Si tienes algún familiar o amigo que quieres mucho pero que ya no está físicamente con nosotros y estás buscando una oración para un ser querido fallecido, a fin de despedirlos o recordarlo con mucho amor y rendir tributo a su alma, te invito a seguir leyendo este artículo.

oracion-para-un-ser-querido-fallecido-2

Conoce las oraciones que puedes recitar para cualquier familiar o ser querido que ya no se encuentra en este plano terrenal

La gran oración para un ser querido fallecido

A todos se nos ha ido algún familiar o ser querido y es común que queramos recitar algunas oraciones por su alma, y por las almas de todas las personas que ya partieron. Para conmemorar a alguien que queremos mucho es bueno orar por esa persona, pidiéndole a nuestro Señor que cuide de su alma y que siempre se encuentre bien. No se trata de olvidarlo, se trata de amarlo siempre y elevar nuestras plegarias a Dios en su nombre.

Existen diferentes oraciones para un ser querido fallecido, ya sea un padre, madre, amigo, conocido, entre otros. Dichas plegarias son realizadas para ayudarlos a llegar al cielo, antes del día final del juicio, es por ello que nosotros los fieles recitamos las oraciones, para pedirle al Señor que libre de pecados al alma de nuestro ser querido. Asimismo, podemos rezar por aquellas almas que no tienen a ninguna persona que recite oraciones por ella y se encuentran más necesitadas de que Dios fije su mirada misericordiosa en ellos. Si te interesa este artículo, quizás también te puede interesar: Oración abre caminos.

  • Oración por un ser querido fallecido en su primer año

«Señor, dueño de la vida. Tu que nos das un propósito en esta vida y que en el momento que lo cumplimos nos llevas al Reino de los Cielos, cuando nuestra misión ha sido cumplida.

No lo haces antes, no lo haces después.

Hoy me presento ante ti con gran humildad, sé que escucharás mi petición.

Hoy te imploro por el alma de mí ser querido (decir el nombre de la persona fallecida)

A quien has llamado para reposar junto a ti

Elevo esta oración ante ti Padre, porque aun en los momentos más difíciles, donde nos encontramos afligidos, tú eres paz.

Dios, concédele el descanso eterno a esta alma, en el paraíso de tu reino, ya que no se encuentra más en este mundo terrenal.

Tú que eres infinitamente misericordioso, concédele el perdón a los pecados de esta alma que ahora se encuentra a tu lado y otórgale la vida eterna.

También te pido por todos los que han sufrido la pérdida de algún familiar y se encuentran desconsolados, consuélalos y llénalos con tu amor.

Concédeles sabiduría para que comprendan lo que sucede y dales paz para que encuentren la calma en estos momentos tan difíciles.

Otórgales osadía para que superen la tristeza.

Te doy las gracias Señor mío, por escuchar estas plegarias que hoy elevo hacia ti, para que esparzas tu misericordia y paz a aquellas personas que en este momento lo necesitan.

Guíalos en su camino, ya que ahora están afligidos y demuéstrales lo bello de la vida, para que la disfruten. Amen». 

 

oracion-para-un-ser-querido-fallecido-3

Ora por todas las almas de las personas que fallecieron, para que Dios les conceda entrar al Reino de los Cielos.

  • Oración para un familiar difunto

«¡Oh buen Corazón de Jesús! Tú que siempre reaccionas ante las dolencias y la angustia de las personas, te pido que fijes tu mirada piadosa en todas las almas de mis seres amados, que ahora se ubican en el Reino de los Cielos.

Te suplico que escuches mi plegaria con compasión por ellos y haz que quienes ya no están físicamente con nosotros disfruten del descanso eterno.

Amén. «

  • Oración por un ser querido fallecido

«Dios, tú que otorgas el perdón de los pecados y la salvación de los hombres,

Hoy nos encontramos aquí, implorando tu misericordia infinita, para todos nuestros hermanos y parientes que se han ido de este mundo terrenal.

Dales la vida eterna en tu reino.

Amén. «

  • Oración por nuestros difuntos

«Señor mío, Dios mío, hoy me presento ante ti con absoluta humildad, para pedirte por el alma (Nombre de la persona fallecida) a quien has llamado para que descanse junto a ti.

Elevo esta oración ante ti Dios Todopoderoso, porque eres el único que puede dar paz, incluso en los momentos más difíciles.

Padre eterno, concede el descanso eterno en el paraíso al alma que ya no se encuentra en este plano terrenal y comenzó su camino al cielo prometido.

Tú, que eres un dios de infinito amor y perdón, te pido que perdones los pecados que esta persona pudo haber efectuado y otórgale la vida eterna.

También te pido Señor, por todas las personas que sufren la partida de algún ser querido. Abrázalos con tu amor y concédeles sabiduría para que comprendan lo que sucede en este momento que se encuentran afligidos.

Otórgales cala y tranquilidad, inteligencia para que honren a su ser querido fallecido y que lo puedan recordar con amor, también concédeles valentía para que superen la tristeza y sigan adelante alabándote y glorificándote.

Te doy las gracias Padre celestial, por escuchar mis plegarias que hoy elevo ante ti, para que esparzas tu misericordia y les proporciones paz eterna y perdón de los pecados a las almas de las personas que ya no se hallan con nosotros. Guíanos a todos lo que seguimos en este plano terrenal, para seguir disfrutando que don de la vida que nos has otorgado. Amen. « 

  • Oración por un difunto joven

«Dios nuestro, Tu que diriges los caminos y la duración de la vida de cada persona; hoy te encomendamos verdadera y sinceramente a tu hijo (Nombre de la persona fallecida), cuya partida prematura e inesperada lloramos.

Te pedimos que le concedas una permanente juventud en la felicidad de tu casa en el Reino de los Cielos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amen. «

  • Oración por un ser querido fallecido y sus familiares

«Señor Todopoderoso, te confiamos humildemente, a nuestro hermano, quien a lo largo de su vida en este plano terrenal has protegido con inmenso amor; ahora que has decidido llamarlo para que descanse a tu lado, concédele el descanso eterno. Imploramos tu misericordia para que abras las puertas del Paraíso a esta alma que ya no se encuentra con nosotros, donde ya no existe ni la muerte, ni la desesperanza, ni el dolor, sino la paz y el disfrute en compañía de tu Hijo y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amen. «