La Oración Yo pecador es una de las más empleadas dentro de la religión, utilizándola no solo para arrepentirse ante Dios, sino como forma de confesar los pecados cometidos ante el responsable de la iglesia. Pero si quieres conocer más sobre esta oración, te invitamos a seguir leyendo el siguiente artículo.

Oración-yo-pecador-1

Ira.

Indagando sobre la Oración Yo Pecador

Esta oración en la lengua española se conoce como «Yo pecador» o «Yo confieso», utilizada dentro del rito Romano para las misas, es una parte fundamental del acto religioso en el que las personas confiesan sus pecados y le piden a los santos el perdón de su alma. También es conocido dentro de los cultos anglicanos y en los servicios luteranos.

Representa una forma de solicitar el perdón por parte del sacerdote o responsable de la iglesia primero y segundo por cada uno de los fieles que participan de forma activa en el acto religioso.

El empleo de esta oración también es conocido como «entoner el mea culpa», debido a cada una de las palabras que lo constituyen, así como los tres golpes consecutivos que da el feligrés al repetirlas, siendo una muestra del arrepentimiento que sufre la persona luego de su pecado.

¿Por qué es tan importante iniciar la misa con esta oración?

Esta oración representa una oportunidad única para iniciar el encuentro con el Señor y poder dejar atrás todos los pecados o hechos en contra de la ley divina, pudiendo escuchar la palabra sagrada y celebración de la misa, liberados de cualquier sentimiento que no los impida.

De esta forma, cada una de las personas en el lugar, reconocen humildemente los pecados que han cometido, mientras abren su corazón ante Dios. Sin embargo, también se reconoce la necesidad de oración entre hermanos que se encuentran en el cielo o a nuestro lado, aceptando orar por cada uno de ellos, logrando compartir y vivir nuestra vida pecaminosa en hermandad.

Por lo que nos ayuda a reconocer nuestras malas acciones y pensamientos hacía nuestros hermano y también hacia Dios. Logrando observar las deficiencias y virtudes que poseemos.

Oración «Yo Pecador» tradicional

Yo confieso ante el padre todopoderoso y ante cada uno de los hermanos presentes, que he pecado de palabra, omisión, pensamiento y obra. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, por lo que ruego a Santa María Virgen, a los santos, a los ángeles y a cada uno de mis hermanos que aboguen por mí, ante el señor Padre, Amén.

¿Cuáles son los pecados capitales que existen?

La religión católica creó los pecados capitales como forma de ayudar a cada una de las personas, a identificar y detener los malos sentimientos o inclinaciones malignas antes de hacerlas. Por ejemplo, la interacción entre los placeres mundanos del ser humano, los vicios, el deseo y por su puesto el pecado.

En el caso de las relaciones sexuales, la religión primitiva se modificó y tergiverso la forma de ver el judaísmo hacia la sexualidad. Este a diferencia del cristianismo, no muestra ningún tipo de vergüenza hacia el cuerpo humano y se permite las relaciones sexuales que no sean para procrear.

Sin embargo, no apoyan las relaciones sexuales entre personas de distintas religiones porque para poder practicarla, deben estar casados. Una característica muy llamativa de esa religión es que si una mujer judía formaliza su relación con un hombre no judío, los hijos que nazcan de esta relación siguen siendo judíos, a causa de la ley del vientre.

El judaísmo no permite ningún tipo de relación sexual con personas fuera del matrimonio, manteniendo a pie de la letra las escrituras bíblicas relacionadas a este evento, incluyendo la prohibición de las relaciones sexuales durante el periodo menstrual. Considerándose la sodomía y el incesto como un grave pecado.

Sin embargo, en el cristianismo permite establecer entre el deseo sexual y pecado original, es totalmente distinto al judaísmo, por este motivo a continuación podrán visualizar los siete pecados capitales dispuestos en escrituras, pinturas y esculturas que se encuentran en los espacios de la iglesia.

Oración-yo-pecador-2

Pereza.

Los siete pesados capitales

1.-La soberbia:

Es sin duda alguna la fuente principal de los demás pecados, siendo mostrado como el deseo de ser más atractivo o importante que las demás personas, eliminando la posibilidad de halagar a otras personas.

2.- La Ira:

Esta es una emoción que parte del odio y los sentimientos de enfado, pudiéndose manifestar al negarse ante una verdad hacia los demás o uno mismo. Hoy en día incluye dentro de la ira la intolerancia y la discriminación, por lo que en esta se pueden encontrar el genocidio y homicidio.

3.- La avaricia:

Es simplemente un pecado relacionado al exceso, por lo que tiene una estrecha relación con la gula, lujuria y la adquisición vehemente de bienes o riquezas en cantidades exageradas, así como también a la violencia, soborno, simonía, asalto, mentira, entre otros.

4.- La Envidia:

Este pecado se caracteriza por el deseo infinito de poseer los bienes de otra persona, estando acompañado generalmente de la sensación de que la situación es indebida o injusta ante su vista. Todo esto ocasiona que la persona le desee el mal a su prójimo, pudiendo sentir satisfacción al observar que le ocurre algo malo.

5.- La Lujuria:

La lujuria es considerada como el exceso del deseo sexual incontrolable, entrando en la categoría de violencia y adulterio. Según algunos expertos como Dante Alighieri, describe la lujuria como el amor hacia otro ser humano, poniendo en segundo plano a Dios.

6.- La Gula:

Es identificada y asociada estrechamente al consumo excesivo de bebidas o alimentos, pero en el pasado cualquier exceso de sustancias era considerado como Gula. Dentro de este pecado podemos encontrar la drogadicción,  el alcoholismo e incluso la bulimia.

7.- La Pereza:

Es sin duda alguna el pecado más metafísico que existe, ya que se relaciona a la incapacidad de hacerse cargo o de aceptar la existencia de la misma persona.

Si te gusto este artículo y quieres conocer más sobre pecado original, su origen y significados, así como muchas cosas más sobre estos, te invitamos a visitar nuestro artículo.