Únete en una Oración por la paz del mundo y pide que las guerras, enfermedades, pobreza y tristeza lleguen a su fin con el poder de Dios y gran divinidad.

Oracion-por-la-paz-del-mundo-1

La oración por la paz del mundo y la fe

Es bien sabido que la fe y la creencia son una convicción que nace con una persona y que con el paso del tiempo es la misma persona quien la desarrolla y enfoca a propia manera, ya sea con ayuda de una corriente religiosa o a su propia manera. Pero, la fe no deja de ser fe ni deja de tener el poder que tiene mientras se crea completamente en esa convicción.

Los religiosos católicos tienen como costumbre adorar a figuras divinas como Jesucristo, Santa María y diversos Santos que cumplen el llamado de sus creyentes cuando estos extienden sus plegarias hacia ellos. Estas plegarias se extienden en diversos problemas o situaciones en las que se recurre a la ayuda milagrosa de los Santos.

Una Oración por la paz del mundo y sus habitantes

Para nadie es un secreto que el mundo en su larga historia ha pasado por sucesos fuertes como guerras mundiales, crisis económicas, desastres naturales que devastaron naciones enteras, enfermedades y un sinfín de tragedias que han afectado fuertemente a la humanidad.

Debido a las diversas eventualidades ocurridas en el mundo, la iglesia ha intentado aportar de manera positiva reuniendo a los feligreses alrededor del planeta para unirse en oraciones para pedirle al Señor que intervenga para la pronta solución de los problemas que atravesaban; También puede interesarte Oración para que piense en mí.

Grandes oraciones por la paz del mundo

Grandes figuras como Juan Pablo II, el Beato Juan XXIII, el Papa León XIII hicieron su aporte en su debido momento, pidiendo a los feligreses del mundo unirse en santa Oración por la paz del mundo dejando rezos recordados hasta el día de hoy.

Aquí podrás leer una gran lista con una Oración por la paz del mundo distinta y recitada por figuras importantes para la religión y que marcaron su época:

Juan Pablo II

Oh, Dios, Creador del universo,
que extiendes tu preocupación paternal sobre cada criatura
y que guías los eventos de la historia a la meta de la salvación;
nosotros reconocemos tu amor paternal
que a pesar de la resistencia de la humanidad
y, en un mundo dividido por la disputa y la discordia,
Tú nos haces preparar para la reconciliación.
Renueva en nosotros las maravillas de tu misericordia;
envía tu Espíritu sobre nosotros,
para que él pueda obrar en la intimidad de nuestros corazones;
para que los enemigos puedan empezar a dialogar;
para que los adversarios puedan estrecharse las manos;
y para que las personas puedan encontrar entre sí la armonía.
Para que todos puedan comprometerse en la búsqueda sincera
por la verdadera paz; para que se eliminen todas las disputas,
para que la caridad supere el odio,
para que el perdón venza el deseo de venganza.

Esta oración fue expresada en el día Mundial por la Paz el 1 de enero del año 2002, puedes realizarla en cualquier momento y lugar en el que te sientas cómodo.

Beato Juan XXIII

Señor Jesucristo, que eres llamado Príncipe de la Paz,
que eres Tú mismo nuestra paz y reconciliación,
que tan a menudo dijiste: «La Paz contigo, la paz les doy.»
Haz que todos hombres y mujeres den testimonio
de la verdad, de la justicia y del amor fraternal.
Destierra de nuestros corazones cualquier cosa
que podría poner en peligro la paz.
Ilumina a nuestros gobernantes
para que ellos pueden garantizar
y puedan defender el gran regalo de la paz.
Que todas las personas de la tierra
se sientan hermanos y hermanas.
Que el anhelo por la paz se haga presente
y perdure por encima de cualquier situación.

Papa León XIII

Oh, Señor, Tú ves como por todas partes
los vientos han estallado y el mar se convulsiona con la gran violencia de las olas crecientes.
Ordena, te lo pedimos, que calmes los vientos y los mares.
Restaura la paz entre nosotros,
esa paz que solo Tú nos puedes ofrecer
y restaura la armonía social.
Bajo tu mirada protectora y tu inspiración
puedan los hombres y mujeres volver al orden,
venciendo la codicia,
convirtiéndonos en lo que debemos ser,
reflejo del amor de Dios, de la justicia,
de la caridad con el prójimo,
haciendo uso ordenado de todas las cosas.
Haz que tu reino llegue.
Que todos puedan reconocer que están sujetos a Ti,
y que deben servirte, porque eres la verdad y la salvación;
que sin Ti, todo lo que se hace es en vano.
Tu ley, Señor, es justa y paternalmente bondadosa.
Tú estás siempre a nuestro lado con tu fuerza y tu poder abundante
para ayudarnos.
La vida en la tierra es una guerra,
pero Tú ayudas al ser humano a conquistar lo que necesita.
Tú sostienes al débil y lo coronas con la victoria.

Oracion-por-la-paz-del-mundo-2

San Francisco de Asís

Señor,

hazme un instrumento de tu paz:
donde haya odio, ponga yo amor,
donde haya ofensa, ponga yo perdón,
donde haya discordia, ponga yo armonía,
donde hay error, ponga yo verdad,
donde haya duda, ponga yo la fe,
donde haya desesperación, ponga yo esperanza,
donde haya tinieblas, ponga yo la luz,
donde haya tristeza, ponga yo alegría.

Oh, Señor, que no me empeñe tanto
en ser consolado como en consolar,
en ser comprendido, como en comprender,
en ser amado, como en amar;
porque dando se recibe, olvidando se encuentra,
perdonando se es perdonado,
muriendo se resucita a la vida .
Amén.

El mundo depende del cambio

La obra es tan poderosa como la fe, y los cambios grandes inician con pasos pequeños. Esto quiere decir que no solo basta con rezos y oraciones, también es necesario aportar al cambio y solución de los problemas que puede estar sucediendo en el mundo. Obrar de manera desinteresada y sin malicia abre más puertas de las que se puede llegar a imaginar, es deber de la humanidad preservar la paz y hacer en obra lo que se menciona en cada Oración por la paz del mundo.