre estarán en sus corazones mientras sigan vivos los recuerdos de las vivencias que tuvieron cuando estuvo en vida.

El propósito de las oraciones es no olvidarnos de nuestros seres queridos pero sí aliviar nuestro dolor al tener la pérdida, además de que el alma del difunto obtenga la paz y la tranquilidad para subir a los cielos y descansar en el regazo de Dios Todopoderoso.

El orar por todos los difuntos se realiza desde hace muchos años por la iglesia cristiana, gracias a esto muchos creen que los difuntos, se encuentran en un lugar donde se purifican para entrar al reino de Dios. Además, si quieres conocer las mejores oraciones, visita Rosario para difuntos sábado.

oraciones-católicas-para-difuntos

Diversas oraciones católicas para difuntos

Te dejamos algunas oraciones para los difuntos que te pueden servir cuando un ser querido se va, aquí las tienes a continuación:

Padres difuntos

Oh mi Dios, tú que nos mandaste a honrar a nuestros padres, otórgales clemencia y misericordia a sus almas y perdónales sus pecados para que suban a los cielos y un día pueda volver a verlos en el gozo de la luz eterna. Amén

Amigos Difuntos

Mi Dios, tú que concedes el perdón de los pecados y siempre quieres la salvación de tus hijos, te imploramos clemencia para nuestros hermanos y amigos que partieron del mundo terrenal, para que mediante la intercesión de la Virgen María y de todos los Santos, puedan llegar a participar en la bienaventuranza eterna. Por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

Por los niños difuntos

Dios Todopoderoso, tú que conoces nuestra tristeza por la muerte de este niño (a) (decir su nombre), concédenos a quienes acatamos tu santa voluntad con mucho dolor por su partida, el sosiego y el consuelo de que pueda vivir eternamente junto a ti en tu gloria. Por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

En caso de haber sufrido un accidente o suicidio H3

Señor Dios, escucha las súplicas de un pueblo unido por las lágrimas dolorosas que estamos derramando por la muerte inesperada de nuestro(a) hermano(a) (decir su nombre). Haz que alcance tu misericordia, perdónale el pecado de haberse quitado la vida que tú le otorgaste y permítele gozar de tu luz eterna en ese lugar donde no hay más sufrimiento ni muerte. Por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

Oración por el fallecimiento de un ser querido

¡Oh Jesús mío, consuelo único en nuestras horas eternas de dolor y único sostén en el vacío intenso a causa de la partida física de nuestros seres queridos. Tú, a quién te vieron llorar en días tristes los cielos, la tierra y los hombres. Tú Padre amado, compadécete también por nuestras lágrimas. Míralas con piedad Señor, calma nuestra alma dolorida por la pérdida de aquel que fue un gran amigo en la tierra y un cristiano fervoroso. Te pedimos fortaleza, paciencia, conformidad con tu amor para que nuestra alma se calme y podamos reunirnos junto a Ti en el cielo para gozar de la vida eterna. Amén